Setas para terraformar Marte y hacer que los astronautas alucinen
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Exploración espacial y mental

Setas para terraformar Marte y hacer que los astronautas alucinen

El presitgioso micólogo Paul Stamets afirma que el uso de hongos puede ayudar a hacer fértil el suelo de Marte y que las setas alucinógenas pueden mejorar la salud mental de los astronautas

placeholder Foto: Las setas como las psilocybes pueden ser claves para la colonización de Marte . (Thomas Angus - Reuters)
Las setas como las psilocybes pueden ser claves para la colonización de Marte . (Thomas Angus - Reuters)

La NASA está estudiando el uso de distintos tipos de hongos para hacer más fértil el suelo marciano y poder cultivar alimentos en el Planeta Rojo. Uno de los investigadores que está trabajando en esto es el micólogo Paul Stamets, que además sostiene que el uso de setas alucinógenas puede ayudar a los astronautas “a superar el trastorno de estrés postraumático, la soledad y la depresión”.

Foto: Ojos proyectados en 3D (Facebook)

Además de colaborar con la agencia espacial americana, Stamets es investigador en la Universidad de Washington State, el NIH (Instituto Nacional de Salud/Virología de EE.UU.) y pertenece al consejo editorial de la revista The International Journal of Medicinal Mushrooms. Ha escrito numerosos libros sobre micología, como Mycelium Running: How Mushrooms Can Help Save The World, y su prestigio llevó a los guionistas de ‘Star Trek: Discovery’ a crear un personaje basado en él.

Stamets quiere ser el primer ‘astromicólogo’, un término de su propia invención que describe bien el trabajo que está haciendo con la NASA. “Realmente, se está hablando de la biología del universo, y dentro de la biología del universo están nuestros hongos. Así que la 'astromicología' sería el estudio de la biología de los hongos en todo el universo. Y creo que es inevitable que algún día encontremos hongos en otros planetas”, explica Statements en una entrevista a la revista Scientific American.

Qué va a hacer la NASA con los hongos

El objetivo de la investigación que está desarrollando Stamets junto con la agencia espacial americana es encontrar hongos que sean capaces de descomponer el regolito —en este caso, el polvo que hay en la superficie de la Luna, Marte o un asteroide— y que, junto con una serie de plantas y los propios desechos de los astronautas, sean capaces de enriquecer el suelo para poder cultivar comida en otro planeta.

“Es mucho más fácil coger una semilla y cultivar tu comida que llevar una tonelada de alimentos al espacio, ¿verdad?”, afirma el investigador. “La naturaleza es increíblemente eficiente en términos de carga útil. Es mucho mejor que la naturaleza genere una carga útil de alimentos que tu cohete lleve una carga útil de alimentos”.

Foto: Primeros humanos llegan a Marte. (Venture City - YouTube)

De las 700 especies de hongos que posee Stamets en su archivo, las setas ostra parecen las más prometedoras para llevar a cabo esa tarea. Para el investigador, estas setas son muy eficientes descomponiendo los hidrocarburos, muy presentes en el universo, y convirtiéndolos en carbohidratos fúngicos, es decir, azúcares. “Los azúcares son un nutriente absolutamente esencial, por supuesto, para prácticamente todas las formas de vida que conozco en este planeta”, explica Stamets. “Así que la idea de utilizar hidrocarburos como materia prima para los hongos ostra tiene mucho sentido”.

El investigador admite que solo con hidrocarburos no es suficiente, hay que complementarlos con otros nutrientes para que haya más biodiversidad. Además esos organismos que crecen y luego se mueren acaban transformándose en vitaminas y otros minerales. “Estás creando un entorno de microoasis que puede ser sólo una partícula y luego estas cosas comienzan a desarrollarse”, dice Stamets. “A medida que sus comunidades se vuelven más diversas y complejas, estos objetivos de vida comienzan a convertirse en oasis más grandes. Y cuando el entorno del oasis es lo suficientemente grande, entonces puede sustentar a los seres humanos”.

Foto: Debajo del hielo del polo sur de Marte puede que no haya agua, sino arcilla. (ESA)

Además de para enriquecer el suelo y favorecer la biodiversidad, se está investigando a los hongos como base para montar estructuras fuera de la Tierra. Stamets ha trabajado con el hongo reishi y ha sido capaz de construir ladrillos con ellos. El investigador asegura que tras secar los ladrillos estos adquieren una consistencia más sólida que el acero inoxidable. Los hongos también tienen propiedades aislantes y algunos como el micelio pueden incluso convertirse en baterías, así se podrían crear estructuras que además de mantener la temperatura fueran capaces de almacenar energía.

Hongos para mejorar a la salud mental de los astronautas

Stamets también es un experto en setas alucinógenas. En su libro ‘Psilocybin Mushrooms of the World’, las setas psilocybe del mundo, hace un repaso a las distintas variedades de este hongo que se pueden encontrar en el planeta. El investigador piensa que este tipo de setas sería de gran utilidad para los astronautas que tienen que pasar largos periodos de tiempo en el espacio. De hecho, la NASA y otras agencias espaciales son conscientes de la importancia de mantener la salud mental de los astronautas. La presión de las misiones, el riesgo que conllevan y la sensación de soledad y aislamiento pueden causar graves problemas entre la tripulación en viajes tan largos como los interplanetarios.

Para Stamets una de las posibles soluciones a ese problema pasa por las setas psilocybes. “En condiciones cuidadosamente controladas, nuestros astronautas podrán tomar psilocibina en el espacio y contemplar el universo sin sentirse distantes y solos, sino sintiendo que forman parte de esta conciencia gigante, lo que les dará un mejor estado de ánimo -psicológico y emocional- para trabajar con otros astronautas y permanecer en la misión”, explica el investigador. “Creo que el aislamiento, la soledad y la depresión serán los principales problemas a los que se enfrentarán los astronautas”.

Foto: El astronauta Bruce McCandless realiza el primer paseo espacial sin sujeción de la historia (NASA)

Stamets no dice esto en pleno subidón lisérgico, numerosos estudios científicos han demostrado que la psilocibina y otros psicodélcos pueden ayudar a tratar la depresión y otros trastornos mentales. Además, países como Canadá y EE.UU. ya han empezado a permitir terapias con psilocibina para el tratamiento de este tipo de enfermedades.

“Digo esto con gran sinceridad: La NASA y cualquier otra persona que trabaje y contemple la colonización del espacio, debería considerar que las setas de psilocibina deberían ser una parte esencial de su kit de herramientas psicológicas para que los astronautas sean capaces de soportar la soledad, los retos del espacio y el aislamiento”, sentencia el investigador.

Marte Setas Espacio