Es noticia
Menú
Nuevo escudo de EEUU contra misiles nucleares de Rusia, China y Corea del Norte
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Nueva 'guerra de las galaxias'

Nuevo escudo de EEUU contra misiles nucleares de Rusia, China y Corea del Norte

El país ha pisado el acelerador en su defensa estratégica nuclear: acaba de anunciar un nuevo programa de 3.000 millones de dólares que creará una red GMD, un sistema capaz de interceptar misiles balísticos intercontinentales

Foto: Uno de los interceptores de misiles de EEUU probado con éxito por primera vez hace cinco años. (USAF)
Uno de los interceptores de misiles de EEUU probado con éxito por primera vez hace cinco años. (USAF)

Estados Unidos ha pisado el acelerador en su defensa estratégica nuclear: acaba de anunciar un nuevo programa de 3.000 millones de dólares que creará una red GMD, un sistema de misiles capaz de, teóricamente, interceptar misiles balísticos intercontinentales en mitad del vuelo. Junto a sus nuevos programas de defensa contra misiles hipersónicos, el Pentágono quiere blindarse contra el aumento de amenazas atómicas de China, Rusia, Corea del Norte y, probablemente en un futuro no muy lejano, Irán.

Foto: ¿Puede el Large Hadron Collider abrir un portal hacia otro lugar en el universo? Imagen de la galaxia NGC1365 capturada por el James Webb. (Judy Schmidt)

No es el primero de estos esfuerzos, pero sí el primero que parece va a funcionar. Estados Unidos lleva décadas trabajando en sistemas de defensa contra misiles balísticos intercontinentales (ICBM) con múltiples cabezas nucleares. De hecho, todo arrancó el 23 de marzo de 1983, cuando el entonces presidente Ronald Reagan anunció la Iniciativa de Defensa Estratégica (SDI en sus siglas en inglés), que los medios no tardaron en denominar el “programa de la Guerra de las Galaxias”. Reagan quería neutralizar totalmente las armas nucleares de los comunistas soviéticos y nunca creyó en la doctrina de la destrucción mútua asegurada, sobre la que afirmaba era un “pacto suicida”.

El futuro de los 80 se hace realidad en 2022

El programa ‘Star Wars’ — con los vídeos explicativos bajo estas líneas — resultó un farol, no se sabe realmente si intencionado o accidental. La tecnología no estaba todavía lista para resolver un problema tan complejo como interceptar ni 800 ni uno de los misiles rusos y — aunque inició investigaciones que resultaron en múltiples sistemas de armas como las famosas baterías Patriot — la SDI no fructificó como prometió el presidente norteamericano.

Pero, a pesar del fracaso tecnológico de entonces, su éxito estratégico fue innegable y el órdago de Reagan está hoy considerado como uno de los grandes éxitos históricos de la política internacional de EEUU. Quizás junto al desastre de Chernobyl, el anuncio de la SDI fue sin duda el comienzo del gran motivo de la muerte de la Unión Soviética, un estado fallido que no fue capaz de contrarrestar la potencia tecnológica y económica norteamericana.

El mundo y la tecnología ha cambiado radicalmente desde entonces. Aunque el Pentágono todavía no ha logrado todas las tecnologías prometidas por la SDI, sí ha avanzado lo suficiente como para tener un sistema de defensa creíble contra los ICBM. Hace cinco años que EEUU probó por primera vez su sistema de intercepción GMD contra un objetivo de esa clase. Un primer éxito que fue el resultado de la "dolorosa historia de la defensa terrestre GMD", como apunta la publicación Breaking Defense, plagada de fallos en una trayectoria de más de 123.000 millones de dólares de inversión desde 2002 y solo nueve éxitos anteriores contra retos menores.

placeholder Ilustración del láser de intercepción de misiles del programa SDI. (Cedida)
Ilustración del láser de intercepción de misiles del programa SDI. (Cedida)

Ahora, las compañías de defensa Northrop Grumman y Raytheon se van a encargar de materializar este escudo en territorio norteamericano, que actualmente cuenta con 44 misiles en silos en Alaska y California. El nuevo escudo usará lo que llaman “interceptores de próxima generación”, capaces de enfrentarse a ICBMs de múltiples cabezas y señuelos falsos, la principal medida contra las defensas estadounidenses.

Blindarse contra crecientes amenazas

Irónicamente, como apunta el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, estos sistemas de defensa son la excusa que Rusia ha utilizado para abandonar de facto los tratados de no proliferación de armas nucleares. Según Vladímir Putin y su aparato, “la defensa antimisiles es desestabilizadora porque socava la vulnerabilidad mutua que ofrecen las armas nucleares”. Pero, aunque dicen eso, los rusos saben perfectamente que “todo su arsenal superaría la mayoría de los despliegues de defensa antimisiles” actuales.

placeholder Un test del vehículo hipersónico ruso Avangard. (Cedida)
Un test del vehículo hipersónico ruso Avangard. (Cedida)

Según ellos, "lo que les preocupa es que un primer ataque de Estados Unidos pueda eliminar lo suficiente de sus capacidades como para que las defensas contra misiles sean suficientes para hacer frente a lo que queda, obviando así la capacidad de Rusia para tomar represalias". También piensan que estos sistemas de defensa podrían ser reutilizados para lanzar ataques contra objetivos rusos desde suelo europeo.

Sea cuales sea el despropósito de sus motivos, el miedo real o fingido hacia las presentes o futuras defensas antimisiles americanas, es la excusa que usó Putin para anunciar el desarrollo de sus "armas del futuro", como los “imparables” misiles hipersónicos que, al parecer, podrán también ser interceptados si esta futura 'Guerra de las Galaxias' 2.0 tiene éxito. Quizás la paranoia sea real y Putin sabe que, sin la amenaza de sus armas nucleares, nunca podría lanzarse a una invasión ilegal como la de Ucrania. Igual que China sabe que, sin la amenaza de un enfrentamiento nuclear, tampoco se podría lanzar contra Taiwán como lo ha hecho esta última semana

placeholder Cazas chinos sobre uno de sus portaaviones en el estrecho de Taiwán. (Cedida)
Cazas chinos sobre uno de sus portaaviones en el estrecho de Taiwán. (Cedida)

Los EEUU tampoco están a salvo de la misma hipocresía y "ha criticado a Rusia por construir sistemas de "armas desestabilizadoras... en violación directa de sus obligaciones en virtud del tratado [de desarme estratégico]". Obviamente, esto es algo que ellos también hacen, aunque sea desplegando armas defensivas.

Mientras tanto, se han abierto otros frentes que la SDI no esperaba y que quizás sean los escenarios posibles más letales: un ataque nuclear de Corea del Norte — que dice tener ya un ICBM capaz de impactar contra EEUU — e Irán — que afirma que puede poner en marcha un arsenal nuclear cuando quiera.

Estados Unidos ha pisado el acelerador en su defensa estratégica nuclear: acaba de anunciar un nuevo programa de 3.000 millones de dólares que creará una red GMD, un sistema de misiles capaz de, teóricamente, interceptar misiles balísticos intercontinentales en mitad del vuelo. Junto a sus nuevos programas de defensa contra misiles hipersónicos, el Pentágono quiere blindarse contra el aumento de amenazas atómicas de China, Rusia, Corea del Norte y, probablemente en un futuro no muy lejano, Irán.

Militar Estados Unidos (EEUU)
El redactor recomienda