LOS DATOS... SEMANA A SEMANA

'Quién sabe dónde' | Así reventó el caso Alcàsser las audiencias de Paco Lobatón

El programa de TVE se volcó con la desaparición de las menores desde el principio. Incluso se llevó a cabo un programa desde Alcàsser tras la aparición de los cuerpos

Foto: Paco Lobatón, en la serie documental 'El caso Alcàsser'. (Netflix)
Paco Lobatón, en la serie documental 'El caso Alcàsser'. (Netflix)

"Estábamos buscando a unas niñas e intentábamos saber qué había sido de ellas. Era un clamor: todo el mundo quería que volvieran. Era el gran sueño". Con estas palabras justifica Paco Lobatón la cobertura que durante semanas hizo el programa 'Quién sabe dónde' sobre la desaparición de las niñas de Alcàsser. "No tratábamos de jugar a policías expertos en este tipo de situaciones. Sabíamos que era algo delicado, que estaba en juego la vida de tres criaturas. Lo que hacíamos era pasar sistemáticamente todas las informaciones [que llegaban a la Guardia Civil]".

['El caso Alcàsser': el triple crimen que traspasó en TV todos los límites éticos]

Paco Lobatón es de los pocos periodistas que da la cara en 'El caso Alcàsser', la serie documental de Bambú que analiza e investiga uno de los crímenes más macabros y polémicos de la historia de España. Este triple asesinato, el de Miriam, Toñi y Desireé, convulsionó los cimientos de la sociedad española en 1992 y cruzó fronteras, no solo por su brutalidad sino también por la impactante retransmisión y explotación que los medios hicieron de él.

'Quién sabe dónde' llegó a rozar los 9,1 millones de espectadores (54%) a finales de marzo, coincidiendo con la fuga de Antonio Anglés

"¿Te sientes agobiado por la repercusión?", llegó a preguntar Lobatón a Fernando García. "Me siento muy halagado", respondió hace 26 años el padre de Miriam tras sentirse el foco de atención. "Lo que pretendo es que nuestra voz se escuche y se mantenga viva la llama". Y así lo hizo durante años tras la aparición de los cuerpos de las menores. "Tomaba muchas iniciativas y se movía muchísimo a diferencia del resto de familiares", recuerda Lobatón.

Paco Lobatón, presentador de 'Quién sabe dónde'. (TVE)
Paco Lobatón, presentador de 'Quién sabe dónde'. (TVE)

El circo mediático

El crimen de Alcàsser se convirtió en uno de los mayores bochornos periodísticos de la historia "reciente" y la producción de Netflix lo aborda ampliamente. Tanto las televisiones públicas como las privadas convirtieron aquel triple asesinato en un indescriptible circo mediático, sin precedentes hasta entonces. La muerte de Miriam, Toñi y Desirée conmocionó a la sociedad de tal forma que ni la propia televisión supo digerirla.

Logotipo de 'Quién sabe dónde'. (TVE)
Logotipo de 'Quién sabe dónde'. (TVE)

'Quién sabe donde' nació en La 2 de Televisión Española el 5 de marzo de 1992, sin embargo, coincidiendo con el estreno de su segunda temporada (14 de octubre) el formato sufrió una renovación absoluta. Pasó de La 2 a La , y su presentador original, Ernesto Sáenz de Buruaga, dio el relevo a Paco Lobatón.

En 1993, en la lista de las 40 emisiones más vistas, un total de 18 corresponden a 'Quién sabe dónde'

Durante el tiempo que se prolongó la búsqueda, las familias, y en especial Fernando García, recorrieron los platós de todas las televisiones clamando por el paradero de sus hijas. 'Quién sabe donde' (TVE), dirigido y presentado por Paco Lobatón, y 'De tú a tú' (Antena 3), capitaneado por la periodista Nieves Herrero, se convirtieron en abanderados de la búsqueda de las adolescentes.

Paco Lobatón, en 'Quién sabe dónde'. (TVE)
Paco Lobatón, en 'Quién sabe dónde'. (TVE)

Miriam, Toñi y Desireé desaparecieron el 13 de noviembre de 1992 y apenas dos semanas después el interés por el programa de Lobatón empezó a subir . El respaldo de la audiencia fue abismal, lo que llevó a Televisión Española y a los responsables del espacio a redoblar sus esfuerzos.

Si analizamos el ranking de las 40 emisiones más vistas del año 1992, 'Quién sabe dónde' no aparece por ningún lado, sin embargo, sus últimas dos emisiones antes del parón navideño registraron un impresionante seguimiento:

- 25 de noviembre: 37,9%
- 2 de diciembre: 40,0%

Imagen de 'Quién sabe dónde' en 1992. (TVE)
Imagen de 'Quién sabe dónde' en 1992. (TVE)

1993, el año de Lobatón

1993 fue, sin duda, el año de 'Quién sabe dónde'. El programa de Lobatón experimentó un crecimiento espectacular. En el ranking de las 40 emisiones más vistas de este año, casi la mitad (18 concretamente) corresponden al programa de TVE. El espacio regresó a la parrilla el 13 de enero y lo hizo con más de 7,8 millones de espectadores (45,4%), lo que refleja el interés que había en ese momento por las niñas de Alcàsser.

Tal y como se aprecia en el primer gráfico, 'Quién sabe dónde' no dejó de aumentar su audiencia semana a semana, lo que hacía que el programa siguiera de cerca todo lo relacionado con las menores de Alcàsser. El 27 de enero dos apicultores encontraron los cadáveres de las menores, semienterrados, uno encima del otro. Arrancó entonces la auténtica locura y 'batalla televisiva' por hacerse con lo mejor del caso Alcàsser.

Especial de 'Quién sabe dónde' en Alcàsser'. (TVE)
Especial de 'Quién sabe dónde' en Alcàsser'. (TVE)

El propio Lobatón trasladó la grabación de 'Quién sabe dónde' hasta Alcàsser, tan solo un día después de la aparición de los cuerpos. La audiencia de este especial superó los 8,6 millones de espectadores (47,6%).

"Yo nunca acudo a Alcàsser con un planteamiento de batalla entre televisiones. Yo acudo con un sentido del deber, con una emoción de vida y con un abrazo debido a la familia. No podíamos estar ausentes después de haber estado presentes 75 días, semana a semana, en emisiones de 'Quién sabe dónde' que habían sido muy determinantes en todo el proceso", asegura el periodista en la serie de Netflix.

Como se observa en el gráfico, el programa de Lobatón vivió su etapa dorada en los primeros meses del año. Tras la aparición de los cuerpos de las niñas de Alcàsser y la detención de Miguel Ricart, el programa se centró también en el paradero de Antonio Anglés, acusado de rapto, violación, asesinato, inhumación de cadáver y tenencia ilícita de armas".

"¿Eras consciente de los vídeos [que se emitieron aquel día]?", le pregunta el productor Ramón Campos (Bambú Producciones) a Lobatón en la serie de Netflix. "Aquel día se trabajó sobre la marcha y seguramente a contrarreloj. Todo era precario y seguramente el proceso de edición también lo fue".

Aquella noche, el 28 de enero de 1993, 'Quién sabe dónde' ofreció el desgarrador testimonio de una de las abuelas de las niñas de Alcàsser. La mujer, entre lágrimas, pedía acabar con la vida de los asesinos de su nieta: "Que los maten, que los quemen con gasolina o con lo que pillen. Ha sido un crimen a sangre fría. Eso no se hace...".

Una de las abuelas de las niñas de Alcàsser. (Netflix)
Una de las abuelas de las niñas de Alcàsser. (Netflix)

Tras revivir aquel duro testimonio, Paco Lobatón explica en 'El caso Alcàsser' que muy probablemente todo lo de aquella noche se montaría "a última hora" y sin filtro alguno, no obstante, asume su parte de culpa y reconoce que algo así nunca más debería repetirse: "Nada de eso me exime de la parte que pueda tener de responsabilidad, sobre todo el testimonio final, el de la abuela. Un programa de televisión no tiene por qué dar salida a ese tipo de contenidos".

Programas TV

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios