Vivir junto a zonas verdes aumenta la esperanza de vida
  1. Tecnología
  2. Ciencia
DATOS DE 8 MILLONES DE PERSONAS

Vivir junto a zonas verdes aumenta la esperanza de vida

Por cada aumento del dos por ciento de la vegetación a 500 metros de la vivienda de cada persona, se reduce un cuatro por ciento su riesgo de morir prematuramente

placeholder Foto: Parque del Retiro (Madrid). Foto: EFE J.J. Guillén
Parque del Retiro (Madrid). Foto: EFE J.J. Guillén

Vivir próximo a zonas verdes disminuye las posibilidades de muerte y solo un pequeño aumento en la superficie con vegetación cercana ya contribuye a una disminución de este riesgo, según un estudio realizado por investigadores del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal).

En este estudio, publicado en la revista 'The Lancet Planetary Health', los investigadores de ISGlobal, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), han revisado una selección de investigaciones que analizaban la relación entre la mortalidad prematura y el vivir cerca de zonas verdes en las ciudades y que acumulaba datos de más de ocho millones de personas de siete países (Canadá, Estados Unidos, España, Italia, Suiza, Australia y China) a los que se hizo seguimiento durante siete años de media.

Foto: Foto: iStock. Opinión

Tomando en consideración estos datos, los investigadores concluyen que por cada aumento del dos por ciento de la vegetación a 500 metros de la vivienda de cada persona, se reduce un cuarto por ciento su riesgo de morir prematuramente.

Intervención política

Ese aumento de vegetación, para David Rojas, uno de los autores del estudio, "puede ser césped, un árbol, un huerto urbano, un parque o una pared vertical con plantas. No sabemos qué tipo de zona verde tiene más efecto a la hora de reducir la mortalidad, pero sí hemos visto que el factor importante es el incremento, sea del tipo que sea", explica

Tener zonas verdes cerca de casa favorece "la actividad física y también la interacción social"

Para Rojas, el estudio "es la síntesis más grande y completa realizada hasta ahora sobre espacios verdes y mortalidad prematura. Los resultados apoyan intervenciones y políticas que aumenten los espacios verdes como estrategia para mejorar la salud pública".

Tener zonas verdes cerca de casa favorece, además, "la actividad física y también la interacción social. Y está demostrado que cuanta más interacción social tienen las personas, menos posibilidad tienen de padecer enfermedades infecciosas, menos estrés, más equilibrio hormonal y mejora su sistema inmunitario", continúa Rojas.

Según los investigadores, los programas para incrementar las zonas verdes en las ciudades no solo son clave para promover la salud pública, sino también para aumentar la biodiversidad y mitigar los impactos del cambio climático, y, de esta manera, lograr que las grandes urbes sean más sostenibles y habitables.

Naturaleza Mortalidad Esperanza de vida Estrés
El redactor recomienda