MENOS ASMA, MENOS URGENCIAS

Así mejoró la salud respiratoria de la ciudad que dijo adiós al carbón

El cierre y limpieza de plantas de carbón ha provocado que los índices de salud hayan mejorado en su población.

Foto: Una mujer usando un inhalador para el asma
Una mujer usando un inhalador para el asma

El estado de Kentucky, en Estados Unidos, ha sido durante mucho tiempo calificado como uno de los que más emisiones de dióxido de azufre y dióxido de nitrógeno tienen en el país. El cierre y limpieza de plantas de carbón ha provocado que los índices de salud hayan mejorado en su población.

Vivir cerca de una planta de carbón se ha demostrado, a través de estudios científicos, que provoca a la personas más síntomas asmáticos y otros problemas de salud respiratoria. Sin embargo, hasta ahora, ha sido difícil relacionar estas enfermedades directamente a la quema de carbón. Un cuasi-experimento único en la ciudad de Louisville ahora ha permitido demostrar esa relación como nunca antes se había hecho.

Entre 2013 y 2016, se cerró una planta eléctrica de carbón cerca de Louisville y otras tres instalaron controles de emisiones más estrictos, añadiendo depuradores, lo que redujo drásticamente las emisiones de dióxido de azufre y causando mejoras en la calidad del aire de la región.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Columbia utilizó modelos de emisiones a largo plazo y sensores digitales en inhaladores asmáticos para investigar las hospitalizaciones relacionadas con el asma a nivel de código postal y también problemas respiratorios a nivel individual. "Vimos alrededor de tres visitas y tres hospitalizaciones menos en emergencias por trimestre a nivel de código postal", señala Joan Casey, un científico de salud ambiental de la Universidad de Columbia, a Environmental Health News. "Eso se traduce en alrededor 400 visitas hospitalarias relacionadas con el asma evitadas por año en todo el condado", continúa.

Menos uso de inhalador

Los investigadores obtuvieron datos de 207 participantes antes y después de la instalación de equipos de reducción de emisiones, en las centrales eléctricas de carbón. La comparación de las personas antes y después de la reducción de la contaminación les permitió controlar factores como el socioeconómico, las condiciones subyacentes, la calidad del aire interior, la edad, etc., lo que es más difícil de hacer con los datos del hospital.

El cierre de la planta de carbón "se traduce en alrededor 400 visitas hospitalarias relacionadas con el asma evitadas por año en todo el condado"

En los meses siguientes a la instalación del depurador, Casey y sus colegas vieron una reducción promedio del uso de inhaladores de alrededor del 17 por ciento, con una disminución continua del uso tiempo después. "Muchos estudios han demostrado que las poblaciones que viven cerca de centrales eléctricas de carbón tienen tasas más altas de hospitalizaciones respiratorias", indicaCasey, "pero ha sido difícil atribuirlas directamente a las centrales eléctricas de carbón porque las comunidades pobres de color tienden a estar ubicadas más cerca de estas instalaciones en los Estados Unidos, y tienen una mayor carga de enfermedades como el asma y la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica".

Casey cree que su investigación vincula de manera más definitiva los ataques de asma y las visitas hospitalarias resultantes a las emisiones no verificadas de las centrales eléctricas de carbón. "Toda esa información junta nos convenció de que lo que estábamos viendo era probablemente real", concluye.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios