Los ángeles lo hizo, ¿por qué no Madrid?

¿Por qué Madrid no pinta el asfalto de blanco contra el calor? En EEUU funcionó

Las islas de calor, un fenómeno por el cual la temperatura en el centro de una ciudad es superior a la de la periferia, afectan especialmente a Madrid. ¿Cómo se podría solucionar el problema?

Foto: Trabajadores pintan de blanco las carreteras de Los Ángeles. (Foto: City of LA)
Trabajadores pintan de blanco las carreteras de Los Ángeles. (Foto: City of LA)

Madrid es una ciudad especialmente propensa a las islas de calor, un fenómeno por el cual la temperatura del centro es superior a la de la periferia y que se da sobre todo en verano. En el mapa de abajo, que midió los grados de una noche de agosto en 2015, puedes ver dónde está más recalentada la ciudad. "Sucede por dos razones", explica Sandra Magro, directora de la empresa de restauración de ecosistemas Creando Redes, "una, por la emisión de gases de efecto invernadero que impiden que el calor salga; y dos, porque hay superficies que lo generan".

Esas superficies —carreteras, aceras y edificios— acumulan calor durante el día y lo liberan por la noche. Por eso, si paseas por el centro —por las plazas más duras, las que más granito y menos árboles tienen, como Sol, Callao o 2 de Mayo— durante alguna de estas veladas estivales, notarás cómo la temperatura no cae. Permanece. Si alguna vez te has sentado de noche en sus bancos o bordillos, sabes de lo que hablamos.

Gráfico: UPM.
Gráfico: UPM.

La isla de calor madrileña se estudia desde los ochenta, pero en los últimos años dos grupos de investigadores le han dado un empujón. En 2016, el ayuntamiento solicitó a la Universidad Autónoma un informe sobre los barrios más afectados (los 'hot spots') y propuestas para mitigar el problema. Y en 2017, un proyecto de la Politécnica financiado por el Ministerio de Economía fue más allá y midió su impacto en edificios para aplicar los resultados a la hora de rehabilitarlos.

"Aislar los edificios ayuda. Una fachada de ladrillo no absorbe el mismo calor que una aislada. Si le pones una cubierta vegetal, mejor", considera Carmen Sánchez, investigadora de la UPM. "Pero solo así no lo mitigas. Si hace mucho frío, aíslas todo el edificio y da igual. Pero con el calor no sirve. Una estrategia para combatirlo es abrir las ventanas por la noche aunque, si tienes una isla de calor y hay ocho grados más fuera, no vale de nada. Así que lo que reclamamos fue intervenir las calles para bajar su temperatura".

Qué hicieron en Los Ángeles

Ahora vayamos a Los Ángeles, una ciudad con cientos de kilómetros de asfalto y coches con una diferencia entre zonas urbanizadas y zonas que no puede superar los 12 grados. El año pasado, su alcalde se marcó el objetivo de bajar la temperatura 1,7 grados en los próximos 20 años. Y una de sus ideas fue pintar de blanco varias calles para que reflejaran el sol, en vez de absorberlo.

"Tiene sentido", considera Javier Neila, jefe de la investigación de la UPM. "Parte del problema es la energía absorbida por las superficies inorgánicas que se calientan. Pintar el asfalto de blanco podría ser una solución".

El experimento de Los Ángeles funcionó. "Hasta ahora, entre las 15 manzanas y dos 'parkings' en que hemos aplicado CoolSeal [como se llama el material], ha habido una reducción media de 5,5 grados con respecto a cuando el asfalto era negro", explica Paul Gómez, del departamento de Obras Públicas de la ciudad, a este periódico. "La reducción de la temperatura ha sido constante desde que lo aplicamos, excepto en algunos lugares en los que hay manchas o se ha oscurecido por las huellas de las llantas. Vamos a probar una fórmula revisada para ver si aumenta la durabilidad".

La principal duda que le surge a cualquiera es si pintar las calles de blanco no deslumbra a los conductores y supone un inconveniente para la seguridad vial. Desde la ciudad, aseguran que no. "No hemos visto que haya ocurrido. Cuando se seca, el color del material tiende a gris, similar al hormigón. Y tenemos muchas calles de hormigón que no dan problemas de visibilidad o deslumbramiento". Aun así, continúa Gómez, siguen monitorizando las ubicaciones de las calzadas blancas.

El éxito ha sido tal que Los Ángeles ya ha anunciado que este año repetirá y lo extenderá a tejados, otro de los elementos urbanos que más calor acumulan y sobre el que se puede actuar. Y no es la única: Phoenix (Arizona) también se ha interesado en los resultados del proyecto. El material pertenece al fabricante de recubrimientos de asfalto GuardTop, que antes hacía pavimentos fríos para aviones espía militares y que, según varios medios, ha recibido peticiones de otras ciudades.

Lo cierto es que a estas alturas Los Ángeles no inventa nada, solo arregla los fallos de un urbanismo entregado al coche, a las carreteras y al ladrillo, como en el caso de Madrid. "El acabado blanco es la arquitectura tradicional de los climas cálidos. Piensa en el sur de España o norte de Marruecos", apunta Samir Awad, de Hécate Ingeniería. "Las casas reflejan el sol, las calles son estrechas y las ventanas pequeñas. Eso se ha perdido con la construcción moderna".

