OPINIÓN DE 'LA TELETIPA'

El único superviviente del salto de Isabel Pantoja fue el helicóptero

El programa reservó para el final el esperado salto en helicóptero de la tonadillera. Isabel Pantoja cumplió con sobresaliente el primer encargo de Paolo Vasile

Foto: Isabel Pantoja, instantes antes de saltar del helicóptero. (Mediaset)
Isabel Pantoja, instantes antes de saltar del helicóptero. (Mediaset)

Hecha un mar de lágrimas, Isabel Pantoja saltó del helicóptero. Seamos francos, no fue un salto limpio. Las piernas le flaquearon en el último momento y entró en el agua al más puro estilo rana. Absolutamente espatarrada. Lo que es, es.

"¿Maribel, como estás?", le preguntó Jorge Javier Vázquez. "Muy nerviosa", contestó la tonadillera. La cara de la Pantoja en el helicóptero era un poema, descompuesta, desencajada, tensa. "Estamos viviendo un momento histórico en Mediaset y estoy convencido de que vas a ser una concursante extraordinaria. Tienes a toda España pendiente, puedes decir lo que quieras".

[Jorge Javier provoca las primeras lágrimas a Isabel Pantoja en 'Supervivientes 2019']

Isa Pantoja llora al ver a su madre. (Mediaset)
Isa Pantoja llora al ver a su madre. (Mediaset)

En ese mismo momento, se desató el drama. Con la voz rota, la Pantoja dedicó el salto a su madre, a sus hijos, a sus nietos, a su familia, a sus amigos y a sus fans. Ahí es nada. Mientras lanzaba la perorata, el malvado Jorge Javier desveló a la tonadillera que su hija estaba en el plató de 'Supervivientes' cual plañidera. El pérfido presentador consiguió que madre e hija lloraran al unísono. "Kiko, te amo, Isa, te amo". Y la Pantoja saltó.

Kiko Rivera, viendo a su madre desde el plató. (Mediaset)
Kiko Rivera, viendo a su madre desde el plató. (Mediaset)

Estaba cantado. La primera gala de 'Supervivientes' la fagocitó Isabel Pantoja, y a su rebufo estuvo Chelo García Cortés. "Estoy en la edición que tenía que estar", dijo la colaboradora de 'Sálvame' antes de saltar.

Juntas pero no revueltas. Isabel Pantoja y Chelo García Cortés fueron las últimas en llegar a la isla, las últimas en saltar pero, ya saben, los últimos serán los primeros. Eso dicen. De momento, están explotando bien la gallina de los huevos de oro, que nadie se olvide cómo acabó el pobre animal. Curiosamente, la del helicóptero no fue la primera aparición de la pareja. Las pudimos ver antes de saltar, había que alimentar el morbo, puesto que llevaban más de cinco años sin verse.

[Jorge Javier Vázquez se cachondea de Albert Rivera y su "silencio" en 'Supervivientes']

Chelo García Cortes y, a la izquierda, Isabel Pantoja. (Mediaset)
Chelo García Cortes y, a la izquierda, Isabel Pantoja. (Mediaset)

Isabel Pantoja bajó las escaleras del hotel levitando, contoneándose como nadie, regia, tiesa, estirada, moviendo el bañador y el pareo de lunares como si fuera la bata de cola, no en vano ella es la folclórica que mejor menea la bata de cola. Su primera aparición fue toda una declaración de intenciones, antes muerta que sencilla.

Consciente de la expectación que ha levantado su paso por 'Supervivientes', Isabel Pantoja se creció como si estuviera en el escenario. Llegó por sorpresa, como surgen los grandes amores y algunas penas. Saludó a Chelo García Cortés, le dio dos besos, por un momento pareció que el tiempo se iba a parar. Borrón y cuenta nueva. Silencio. No, la Pantoja es mucha Pantoja, mantuvo las distancias como la soberana altiva que es. Miró a Chelo como solo ella sabe mirar. Ni las cámaras pudieron disimular la tensión.

