Es noticia
Menú
El extraño nuevo método de la NASA para enviar misiones a Marte
  1. Tecnología
  2. Novaceno
ideal para misiones de bajo coste

El extraño nuevo método de la NASA para enviar misiones a Marte

La NASA ha probado un método de aterrizaje en caída libre que absorbe el impacto de la nave contra el suelo contrayéndose como un acordeón. El sistema es ideal para misiones de bajo presupuesto

Foto: El sistema absorbe el impacto del aterrizaje gracias a una base que se contrae como un acordeón. (CAS)
El sistema absorbe el impacto del aterrizaje gracias a una base que se contrae como un acordeón. (CAS)

La NASA acaba de probar con éxito un sistema de aterrizaje que, en lugar de disminuir la velocidad de la nave para evitar el impacto contra el suelo, como se hace habitualmente, busca exactamente lo contrario: que la nave se estrelle de manera segura. Este diseño, aseguran sus creadores, abre la puerta a aterrizar en lugares de Marte donde antes no era posible y reducir el coste de las misiones espaciales.

Foto: Reunión de Putin con el Consejo de Coordinación del Gobierno sobre las necesidades de las Fuerzas Armadas de Rusia ayer, 2 de noviembre de 2022. (Kremlin)

Hacer aterrizar una nave a casi 100 millones de kilómetros de distancia es, evidentemente, muy complicado. Marte está tan lejos que las maniobras de aterrizaje en su superficie no pueden controlarse a tiempo real desde la Tierra y es necesario hacerlo de manera automática con el ordenador de a bordo.

La NASA ha usado distintos métodos para lograr aterrizar en el suelo marciano sin dañar las naves y los preciados equipos científicos que llevan dentro. En los nueve aterrizajes que han realizado hasta la fecha, la agencia espacial norteamericana ha usado desde paracaídas a propulsores, pasando por enormes airbags, grúas aéreas y combinaciones de varios de estos métodos.

placeholder El sistema de aterrizaje de la NASA con airbags gigantes. (NASA)
El sistema de aterrizaje de la NASA con airbags gigantes. (NASA)

Sin embargo, la complejidad que supone entrar en la atmósfera de Marte, descender y aterrizar con estos sistemas ha hecho que los ingenieros de la NASA sigan buscando métodos que simplifiquen esta tarea y que reduzcan los costes. El último de esos métodos se llama SHIELD (Dispositivo Simplificado de Aterrizaje de Energía de Alto Impacto) y viene de la mano de los científicos del Laboratorio de Propulsión a Reacción de la NASA (JPL).

Cómo funciona

SHIELD está inspirado en el método que utiliza la misión de recuperación de muestras (MSR) de Marte de la NASA. El proyecto MSR consta de dos naves: la Sample Retrieval Lander (SRL), que descenderá a la superficie marciana, recogerá las muestras del Perseverance —guardadas en cilindros estancos para evitar cualquier contaminación— y las lanzará mediante el sistema de propulsión MAPS al espacio. Después, la nave Earth Return Orbiter (ERO), que estará orbitando Marte, recogerá esas muestras y las traerá a la Tierra. El plan es que esta nave se estrelle en algún lugar despoblado de nuestro planeta sin que corran peligro las muestras recogidas.

El estudio de este proceso llevó a los ingenieros de la NASA a preguntarse si la idea general era reversible, explica Velibor Cormarkovic, miembro del equipo SHIELD en el JPL. "Si quieres hacer aterrizar algo duro en la Tierra, ¿por qué no puedes hacerlo para Marte?", asegura el investigador. "Y, si podemos hacer un aterrizaje duro en Marte, sabemos que SHIELD podría funcionar en planetas o lunas con atmósferas más densas".

SHIELD cuenta con una base circular con forma de pirámide que se pliega como un acordeón para absorber la energía del impacto contra el suelo. El sistema, dicen sus creadores, permite acceder a nuevos lugares donde antes era imposible de aterrizar y simplifica toda la secuencia de entrada, descenso y la toma de tierra.

"Creemos que podríamos ir a zonas más difíciles, donde no querríamos arriesgarnos a intentar colocar un róver de 1.000 millones de dólares con nuestros sistemas de aterrizaje actuales", dijo el director del proyecto SHIELD, Lou Giersch. "Tal vez podríamos incluso aterrizar varios de ellos en diferentes lugares de difícil acceso para construir una red".

Un test de choque como el de los coches

Los investigadores decidieron poner en práctica su idea de manera similar a como se hacen los test de choques de los coches. Cormarkovic —que trabajó anteriormente realizando test de choque de vehículos— y su equipo probaron un sistema de lanzamiento de arco similar al de un tirachinas que también se utiliza en la industria del automóvil. El sistema, dicen, puede lanzar un objeto a la misma velocidad que se alcanzaría en el aterrizaje en Marte.

"Las pruebas que hemos realizado para SHIELD son una especie de versión vertical de los test con arcos", explica Cormarkovic. "Pero, en lugar de una pared, la parada repentina se debe a un impacto contra el suelo".

placeholder El sistema SHIELD puede abaratar el coste las misiones a Marte. (JPL)
El sistema SHIELD puede abaratar el coste las misiones a Marte. (JPL)

El equipo realizó sus pruebas el pasado 12 de agosto en la torre de caída de 27 metros que tiene el JPL. Colgaron el prototipo del SHIELD en una pinza e introdujeron en su interior un teléfono móvil, una radio y un acelerómetro para simular la electrónica que llevaría una nave espacial. El aparato, dicen los investigadores, cayó contra el suelo a aproximadamente 177 kilómetros por hora. Esta velocidad, aseguran, es la que alcanza un módulo de aterrizaje al llegar a la superficie de Marte. La nave llegaría desde el espacio a unos 23.335 kilómetros por hora, pero reduciría drásticamente su velocidad debido al rozamiento con la atmósfera.

Tras el choque, los investigadores pudieron comprobar que todos los dispositivos que llevaba el SHIELD sobrevivieron. "El único 'hardware' que resultó dañado fueron algunos componentes de plástico que no nos preocupaban", dijo Giersch. "En general, esta prueba fue un éxito". El siguiente paso para el equipo será desarrollar el resto del módulo de aterrizaje, algo que tienen planeado para 2023.

La NASA acaba de probar con éxito un sistema de aterrizaje que, en lugar de disminuir la velocidad de la nave para evitar el impacto contra el suelo, como se hace habitualmente, busca exactamente lo contrario: que la nave se estrelle de manera segura. Este diseño, aseguran sus creadores, abre la puerta a aterrizar en lugares de Marte donde antes no era posible y reducir el coste de las misiones espaciales.

Marte Espacio Tecnología
El redactor recomienda