Musk prohibe a los malos conductores usar la beta de su piloto automático
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Conducción autónoma

Musk prohibe a los malos conductores usar la beta de su piloto automático

Los usuarios que quieran acceder a la versión beta del nuevo software de conducción automática tendrán que demostrar que son buenos conductores según los estándares de la compañía

Foto: Tesla Model Y
Tesla Model Y

Tesla compartió la semana pasada con algunos de sus usuarios la beta de su nuevo software de conducción autónoma, la FSD v10. Ahora, acabamos de saber que esta versión, que según Musk nos hará “explotar la cabeza”, viene con restricciones. Tesla solo dejará utilizarla a los buenos conductores y lo comprobará basándose en los datos de las telemetrías de sus coches.

Foto: El avión hipersónico tendría una capacidad similar a la de un Boeing 737

Tesla lanzó el fin de semana pasado la beta de su nuevo software FSD, Full Self Driving o Conducción Autónoma Total, en español. A pesar de su nombre, este piloto automático se considera todavía un asistente para la conducción de nivel 2. Es decir, que los coches pueden conducir de manera autónoma por carretera y por las calles de las ciudades, pero siempre tienen que estar bajo la supervisión constante de un humano.

Por ahora, la beta de la versión 10 se ha distribuido entre empleados y un grupo selecto de usuarios para educar a su inteligencia artificial y detectar y pulir errores. A pesar de que alguno de estos ‘beta testers’ han reportado fallos con la calibración de los instrumentos y en la toma de decisiones del vehículo, Musk ha confirmado que el día 24 de este mes la beta se abrirá a los usuarios que hayan pagado los 10.000 dólares que cuesta el paquete FSD. Aunque con una condición.

"El botón beta solicitará permiso para evaluar el comportamiento de conducción mediante la calculadora de seguros de Tesla. Si el comportamiento de conducción es bueno durante 7 días, se concederá el acceso a la beta", ha afirmado Musk en el tuit sobre estas líneas. Esta evaluación se va a llevar a cabo pidiendo los datos de telemetría del coche de los últimos siete días y pasándolos por la calculadora del seguro propio de Tesla para determinar si los conductores son fiables. Si los resultados obtenidos son positivos se activará el botón que permite descargarse el nuevo software.

Tesla lleva meses incluyendo datos sobre los hábitos de conducción de sus usuarios y el uso del piloto automático para calcular el precio de su programa de seguros. Este programa por ahora está limitado a California, aunque la compañía está buscando la manera de ampliarlo a otros mercados. Gracias al usuario de Reddit, Callump01, que ha sido capaz de desentrañar el código de la ‘app’ para móvil de Tesla, sabemos qué parámetros utiliza la compañía para determinar los cálculos de su calificación de seguridad:

  • Activación del ABS: Número de veces que se activa el ABS.
  • Horas de conducción: Tiempo medio de conducción diaria.
  • Desconexiones forzadas del Autopilot: Número de veces que el Autopilot se desactiva debido a alertas ignoradas.
  • Avisos de colisión frontal: Número de veces que el coche detecta una posible colisión frontal.
  • Tiempo de seguimiento inseguro: Porción de tiempo que se pasa en una distancia de seguimiento insegura.
  • Intensidad de la aceleración y el frenado: Variación de la velocidad debido a la aceleración y el frenado extremos. Se muestra en una escala de 0 a 10 según la medición de la flota interna de Tesla.
Foto: Tesla quiere eliminar las escobillas del limpiaparabrisas. (Reuters)

Que el acceso a la beta está abierto solo a los usuarios que son “buenos” conductores tiene sentido porque esta fase está pensada para educar al nuevo software y hacerlo con conductores que actúen de forma errática podría complicar su programación. Aunque esta medida de Tesla puede generar muchas dudas entre sus usuarios.

Musk no dice nada de qué pasará una vez se haya superado esa fase beta y el FDS esté completamente listo. Puede que el software se abra a todo el mundo o que esté restringido a los que Tesla consideren malos conductores. Si esto último pasa veremos a muchos usuarios enfadados por haber pagado los 10.000 dólares que cuesta el software de piloto automático y no poder acceder al servicio.


,

Inteligencia Artificial Coches Elon Musk
El redactor recomienda