La folclórica lució palmito de señorona con su pareo atado a la cintura cual bata rociera y un bañador azul marino con sobrefalda

"Isabel, es que lo que te hizo Chelo… No sé ni cómo la hablas", cizañeó Jorge Javier Vázquez. "La verdad es que he venido aquí a divertirme. Ya hablaremos cuando tengamos que hablar", contestó ella. Para los rezagados, el motivo de la pelea entre las dos megasuperamigas fue Isa Pantoja. La niña, que, para salir de marcha, le dijo a su madre que se iba al Thyssen. Sí, no me he vuelto loca, Chabelita utilizó una coartada culta para tomar prestada la cama de Chelo y retozar con su amigo de turno. ¡Ni que fuera tan grave! Que levante la mano quien no haya hecho algo parecido alguna vez. Lo malo es que te pillen, y a Isa y a Chelo las pillaron.

En su primera aparición, las dos examigas teletransportaron al siglo XXI a Irene Gutiérrez Caba y Gracita Morales en '¡Como está el servicio!'. La folclórica, clavel rojo en la coleta, lució palmito de señorona con su pareo atado a la cintura cual bata rociera y un bañador azul marino con sobrefalda, sí, de esos que se ponían las chicas yeyé en los años sesenta. Con el debido respeto, Chelo a su lado parecía la doméstica.

[El salto del helicóptero de Encarna, ¿el peor de la historia de 'Supervivientes'?]

El salto de Chelo García Cortés. (Mediaset)
El salto de Chelo García Cortés. (Mediaset)

Mientras veía saltar a la "marinera de Honduras", me acordé de aquella llamada en directo, cuando con esa voz impostada se desgañitó diciendo a los colaboradores de 'Sálvame': "No hay ceros en esa cadena para pagarme a mí". ¡Vaya, pues al final sí ha habido ceros! Tras un quítame allá esas pajas, que viene a ser "retira las demandas y dame un programita y alguna propinilla más", Isabel Pantoja ha heredado todos los ceros de la Campos. Los de la matriarca, claro, porque las hijas han dado la 'espantá' televisiva justo cuanto ha surgido el rumor de que mamá va a firmar con otra cadena. Pero esa es otra historia.

Isabel Pantoja, a punto de saltar desde el helicóptero. (Mediaset)
Isabel Pantoja, a punto de saltar desde el helicóptero. (Mediaset)

Regresemos al 'pantojazo'. La tonadillera, la diosa, ha bajado del Olimpo para tirarse al barro, nunca mejor dicho; porque quiere, no porque lo necesite, ni porque lleve más de un año sin dar un concierto. Se ha tirado al barro porque es una fiel seguidora de 'Supervivientes' y por eso desde hace años ha enviado con cuentagotas a todo el clan antes que ella. Solo espero que permanezca en la isla más tiempo que Kiko o que su sobrina Anabel. Deseo que por lo menos bata el récord de su hija. Con la mano en el corazón, tengo todas mis expectativas puestas en la Pantoja.

El salto de Isabel Pantoja. (Mediaset)
El salto de Isabel Pantoja. (Mediaset)

Confieso que me corroe la curiosidad por ver cómo se desenvuelve, cómo se mezcla con el vulgo. Esa mujer que era una diva, una divinidad acostumbrada a que siempre se hiciera su santa voluntad, siempre rodeada de un séquito que la ha convertido en intocable, no por paria sino por privilegiada. ¿Quiénes serán en Honduras sus palmeros de playa? Hagan sus apuestas.

La tonadillera, tras saltar del helicóptero. (Mediaset)
La tonadillera, tras saltar del helicóptero. (Mediaset)

Me pregunto cómo va a llevar la Pantoja el tema de los olores, la falta de jabón y aseo. Ella que está acostumbrada a bañarse en Au du Soir, ella que allá por donde va le precede el clásico aroma de Sisley, ella que incluso es capaz de impregnar el escenario con su fragancia.

Cuentan quienes la conocen bien que come poquísimo, cada vez menos, que es una fumadora compulsiva y adicta a la Coca-Cola Light. La Pantoja solo lleva a la isla un peluche de sus nietos, porque le han prohibido saltar con su Virgen del Rocío y la han dejado sin sus gafas de sol. Será por lentes. La veo apropiándose de las de bucear y no soltándolas ni para dormir.

Este es el ejemplo de un texto alternativo

Programas TV

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios