El Gobierno americano apuesta por drogas alucinógenas para dejar de fumar
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Por primera vez en 50 años

El Gobierno americano apuesta por drogas alucinógenas para dejar de fumar

Por primera vez después de 50 años, el gobierno federal estadounidense ha vuelto a financiar la investigación de sustancias psicodélicas para su uso terapéutico

Foto: EEUU subvencionará por primera vez en 50 años un estudio clínico con alucinógenos. (Pxfuel)
EEUU subvencionará por primera vez en 50 años un estudio clínico con alucinógenos. (Pxfuel)

El Instituto Nacional de Salud (NIH) de los Estados Unidos ha otorgado una subvención de cuatro millones de dólares a la Universidad John Hopkins para ayudarles con los ensayos clínicos de una nueva terapia que utiliza la psilocibina, un compuesto alucinógeno que se extrae del hongo psilocybe, para dejar de fumar.

Foto: El vehículo volador Jetson One, volando realmente en una escena que parece sacada de 'The Mandalorian'.

En los últimos años se ha renovado el interés por investigar el potencial terapéutico de los psicodélicos como la psilocibina, el LSD o el éxtasis (MDMA). El prestigioso escritor y periodista Michael Pollan ha dedicado sus últimos libros a contar los avances científicos en este campo y cómo afectan estas tipo de drogas en el tratamiento de diversas enfermedades.

Hasta ahora, como admiten los investigadores, estos estudios han sido financiados en el país americano de manera filantrópica, y han dado lugar a impresionantes resultados clínicos en el terreno de la psiquiatría tratando trastornos depresivos, la adicción a sustancias o la angustia existencial relacionada con el cáncer.

El doctor Matthew Johnson, investigador y catedrático en el Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, lleva 13 años investigando cómo la psilocibina puede ayudar a los adictos al tabaco que no son capaces de dejar de fumar con otros tratamientos.

Psicodélicos para dejar de fumar

En uno de sus estudios, publicado en 2014, el doctor Johnson y su equipo comprobaron que los adictos que llevaban mucho tiempo fumando y que habían fracasado en sus múltiples intentos de dejarlo, pudieron conseguirlo gracias a dosis controladas de psilocibina, el principio activo alucinógeno de las ‘setas mágicas’. Tras el tratamiento, administradas bajo estricto control médico, comprobaron que el 80% de los participantes seguían sin fumar seis meses después del ensayo.

La subvención de cuatro millones de dólares, concedida por el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas del NIH, ayudará a Johnson a llevar a cabo ensayos clínicos de tres años de duración en los que se analizará la eficacia de su terapia en un grupo de personas más extenso.

placeholder Anderson Cooper (izq) y e doctor Johnson durante la grabación de su intervención en el programa 60 Minutes. (Matthew Johnson)
Anderson Cooper (izq) y e doctor Johnson durante la grabación de su intervención en el programa 60 Minutes. (Matthew Johnson)

El ensayo clínico estará dirigido por el doctor Johnson, del Johns Hopkins Medicine, pero también contará con la participación de investigadores de la Universidad de Alabama en Birmingham y la Universidad de Nueva York.

Según cuentan los investigadores, estos ensayos seguirán protocolos similares a otros ensayos de las mismas características. Incorporarán tanto sesiones de psilocibina de un día de duración como un protocolo más amplio de varias semanas que incluye una serie de sesiones de psicoterapia, antes y después de las sesiones psicodélicas.

Peter Hendricks, investigador de la Universidad de Alabama en Birmingham, afirma que los tratamientos modernos para dejar de fumar sólo son eficaces en un 30% de las ocasiones. "Tenemos que hacerlo mejor", dice Hendricks. "La psilocibina tiene el potencial de mejorar significativamente la eficacia de los tratamientos para dejar de fumar. Teniendo en cuenta que casi medio millón de estadounidenses mueren por fumar cada año, esto podría acabar salvando millones de vidas, si no más."

Cincuenta años de prohibición

Según la revista Scientific American, compuestos como la psilocibina, el LSD, el éxtasis (MDMA) o la marihuana han estado siempre presentes en la farmacopea médica. Hasta mediados de la década de los 60, más de 1.000 publicaciones científicas recogían cómo el LSD podía utilizarse para hacer más eficaz los tratamientos de psicoterapia. El MDMA comenzó a utilizarse como complemento de la terapia conversacional en los 70. Y la marihuana se ha utilizado durante miles de años como medicamento para tratar enfermedades y afecciones que van desde la malaria hasta el reumatismo.

La Ley de Sustancias Controladas de 1970 declaró la guerra a este tipo de fármacos y sentenció que no se aceptaría ninguno de sus usos médicos. También las metió en la categoría más estricta de sustancias controladas: la Lista I. Esto significaba que se prohibía su uso tanto en laboratorios como en ensayos clínicos.

Foto: Las setas como las psilocybes pueden ser claves para la colonización de Marte . (Thomas Angus - Reuters)

Ahora, el país americano ha abierto la mano y no solo permite la investigación con fines terapéuticos de este tipo de sustancias sino que, debido a la montaña de evidencias a su favor, también la va a subvencionar. Lo que abre la puerta a estudiar con más profundidad este tipo de terapias y a una nueva generación de medicamentos que ayuden a tratar diferentes enfermedades mentales.

"La importancia histórica de esta subvención es monumental", afirma el doctor Johnson. "Sabíamos que era cuestión de tiempo que el NIH financiara este trabajo porque los datos son muy convincentes y porque este trabajo ha demostrado ser seguro. La psilocibina tiene riesgos muy reales, pero estos riesgos se mitigan directamente en entornos controlados a través de la detección, la preparación, la supervisión y el seguimiento."

Tendencias de futuro Investigación Enfermedades mentales
El redactor recomienda