Europa, una luna luminiscente: el satélite de Júpiter podría brillar en la oscuridad
  1. Tecnología
  2. Ciencia
LA LUNA DE JÚPITER PODRÍA ALBERGAR VIDA

Europa, una luna luminiscente: el satélite de Júpiter podría brillar en la oscuridad

Un nuevo estudio apunta que la cara oscura del satélite Europa, la luna de Júpiter, podría tener "luminiscencia estimulada por electrones"

Foto: El satélite Europa podría tener luminiscencia. EFE
El satélite Europa podría tener luminiscencia. EFE

Un nuevo estudio apunta que la cara oscura del satélite Europa, la luna de Júpiter, podría tener "luminiscencia estimulada por electrones".

Europa es un satélite muy similar en tamaño a la Luna terrestre. Se cree que podría albergar océanos subterráneos, una característica prometedora para los científicos que aseguran que estaríamos ante uno de los pocos cuerpos del sistema solar con el potencial suficiente para albergar vida.

Por su parte, Júpiter emite radiaciones magnéticas que, al chocar con la superficie congelada de Europa, provocarían un brillo con luz verde en la oscuridad, según el último estudio de la revista Nature Astronomy.

Foto: Foto de Europa, la luna helada de Júpiter, tomada desde la nave espacial Galileo. Foto:NASA.

Desde el Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA simularon cómo podría ser esa luz. Para ello, los investigadores dispararon electrones sobre muestras de hielo enriquecidas con el tipo de moléculas que creen que podrían encontrarse en Europa. Apuestan a que el mar subterráneo del satélite es rico en sales, que al mezclarse con el hielo e interactuar con la radiación que proviene de Júpiter podrían crear un brillo de distintas tonalidades.

El resplandor del hielo nocturno

"Si Europa no estuviera bajo esta radiación, se vería como se ve nuestra luna: oscura en el lado sombreado", ha asegurado Murthy Gudipati del JPL, autor principal del estudio. "El resplandor del hielo nocturno que se produce en Europa puede ser muy singular y diferente a cualquier otro fenómeno de nuestro sistema solar", ha afirmado.

"A simple vista, el resplandor se podría ver a veces ligeramente verde, azul o blanco"

La radiación varía, según ha explicado en un comunicado la NASA: "A simple vista, el resplandor se podría ver a veces ligeramente verde, azul o blanco", dependiendo de la composición de los hielos. "Encontramos que la presencia de cloruro de sodio y carbonato apagó la luminiscencia, mientras que la epsomita aumentó el brillo del hielo inducido por la radiación".

La investigación sobre el terreno

Para demostrar la posible luminiscencia de Europa, la NASA ha creado una cámara de hielo para pruebas ambientales de radiación y electrones de alta energía. Se denomina Ice-Heart y simula las condiciones de vida que pueden encontrarse en esta luna.

Sin embargo, pronto se podrá estudiar más de cerca. La Agencia espacial estadounidense ultima el envío de una sonda espacial a la zona: la Europa Clipper. Pretenden sobrevolar la zona a baja altitud para "mapear la composición química de la superficie del lado nocturno de Europa midiendo cuánto brillo de hielo se ve en diferentes regiones de longitud de onda", explican los investigadores en el estudio. La sonda también medirá la salinidad del océano de Europa y, a partir de ahí, descubrir sus distintas edades geológicas.

placeholder La NASA ultima el envío de una sonda espacial a la zona a Europa. Foto: EFE
La NASA ultima el envío de una sonda espacial a la zona a Europa. Foto: EFE

En la década de los 90, la Misión Galileo ya se fijó en Europa y en sus océanos de agua líquida. De confirmarse su existencia, la presencia de vida podría ser probable. Eso sí, no sería una vida como imaginamos. En la superficie de esta luna la temperatura ronda los -210 a -370 grados Fahrenheit (de menos 134 a menos 223 grados Celsius). Además, alrededor, tiene la magnetosfera de Júpiter.

Los planetólogos creen que tiene un potente campo magnético, miles de veces más intenso que la Tierra. De hecho, las auroras polares de este planeta son un centenar de veces más energéticas que las nuestras y, además, siempre están ahí y no como ocurre en nuestro planeta, donde estas luces se ve de forma esporádica.

Europa es una de las tres grandes lunas de este gigante gaseoso, junto con Ío y Garmínedes, pero se han estudiado más de 67 pequeños satélites. En Ío se encuentran volcanes activos y Garmínedes, por su parte, es el satélite más grande de todo el sistema solar (su tamaño supera incluso al de Mercurio).

NASA Júpiter Espacio
El redactor recomienda