Pintar de blanco los más de seis kilómetros de la Castellana saldría por unos 145.000 euros; la Gran Vía, por 30.000. "Es efectivo, pero puntual"

¿Tendría sentido intevenir las calles madrileñas? Las mayores desventajas que ven sus críticos son el precio —22.000 euros por kilómetro— y que no debería ser la única solución. "Piensa cuánto nos costaría", continúa Awad. Pintar de blanco los más de seis kilómetros de la Castellana saldría por unos 145.000 euros; la Gran Vía, por 30.000. "Es efectivo, pero puntual", considera Magro. "Nosotros buscamos recuperar la naturaleza en la ciudad. En el Retiro hay hasta seis grados menos porque hay mucho arbolado y superficies verdes".

"Estas experiencias pueden ser llamativas, pero su importancia real es mínima", añade un ingeniero de carreteras consultado. "Disminuir el problema requiere actuar en muchos frentes, no solo en los pavimentos de calzadas. En las calzadas, habría que sustituir las mezclas asfálticas por pavimentos de hormigón, pero en Madrid eso requeriría 50 años o más. Lo que no hay que hacer son soluciones erróneas, como cuando se peatonaliza una plaza y se pavimenta con losas de piedra, en vez de intentar que una proporción sea superficie terriza".

Un ejemplo nefasto, añade, es la plaza de Ramales: una explanada de granito sin bancos ni casi árboles es uno de los ejemplos más evidentes del urbanismo duro, concentrador de calor, de Madrid.

Plaza de Ramales (Madrid).
Plaza de Ramales (Madrid).

¿En qué barrios hay sobrecalentamiento?

Si nos pusiéramos a arreglar las islas de calor de la capital, ¿dónde habría que actuar? En su estudio, los investigadores de la UPM quisieron comprobar si la temperatura urbana entiende de clases sociales. Y descubrieron que sí.

"Nos interesaba la pobreza energética. Queríamos saber si las rentas más bajas viven en zonas donde hace más calor", cuenta Sánchez. "Cruzamos datos de vulnerabilidad socioeconómica y lugares en los que hay más ancianos con barrios con altos índices de islas de calor. Salió la zona sur".

En negro, los barrios más vulnerables. (Gráfico: UPM)
En negro, los barrios más vulnerables. (Gráfico: UPM)

"Eso tendría que llevar a que los planes de rehabilitación del ayuntamiento se centraran en esos barrios: en aislar sus viviendas y mejorar el microclima de sus calles", continúa. "Normalmente, la gente con menos renta vive en viviendas de peor calidad que se sobrecalientan más". La única zona en la que coinciden casas antiguas, peores, con islas de calor, es el Barrio de Salamanca.

"Es una excepción", apunta. La contrapartida es que sus habitantes pueden pagarse el aire acondicionado y que así contribuyen de vuelta a la isla de calor, porque lo disipan al exterior. "Si esos edificios estuvieran mejor preparados, no haría falta aire acondicionado". Y si las calles no acumularan tanto calor, quizá tampoco.

Todos los consultados coinciden en que hay soluciones más lógicas y duraderas que las carreteras pintadas de blanco. Utilizar materiales claros en la construcción, incluidos los tejados —pero nunca con materiales reflectantes, para no dar problemas al tráfico aéreo— o cubrirlos con plantas serían buenas medidas en edificios. En las calles, las ideas más razonables son los pavimentos drenantes y, sobre todo, la vegetación.

"La vegetación no se calienta nada. Cuanta más metamos en la ciudad, mejor", insiste Neila. "Mucho mejor que el blanco".

“El problema de los pavimentos con plantas es la accesibilidad universal: no es lo mejor para gente con muletas o en silla de ruedas“, dice Awad.
“El problema de los pavimentos con plantas es la accesibilidad universal: no es lo mejor para gente con muletas o en silla de ruedas“, dice Awad.

Poner árboles generaría sombra y evitaría que el calor llegase al suelo: lo mismo que pretenden cubiertas de colores como las de la calle Preciados, pero en natural. "La mejor estrategia sigue siendo colocar vegetación. No sólo te da sombra, sino que reduce la temperatura" añade Sánchez. Desde el área de Medioambiente del Ayuntamiento apuntan que, como parte de su plan de calidad del aire y cambio climático, también buscan soluciones a la isla de calor. "El proyecto más importante es la renaturalización del Manzanares. Y se está trabajando en la instalación de cubiertas verdes en varios edificios municipales", dice una portavoz. Hace pocas semanas presentaron, además, un plan de infraestructura verde (pendiente de aprobación) que incluye la posibilidad de ajardinar las plazas más duras del centro.

Reducir el tráfico, por último, se da por descontado para evitarlas: tanto para no emitir gases como para recuperar espacio para la vegetación.

"Si no hay espacio para árboles, que quiten aparcamiento. Aunque es cierto que crear la superficie de arbolado suficiente para que dé sombra y genere un cambio lleva tiempo", concluye Magro. "Todo esto implica tener una planificacion y una idea de ciudad".

Poner árboles generaría sombra y evitaría que el calor llegase al suelo: lo mismo que pretenden cubiertas de colores como las de la calle Preciados, pero en natural. "La mejor estrategia sigue
siendo colocar vegetación. No sólo te da sombra, sino que reduce la temperatura" añade Sánchez. Desde el área de Medioambiente del Ayuntamiento apuntan que, como parte de su plan de calidad del aire y cambio climático, también buscan soluciones a la isla de calor. "El proyecto más importante es la renaturalización del Manzanares. Y se está trabajando en la instalación de cubiertas verdes en varios edificios municipales", dice una portavoz. Hace pocas semanas presentaron, además, un plan de infraestructura verde (pendiente de aprobación) que incluye la posibilidad de ajardinar las plazas más duras del centro.
Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios