LTT 9779 b, el exoplaneta que "no debería existir": años de 19 horas a 1.600 ºC
  1. Tecnología
  2. Ciencia
DOS ESTUDIOS ANALIZAN SUS CARACTERÍSTICAS

LTT 9779 b, el exoplaneta que "no debería existir": años de 19 horas a 1.600 ºC

Descubierto hace poco menos de un mes, dos equipos de investigadores han conseguido analizar las características de un exoplaneta realmente extraño por sus altas temperaturas

Foto: LTT 9779B, el exoplaneta que "no debería existir" tiene una temperatura de 1.500 ºC. (NASA)
LTT 9779B, el exoplaneta que "no debería existir" tiene una temperatura de 1.500 ºC. (NASA)

El ser humano cada vez quiere conocer más del mundo que le rodea y, posiblemente, el elemento más fascinante que tenemos a nuestro alrededor sean los planetas. Ahí es donde los astrónomos tienen un papel fundamental, pues gracias a las nuevas tecnologías consiguen descubrir todo tipo de estrellas, con características muy diversas, y que nos pueden ofrecer información muy valiosa sobre cómo se formó la Tierra. El último hallazgo que han llevado a cabo es realmente sorprendente: LTT 9779 b o el planeta que "no debería existir".

Hace poco menos de un mes, un equipo dirigido por James Jenkins, de la Universidad de Chile, conseguía descubrir este extraño planeta. LTT 9779 b es el primer exoplaneta descubierto de su tipo, al ser del tamaño de Neptuno, orbitar realmente cerca de su estrella y estar ubicado en un verdadero desierto estelar. No en vano, se encuentra tan cerca de ella que la orbita una vez cada 19 horas. Esa fue la principal razón que llevó a los expertos a tratar de analizar mucho más próximamente este planeta, llevándose una increíble sorpresa: pese a sus enormes temperaturas, el planeta cuenta con atmósfera propia.

Foto: representación artística del sistema planetario Próxima Centauri, con el exoplaneta recién descubierto, ''Próxima c (d). Foto: EFE

Han sido varios equipos científicos lo que han llevado a cabo diversos estudios para estudiar en profundidad a LTT 9779 b. El primer artículo que se ha realizado, publicado en 'The Astrophysical Journal Letters', ha sido dirigido por el astrónomo Ian Crossfield, de la Universidad de Kansas, donde han conseguido llevar a cabo el perfil de temperatura del exoplaneta. Lo lograron gracias al estudio de su energía térmica con luz infrarroja, lo que les ha permitido conocer sus grados exactos a pesar de encontrarse a 260 años luz de distancia.

"Por primera vez, medimos la luz proveniente de este planeta que no debería existir. Está tan intensamente irradiado por su estrella que su temperatura supera los 1.650 grados centígrados y su atmósfera debería de haberse evaporado por completo. Sin embargo, nuestras observaciones con el telescopio espacial Spitzer nos muestran su atmósfera a través de la luz infrarroja que emite el planeta", explicó Crossfield. "Es muy difícil explicar por qué este planeta no se convirtió en un núcleo de roca. No creo que podamos encontrar muchos más ejemplos como este orbitando en otras estrellas tan brillantes", afirmó.

Entre los resultados más curiosos que han hallado, radica en que la hora más calurosa del día para LTT 9779 b es exactamente el mediodía, a diferencia de lo que ocurre en la Tierra, donde es unas horas más tarde debido a que el calor llega a la atmósfera terrestre más rápido de lo que se irradia al espacio. "El planeta es mucho más frío de lo que esperábamos, lo que sugiere que está reflejando gran parte de la luz estelar incidente que lo golpea, presumiblemente debido a las nubes del lado del día", afirma el astrónomo Nicolas Cowan, del Instituto de Investigación de Exoplanetas de la Universidad McGill, en Canadá.

El segundo estudio llevado a cabo, y también publicado en 'The Astrophysical Journal Letters', fue realizado por la astronoma Diana Dragomir, de la Universidad de Nuevo México, basado en el estudio de la atmósfera del planeta. Su equipo analizó los eclipses secundarios, es decir cuando LTT 9779 b pasa por detrás de la estrella a la que orbita. Con ello, lo que se consigue es medir cómo se atenúa la luz y, así, comprender la estructura térmica de su atmósfera. Un planeta de características tan extrañas sigue despertando numerosas preguntas.

"Los Neptunos calientes son raros y uno en un entorno tan extremo como este es difícil de explicar, porque su masa no es lo suficientemente grande como para retener una atmósfera por mucho tiempo. Entonces, ¿cómo se las arregló? El LTT 9779 b nos hizo rascarnos la cabeza, pero el hecho de que tenga una atmósfera nos da una forma poco común de investigar este tipo de planeta, así que decidimos sondearlo con otro telescopio", afirma Dragomir.

Así, descubrieron que algunas de las longitudes de onda que estaba emitiendo eran absorbidas por moléculas que, probablemente, se trataban de monóxido de carbono. Ya se había encontrado esta situación en planetas calientes, pero en general se trataba de gigantes gaseosos, como Júpiter, que son más masivos y que utilizan su gravedad para retener su atmósfera. Hasta ahora, se pensaba que los planetas del tamaño de Neptuno no era suficientemente masivos para conseguir hacer esto. Ahora, los investigadores tratarán de descubrir por qué sucede algo tan inesperado en un planeta que, por sus características, no debería existir

Astronomía Espacio Investigación Calor Perfil Júpiter
El redactor recomienda