NUEVOS TIEMPOS EN ‘OPERACIÓN TRIUNFO’

La revolución sexual llega al 'prime time' de TVE: "A mucha gente le va a molestar esto"

La clase de Operación Triunfo sobre la canción ‘La revolución sexual’ ejemplifica los nuevos aires que han llegado a esta edición del ‘reality’

Foto: En la clase de interpretación de 'La revolución sexual', los concursantes hablaron sobre el colectivo LGTBIQ
En la clase de interpretación de 'La revolución sexual', los concursantes hablaron sobre el colectivo LGTBIQ

Operación Triunfo’ volvió en octubre a nuestras pantallas tras 13 años ausente. A medida que se sucedía la emisión de programas, la audiencia, fiel a su cita semana tras semana, era cada vez más consciente de que lo que había regresado no era solo un programa. La nueva edición de 'OT' está ofreciendo una ventana a la diversidad sexual, a la libertad y la igualdad a través de sus jóvenes concursantes de entre 18 y 31 años.

[LEE MÁS: 'OT 2017': ¿Hubo beso en la boca en directo entre Amaia y Alfred?]

Este fin de semana, los participantes asistían a la clase de interpretación grupal con ‘Los Javis’, Javier Calvo y Javier Ambrossi. Son los creadores del musical y la película ‘La Llamada’ y los encargados de coger el relevo de Àngel Llàcer: guiar a los concursantes en la interpretación de los temas, en este caso con un peso mayor teniendo en cuenta que se trata de una interpretación grupal.

Los Javis durante la clase de interpretación de 'La revolución sexual'
Los Javis durante la clase de interpretación de 'La revolución sexual'

Junto con los alumnos, repasaron la letra de ‘La revolución sexual’, un popular himno ‘indie’ del grupo La casa azul que fue candidato a representar a España en Eurovisión en 2008. Los profesores plantearon la clase explicando cada uno de sus pasajes y deteniéndose en los mensajes que emanan de ellos: el ansia de libertad sexual reprimida o las dificultades de las personas no heterosexuales. “Es muy importante cantar esta canción”, comenzaba Javier Calvo. “Ya está bien de ir en contra de lo lógico, que es que todo el mundo haga lo que quiera con su vida y con su sexualidad”, explicaba Ambrossi. Y entre todos intentaban desentrañar las siglas LGTBIQ+, prometiendo documentarse y explicarlo en una clase íntegra el próximo martes.

“Habla de la celebración y de la felicidad de abrirte a cosas nuevas, a ser más libre”, explicaba Calvo. “Y esto a mucha gente le va a molestar que lo cantemos, a mucha gente le va a molestar que en la televisión pública se cante ‘prepárate para la revolución sexual”. Ambrossi recordaba también las palabras de la entonces diputada del PSOE, Carmen Montón, dirigidas al PP respecto a la ley del matrimonio homosexual en España: “Os vais a oponer a algo que es maravilloso y que va a cambiar el mundo. Dentro de muchos años vais a ser testigos en las bodas, vais a tirar arroz en salud de los novios y de las novias, vais a querer ser padrinos. No seáis tontos, uníos ahora que podéis y votad sí”. Este es el mensaje que se propone desde la Academia: no llegues tarde a la fiesta de la revolución sexual, porque dentro de poco va a ser innegable.

La visibilización de la diversidad de género y orientación sexual ya había sido algo palpable en repetidas ocasiones durante esta edición del programa. Antes de una clase, Javier Ambrossi apareció con una camiseta en la que se podía leer “Protect Trans Kids” (“Proteged a los niños trans”). “Mi novio es trans”, se apresuró a decirle Marina visiblemente contenta. Ella siempre luce en su muñeca una pulsera arcoiris, los colores de la bandera LGTBIQ+ . Después, los dos comenzaron a hablar despreocupadamente del tema. En otra ocasión, Mimi bromeó en un ensayo con Alfred. “Has gritado como una nenaza”, le dijo. “Eso es un poco sexista”, respondía él. Mimi admitió su fallo enseguida: “Eso es muy sexista, lo siento”.

Estas sencillas y normalizadas conversaciones dentro de la Academia han llamado la atención en las redes sociales y se han ganado el corazón de su audiencia más joven. “Ojalá todos los adolescentes de España estén enganchados a OT”, comentaba un usuario de Twitter, que compartía el diálogo entre Mimi y Alfred. El feminismo o los derechos humanos también son temas que han conseguido su hueco en el programa. Durante la gala 0, Marina apareció con una camiseta que rezaba “Girl Power” (“Poder femenino) y Alfred suele llevar una de Proactiva Open Arms, una organización dedicada al rescate de refugiados en el mar.

Éxito de audiencia

Si los pequeños gestos previos habían emocionado a los espectadores de esta edición, con la eclosión de ‘La revolución sexual’ son muchos los que están alabando los valores de los jóvenes concursantes de OT. Porque su audiencia no es un nicho ‘millennial’ que pueda sentirse identificado con sus nuevos valores. Los datos lo demuestran. En su estreno, el programa superó el arranque de la que fue la última edición en 2011 en 1,7 puntos, lo que supuso más de 2,6 millones de espectadores que estuvieron pendientes de su arranque. La semana pasada, ‘Operación Triunfo’ superó en audiencia por primera vez a ‘La Voz’, reuniendo a más de 2 millones de fieles.


