Las nuevas calles que pueden rebajar el calor en las ciudades
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Crema solar y reparadora para el asfalto

Las nuevas calles que pueden rebajar el calor en las ciudades

El dióxido de titanio es capaz de reducir la temperatura del asfalto a la vez que se ‘come’ las emisiones de los tubos de escape de los automóviles reduciéndolas en un 30%

placeholder Foto: La pintura de titanio se pulveriza mediante camiones. (Charleston County Government)
La pintura de titanio se pulveriza mediante camiones. (Charleston County Government)

Estados Unidos lleva tiempo empleando una técnica que ya usaban los abuelos de nuestros abuelos para lidiar con las altas temperaturas del verano: pintar de blanco las superficies. Pero en este caso no se trata de una pintura normal, allí usan una cobertura a base de dióxido de titanio que, aparte de repeler el calor, captura y descompone las emisiones tóxicas de los tubos de escape.

Foto: Diseño del 'Hyperport' que se construirá en Hamburgo en 2023. (Mormedi)

Cualquiera que viva en una ciudad sabe lo que significa salir a la calle en pleno mes de julio, cuando el sol está en lo más alto. Es fácil que te entre una lipotimia de solo pensarlo. Los anglosajones pusieron nombre en el siglo XIX a este calor extremo que se produce en las ciudades con mucha más intensidad que en el campo: el 'urban heat island' (la isla urbana de calor).

El ‘urban heat island’ se refiere al aumento de temperatura que se produce por la actividad humana. Los edificios altos que bloquean la corriente de aire, las calles asfaltadas, los techos metálicos o las aceras de cemento que hacen que las temperaturas sean mucho más altas que en lugares donde la naturaleza está más presente.

Para luchar contra este problema muchas ciudades americanas llevan tiempo optado por un remedio que se lleva usando durante generaciones en países calurosos como el nuestro, pintar las superficies como suelos paredes y techos de blanco. Pero la pintura que se está probando en algunos de los estados más calurosos como Carolina del Norte, Orlando o Florida hace más que disipar el calor, también, según comentan sus creadores al medio británico The Independent, puede reducir las emisiones de los tubos de escape en un 30%.

El asfalto está hecho con brea, roca triturada, arena o grava. Todos los asfaltos tienen dos estructuras moleculares en común: los maltenos, que son los responsables de que los elementos se mantengan unidos, y los asfaltenos, que dan a la carretera su color negro y su firmeza. Con el tiempo, los maltenos se acaban descomponiendo y las carreteras se agrietan.

Foto: Xiulin Ruan y su blanco blanquísimo. (Purdue University/Jared Pike)

Este material, creado por la compañía estadounidense Pavement Technology, se llama Plus Ti y promete ser un tratamiento de rejuvenecimiento para las carreteras. Está hecho a base de dióxido de titanio, un compuesto que es capaz de reparar el malteno y de devolverle sus características originales. Además no es blanco, sino amarillento y se aplica en la carretera mediante unos camiones pulverizadores como si fuera una crema solar que dispersa la radiación del sol refrescando las carreteras y reduciendo el efecto ‘urban heat island’.

Ken Holton, consultor técnico de Pavement Technology, comenta que este producto es capaz de alargar la vida de las carreteras si se aplica justo después de extender el asfalto. "Es muy emocionante", comenta Holton. "Pensábamos que reducir las emisiones de los tubos de escape y limpiar el aire para que la gente respire era algo importante. Y, de repente, la [reducción] de la isla de calor parece ser también algo importante".

Foto: Trabajadores pintan de blanco las carreteras de Los Ángeles. (Foto: City of LA)

La compañía también denomina a este compuesto "devorador de smog". Y es que cuando el dióxido de titanio recibe la luz del sol es capaz, según afirma la compañía, de capturar y descomponer las emisiones tóxicas de los tubos de escapes, así como como los óxidos de nitrógeno y los compuestos orgánicos volátiles que componen el ‘smog’ —esa mezcla de humo y niebla que producen las emisiones de los coches—.

Pavement Technology está colaborando con la Universidad de Texas A&M para ver qué papel juega el dióxido de titanio en la descomposición de microplásticos. Se ha descubierto que el desgaste de los neumáticos es un gran productor de minúsculos trozos de plástico que van a parar a nuestros océanos y que acaban en nuestro pescaito frito, nuestro cazón en adobo o nuestras cocochas de bacalao.

Tendencias de futuro Materiales
El redactor recomienda