Semana de máximo de las perseidas: la mejor noche de agosto para ver la lluvia de estrellas
  1. Tecnología
  2. Ciencia
en sus grandes noches

Semana de máximo de las perseidas: la mejor noche de agosto para ver la lluvia de estrellas

Las lágrimas de San Lorenzo conforman la gran lluvia de meteoros del año por ser cuerpos incandescentes "muy brillantes" tras impactar en la atmósfera terrestre casi de manera frontal y a gran velocidad

placeholder Foto: Cómo y cuándo ver la lluvia de estrellas de las perseidas este verano (EFE)
Cómo y cuándo ver la lluvia de estrellas de las perseidas este verano (EFE)

El verano sirve en bandeja de plata el momento más idóneo para la observación de lluvias de meteoros, ya se trate de ojos aficionados o de una vista más acostumbrada al cielo nocturno. En este sentido, el mes de agosto es la mejor fecha para observar las estrellas fugaces, ya que en esta época se extienden dos de las lluvias de estrellas más conocidas y que más llaman la atención: las esperadas perseidas —también conocidas como las lágrimas de San Lorenzo, por la cercanía del evento al día de la festividad en honor al santo—, que tienen lugar sobre todo en el mes de agosto y cuyo máximo de actividad se dará esta semana; y las delta acuáridas, que comienzan a cruzar el firmamento en el mes de julio hasta mediados de agosto, coincidiendo con las perseidas.

"Desde el punto de vista observacional, es la lluvia de estrellas casi perfecta", comenta el astrónomo del Observatorio Astronómico Nacional (OAN), Mario Tafalla, al respecto de las lágrimas de San Lorenzo. "Es una lluvia de meteoros bastante brillantes que se puede observar durante toda la noche. La colisión de los meteoros que entran en la atmósfera de la Tierra es casi frontal, con lo cual entran muy rápido, es decir, se queman más, brillan más y son más azulados en la atmósfera", agrega al respecto. Desde el pasado 17 de julio, estas estrellas fugaces que proceden de la cola del cometa 109P/Swift-Tuttle —que cuenta con un diámetro de 26 kilómetros y es el mayor objeto que de forma periódica se acerca a la Tierra— se cruzan en el cielo conformando la que también es para la NASA la mejor lluvia de estrellas del año por sus meteoros "brillantes y muy rápidos". "Frecuentemente las perseidas dejan largas estelas de luz y color a su paso mientras recorren la atmósfera terrestre", explican asimismo desde la agencia espacial estadounidense.

A pesar de que esta lluvia de meteoros es tan solo la tercera gran lluvia del año si se clasifican estos fenómenos por la actividad de las estrellas fugaces —con un ritmo máximo de caída de 120 meteoros por hora, las cuadrántidas, que tienen lugar en enero, y las gemínidas, que ocurren en diciembre, se posicionan por delante de las perseidas—, el hecho de que las lágrimas de San Lorenzo coincidan en el tiempo con las noches de verano facilita más su visibilidad para quienes deseen observarlas. Además, este 2021, se dará una "situación favorable" para su observación por la baja luminosidad de la Luna, por lo que será un año "especialmente" bueno para verlas, en palabras de Tafalla, "algo que no pasa todos los años".

Pudiendo superar los 50 kilómetros por segundo, de ahí el que se trate de meteoros que dejan un rastro más llamativo en el firmamento, esta lluvia de estrellas estará visible hasta el próximo 24 de agosto, pero durante varias noches se espera su máximo de actividad. "Las mejores fechas serán del 11 al 12 de agosto y la madrugada del 12 al día 13, viernes", señala Mario Tafalla. Esta segunda noche es la fecha en la que los expertos marcan de forma más destacada en el calendario, aunque desde el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) informan que hasta el 14 de agosto se podrán ver de forma más destacada. "El máximo de actividad se espera para la noche del 12 al 13 de agosto, con lo cual esa será la mejor noche. El resto de madrugadas veremos bastante menos actividad. Si realmente queremos ver el espectáculo, hay que estar la noche del 12 al 13 de agosto", manifiesta por su parte Miquel Serra-Ricart, astrónomo del IAC y administrador del Observatorio del Teide.

Por ende, el mejor momento para observar las perseidas será esa madrugada, en la que discurrirán por el cielo una mayor cantidad de meteoros y a un mayor ritmo, que en condiciones excepcionales podría rozar los 200 cuerpos luminosos por hora de acuerdo con lo que indican desde el Instituto Geográfico Nacional (IGN), entre las 21:00 y las 24:00 horas, horario peninsular. No obstante, a pesar de que en esas horas se estima que se dará parte del máximo de actividad, desde la NASA apuntan que como pronto las perseidas se podrán ver a partir de las 22:00 horas. "Claramente vamos a querer esperar a que oscurezca", destaca el astrónomo del OAN. "Lo más importante es tener un cielo despejado, sin obstáculos y oscuro, eso es lo que va a hacer que la observación sea mejor o peor. El instrumento va a ser nuestro ojo y lo que necesitamos es contraste", concreta en este sentido.

"Se deberían ver mirando al cielo sin ningún esfuerzo, teniendo paciencia y buscando un lugar oscuro"

Quienes quieran observar estas lluvias de estrellas deben tener en cuenta que su observación será más fácil si la persona se desplaza a un área apartada de las luces de la ciudad, para lo que deberá ir preparada con una manta, un saco de dormir o la típica silla de jardín, ya que para cazar estrellas fugaces la mejor opción es tumbarse con la mirada apuntando al cielo. En menos de unos 30 minutos los ojos ya se adaptan a esa oscuridad. "Se deberían ver mirando al cielo sin ningún esfuerzo, teniendo paciencia y buscando un lugar oscuro", aclara Mario Tafalla acerca de la observación de esta lluvia de estrellas para aquellos aficionados que no quieran perderse la cita, a quienes apunta también que, si no se pueden observar las perseidas en el mejor momento, se mire al cielo nocturno "cuando se pueda". "Se tienen que ver prácticamente cualquier día de esta semana con un cielo oscuro, evidentemente", agrega.

Las delta acuáridas siguen en el firmamento

A la par que se desarrollará la que es considerada la lluvia de meteoros del año, en agosto se pueden avistar todavía los meteoros delta acuáridas que, según se sospecha, proceden del cometa 96P Machholz, en sintonía con lo que reportan desde la NASA, agencia que también explica que este astro se descubrió en el año 1986 y fue bautizado tras su descubridor Donald Machholz. Con un núcleo de unos 6,4 kilómetros de diámetro, que se asemejaría a la mitad del tamaño que teóricamente tenía el asteroide responsable de la extinción de los dinosaurios, este cometa orbita alrededor del Sol cada cinco años, aproximadamente.

Las delta acuáridas se pueden observar en el cielo nocturno desde mediados de julio, concretamente desde el día 12, tal y como indicó el Instituto Geográfico Nacional y se mantendrán en activo hasta el próximo 23 de agosto. A pesar de que estos meteoros se vislumbran con mayor visibilidad en el hemisferio sur al encontrarse su radiante más alto en el cielo —con ese término se denomina al punto del que parecen surgir todas las estrellas fugaces, que en este caso sería la estrella delta conocida por el nombre de Skat, alojada en la constelación de Acuario—, también son visibles en el hemisferio norte con una tasa de actividad algo más baja.

La pasada madrugada del 29 de julio se pudo ver esta lluvia de estrellas en su máximo apogeo, aunque lo cierto es que este 2021 costó más ver los meteoros por culpa de la presencia de la Luna, que dificultó la observación en cuanto apareció en el horizonte. En este sentido, desde la NASA recomendaron esperar a verlas durante la lluvia de estrellas de las perseidas. Aunque será "difícil", según lo que apunta Mario Tafalla, por la gran cantidad de perseidas que se verán en el cielo, las estrellas fugaces que se vean estas noches se podrán distinguir tranzando su trayectoria. "Depende de dónde estés mirando, pero si extrapolas la traza dejada por la perseida te darás cuenta de que acabas en el mismo punto, que es la constelación de Perseo, y claramente verás que hay otros meteoros cuya trayectoria es distinta porque su radiante es Acuario. Es fácil de distinguir por la trayectoria en el cielo", explica al respecto Miquel Serra-Ricart.

Para la lluvia de las delta acuáridas, es preferible mirar a medio camino entre el horizonte y el cenit, el punto más alto del cielo, a 45 grados de la constelación de Acuario si se localiza con facilidad. En suma a las lluvias de meteoros veraniegas, se podrán ver Júpiter y Saturno en el cielo. "Están empezando a salir por el este cuando se hace de noche, y van a estar toda la noche en el cielo. Se podrán ver perfectamente los planetas más grandes del sistema solar", explica Mario Tafalla.

Lluvia de estrellas
El redactor recomienda