“Estamos en una edición maravillosa, hay personas que saben lo que es LGTB, otra con un novio trans que lo dice y lo explica abiertamente, cantan ‘La revolución sexual’, hay feminismo y se habla de ello, se han campañas a favor de los refugiados”, escribía una usuaria de Twitter. “Tendemos a idealizar el pasado pero esta edición de OT es la mejor en todos los sentidos, en la que una gala empieza con el temazo de ‘La revolución sexual’”, comentaba otro. Incluso hablaban del efecto que la canción tendría no solo en la audiencia de mayor edad, sino en los propios concursantes. “Cepeda tiene un machirulo dentro que poco a poco se unirá a la revolución sexual”.

Marina era la concursante que más sabía del tema LGTBIQ
Marina era la concursante que más sabía del tema LGTBIQ

Aunque no a todos los espectadores les ha gustado este enfoque. Especial repercusión tuvo en redes sociales el comentario de una mujer que se quejaba de “esta guarrada de canción”. “Qué vergüenza de programa. ¿Cómo está eso de revolución sexual? Y Los Javis súper contentos, ¿no?”. Durante la clase de interpretación, Javier Calvo explicaba a los concursantes: “Estáis invitando a la fiesta de la libertad a una persona que ha deseado toda su vida soltarse la melena”. Y no dudó en contestar a la señora de la misma manera en redes: “Sí, encantado. ¡Súmate a la revolución sexual! ¡Y que se sume toda la familia!”.

La discusión seguía y a la pregunta de “¿A quién se le ha ocurrido poner esta canción para abrir un programa internacional que ve toda la familia?”, Noemí Galera, la propia directora de la Academia, respondió con un rotundo “¡A mí! ¿Algún problema?” Por su parte, la influencer e Instagramer Dulceida también se unió: le respondió con una imagen de su mujer y ella besándose en el día de su boda.

En cualquier caso, la dimensión reivindicativa de 'Operación Triunfo' no es totalmente nueva. Si ahora se abre a concienciar sobre la diversidad sexual, en 2003 lo hizo para protestar por la invasión de Irak, defendida por el entonces presidente del Gobierno, José María Aznar. En la gala del 24 de febrero de aquel año, el concursante Alejandro Parreño pidió permiso para leer un mensaje: “En mi nombre y en el de todos mis compañeros, queremos decir no a la guerra”. La mayoría del público se levantó al momento y comenzó a gritar a coro “¡No a la guerra!” mientras el presentador Carlos Lozano daba paso apresuradamente a un vídeo grabado, cortando la reivindicación espontánea.

Una clase que ya es un hito en la red

La ya célebre clase de ‘Los Javis’ sobre ‘La revolución sexual’ (lleva casi 100.000 visualizaciones en YouTube) se vio además salpicada por la polémica cuando varios espectadores acusaron de censura a TVE. La emisión en directo del canal OT 24 Horas se fundió en negro unos minutos, precisamente cuando Ambrossi recordaba el voto en contra del PP a la ley del matrimonio igualitario. Aunque en redes sociales muchos sospechaban del inoportuno apagón, Javier Calvo confirmó que había sido un fallo técnico. “Nadie ha criticado nada, hemos hablado de una España que por suerte ya no existe. Todos somos más tolerantes y eso es gracias a programas como este en los que podemos hablar de lo que queramos. Sí, en OT y en TVE. Viva la revolución”, escribía en Twitter. “No hay censura, ha sido pura casualidad”, confirmaba Noemí Galera. De hecho, en el canal de YouTube de OT puede verse el vídeo íntegro.

Las reacciones a la línea de la nueva versión de OT son la otra cara de la moneda respecto a las que se han producido por otras apuestas recientes de la cadena, como ‘¿Cómo lo ves?’, el programa de Carlos Herrera cancelado por sus datos de audiencia. Después de recibir críticas por poner a debate la vacunación infantil, el programa con más repercusión fue el que tuvo como invitado al columnista Salvador Sostres para debatir sobre acoso sexual. En su intervención, Sostres aseguró que el abuso sexual es “algo subjetivo” y que la Ley de la Violencia de Género es “fascista”. TVE declaró que sus palabras se encontraban “dentro del ámbito de la libertad de expresión” pero dejó claro que no compartía “en absoluto” la opinión de Sostres.

Será en la gala de este lunes cuando la revolución sexual llegará a OT con la interpretación grupal de la canción al comienzo de la gala. Algunos de los concursantes ya han comenzado con la previa, dándose algún beso al terminar los ensayos. Y es que, más allá de los mensajes, si algo une a los espectadores del reality es derretirse de ‘cuquismo’ después de haber visto un fugaz beso entre Amaia y Alfred.

Televisión

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios