LAS ESTELAS DE CONDENSACIÓN, CLAVES

Cambiar la altitud de vuelo de los aviones reduce el impacto climático hasta un 59%

Una reducción de la altura de vuelo de unos 610 metros provoca que se reduzca el impacto en el clima de las estelas de condensación

Foto: Las estelas de condensación aumentan el efecto invernadero. Foto: EFE/Eddie Winstead.
Las estelas de condensación aumentan el efecto invernadero. Foto: EFE/Eddie Winstead.

Un descenso de la altitud a la que vuelan los aviones puede reducir el impacto medioambiental de sus estelas de condensación en un 59%, según un estudio realizado por científicos británicos y alemanes.

Conseguir que los aviones vuelen 610 metros más bajo podría reducir el impacto climático de la estela de condensación que dejan atrás en un 59 por ciento, algo que sólo tendrían que hacer el 2 por ciento de los vuelos, aquellos donde las estelas de condensación suelen producirse más habitualmente.

Las estelas de condensación se producen cuando el gas de escape caliente de los aviones se encuentra con el aire frío y de baja presión en la atmósfera. La humedad se condensa en el carbono negro de los humos, formando las partículas de hielo que vemos como rayas blancas en el cielo. Mientras que la mayoría de las estelas de condensación desaparecen en minutos, algunas pueden permanecer hasta 18 horas, mezclándose con otros rastros de aviones y nubes, algo que, que desplaza el equilibrio de temperatura de la Tierra a través de lo que se conoce como forzamiento radiativo y aumentando el efecto invernadero en el planeta.

Pocos vuelos "afectados"

"Según nuestro estudio, cambiar la altitud de un pequeño número de vuelos podría reducir significativamente los efectos climáticos de las estelas de condensación de la aviación", señala a Science Alert el ingeniero civil Marc Stettler, del Imperial College de Londres (Reino Unido).

"Una proporción realmente pequeña de los vuelos son responsables de la gran mayoría del impacto climático de las estelas de condensación"

Varios estudios anteriores han sugerido que las estelas de condensación y el forzamiento radiativo podrían estar calentando el planeta tanto como las emisiones de CO2 del combustible de los aviones, pero el impacto de las estelas de condensación es mucho más efímero y potencialmente más fácil de abordar. "Este nuevo método podría reducir muy rápidamente el impacto climático general de la industria de la aviación. Una proporción realmente pequeña de los vuelos son responsables de la gran mayoría del impacto climático de las estelas de condensación, lo que significa que podemos centrar nuestra atención en ellos", añade Stettler.

En su estudio, los investigadores analizaron datos de espacio aéreo japonés durante seis semanas, ejecutando modelos con aviones que volaban 610 metros más altos o 610 metros más bajos respecto de sus trayectorias de vuelo reales. Únicamente con un 1,7 por ciento de los aviones volando más bajo, los datos mostraron que se podría lograr un recorte en el forzamiento climático de estelas de condensación del 59 por ciento. Se consumiría algo más de combustible, pero los investigadores sostienen que sería compensado por una menor formación de estelas de condensación y se reduciría el efecto invernadero que producen.

Si a esto le añadimos la adopción generalizada de combustibles más limpios, con este descenso de altitud, la influencia del clima de estas estelas de condensación podría disminuir hasta en un 90 por ciento, según los investigadores.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios