Nuevo avance en la fabricación de órganos humanos para trasplantes
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Parece ciencia ficción, pero no

Nuevo avance en la fabricación de órganos humanos para trasplantes

Un nuevo invento construye estructuras biocompatibles a alta velocidad, acercándonos al santo grial de la producción de órganos complejos

placeholder Foto: Simulación de impresión de un corazón. (Marketwatch)
Simulación de impresión de un corazón. (Marketwatch)

El futuro en que podamos fabricar un corazón o un hígado completo listo para su trasplante está hoy algo más cerca gracias a un nuevo invento: un método de impresión 3D acelerada que, según sus creadores, ayudará a hacer posible la creación de órganos humanos complejos como corazones y riñones en el laboratorio.

Foto: Concepto de nave espacial con 'warp drive'. (Mark Rademaker)

A grandes rasgos, los científicos están investigando el uso de impresión 3D y materiales biocompatibles para generar los 'andamios' que dan forma a los órganos humanos. Las células cultivadas utilizarían esa forma para organizarse y, después de crecer en una incubadora, el órgano estaría listo para el trasplante.

Pero según los científicos que han desarrollado esta nueva tecnología de impresión 3D acelerada, uno de los grandes problemas en este proceso es el tiempo de impresión. Cuanto más se tarda en imprimir una estructura, dicen, más sufren la materia orgánica y las células, que terminan por dañarse o morir. Por eso es tan importante encontrar una manera de recortar el tiempo de proceso.

Según el Dr. Chi Zhou —coinventor y profesor asociado de ingeniería industrial en la Universidad del estado de Nueva York en Buffalo—, la lentitud de la tecnología actual es una de las razones que hacen imposible la impresión 3D de órganos complejos.

Zhou afirma que su “método permite la impresión rápida de modelos con hidrogel (...) reduciendo significativamente la deformación y las heridas celulares causadas por la exposición prolongada al estrés medioambiental que se observan en métodos de impresión 3D convencionales”. Hay otras tecnologías de impresión con hidrogel —un material biocompatible que se usa para cosas como la creación de lentes de contacto—, pero la suya elimina el problema del tiempo de impresión.

Otro de los grandes escollos en la fabricación de órganos es el tamaño

Su mecanismo consigue pasar de las varias horas actuales a solo unos minutos, como muestra el vídeo sobre estas líneas. Con los métodos de fabricación actuales, fabricar ese objeto tarda nueve horas. Con su nuevo método de impresión, solo tardaron nueve minutos. Eso es poco más del 1% del tiempo original.

En el estudio científico —publicado en 'Advanced Healthcare Materials'—, el equipo de investigadores también afirma que otro de los grandes escollos en la fabricación de órganos es el tamaño. Los métodos actuales no llegan al tamaño necesario para conseguir retales de tejidos para reparar órganos, mucho menos generar órganos completos.

La revolución médica de la producción de órganos

Zhou y su equipo dicen que su método no es capaz de construir este tipo de órganos todavía, pero sí nos acerca al objetivo final, una capacidad que revolucionará la medicina a escala planetaria.

Según la profesora Iris Rivero, que dirige el departamento de Ingeniería Industrial y Sistemas del Rochester Institute of Technology, la impresión 3D es la clave para poder satisfacer la demanda de órganos que hay en el planeta, salvar de la muerte segura a cientos de miles y mejorar la calidad de vida de millones. Y además, ahorrar dinero al sistema de salud y la sociedad en general, una consecuencia lógica de la eliminación de costes asociados al cuidado y medidas que requieren las personas afectadas por dolencias que pueden solucionarse con trasplantes.

El problema de las donaciones sigue abierto. La tasa de muertes por falta de órganos en Europa estaba en 12 personas al día en 2010, unos datos que no han cambiado mucho desde entonces. En Estados Unidos, donde la tasa de trasplantes por habitante es mucho mayor que en Europa, hay ahora mismo una lista de espera de unas 144.000 personas que podrían morir si no reciben una donación. La tasa norteamericana de donaciones por millón de personas es de 114,4, por los 67,1 de Europa (España está ligeramente por delante de Estados Unidos, con 114,7).

placeholder En el futuro, este órgano trasplantado no será fruto de una donación.
En el futuro, este órgano trasplantado no será fruto de una donación.

Cuando finalmente podamos imprimir órganos de todo tipo, desde corazones e hígados a riñones o estómagos, todo este problema desaparecerá. Se solucionarán situaciones de vida o muerte de millones de personas en todo el planeta con solo pulsar un botón y esperar unos minutos antes de poner a alguien en la mesa de operaciones.

Pero, y esto quizá sea aún más importante porque afectará la vida de cientos de millones y sus familiares, esa revolución médica abrirá la puerta a mejorar la calidad de vida de aquellas personas que, aunque no estén en peligro de muerte, viven constantemente afectadas por fallos en sus órganos y problemas crónicos. Problemas que impiden vivir con dignidad o, sencillamente, con la misma libertad y plenitud vital que un ser humano en perfectas condiciones físicas.

Por desgracia, aunque no queda demasiado para comer chuletones y churrascos 3D, todavía nos queda mucho para ver un hígado 3D implantado en una persona. Afortunadamente, seguimos avanzando rápidamente e inventos como este nos acercan más al objetivo de quitar la 'ficción' de la ciencia ficción.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Tecnología Impresión 3D Trasplante
El redactor recomienda