ENCONTRADO EN ARGENTINA

El cráneo de una 'serpiente con patas' reordena la evolución de los reptiles

Hasta ahora, los científicos pensaban que culebras actuales descendían de una especie pequeña, ciega y excavadora. Pero este nuevo hallazgo lo pone en cuestión

Foto: En la imagen A, el cráneo de la 'rionegrina'. (Fernando Garberoglio/Science Advances)
En la imagen A, el cráneo de la 'rionegrina'. (Fernando Garberoglio/Science Advances)

El cráneo de una 'serpiente con patas'. Este ha sido el descubrimiento de un grupo de científicos en La Buitrera, una localidad de la provincia argentina de Río Negro, de la cual toma este ser prehistórico su nombre: 'Najash —término bíblico que en hebreo significa 'culebra'— rionegrina'.

Esta especie, de unos 95 millones de años de antigüedad (Cretácico Superior), es conocida desde principios del siglo XXI y en 2006 un estudio sobre su fisionomía se publicó en la revista 'Nature'. Años después, en 2013, un estudiante de paleontología de la Universidad de Buenos Aires descubrió varias vértebras del animal en una zona cercana a aquella en la que se ha producido este último hallazgo. Pero hasta ahora, su calavera era desconocida.

Al poder analizar desde hoy su cráneo —que comparte un hueso con los lagartos—, los investigadores podrán seguir abanzando en el estudio de la evolución de los reptiles, especialmente en lo referido a la pérdida de las extremidades de algunos de ellos (como sucede con las serpientes) y el desarrollo de estructuras óseas faciales altamente especializadas.

El hallazgo apunta a que los antepasados de las serpientes modernas eran especies "de gran cuerpo" y no "pequeños gusanos excavadores"

Porque una de las teorías manejadas hasta ahora expone que las culebras actuales derivan de las 'scolecophidians', una especie "excavadora, con forma de gusano y boca pequeña, a la que se considera la serpiente viva más primitiva", como ha explicado en un comunicado Fernando Garberoglio, autor principal del estudio publicado en 'Science Advances' [y disponible aquí].

Imagen de archivo de los restos de una 'najash', en los que se aprecian sus patas. (Wikimedia Commons)
Imagen de archivo de los restos de una 'najash', en los que se aprecian sus patas. (Wikimedia Commons)

Pero este nuevo material fósil muestra que los cráneos de la 'Najash' no se parecen mucho a los de las escolecófidas, sino más a las especies actuales, debido a su boca grande, sus articulaciones faciales móviles y sus dientes afilados. No obstante, las 'rionegrinas' también compartían algunas características, como el citado hueso, con los lagartos.

"En resumen, (el hallazgo) nos dice que las serpientes ancestrales eran más similares a algunos de sus parientes cercanos, como los dragones de Komodo", añaden los estudiosos. "Y esto está muy lejos de la idea de que podrían haber evolucionado de antepasados ​​pequeños, ciegos, con forma de gusano y boca pequeña".

Además, la calavera recién encontrada en la Patagonia revela que las serpientes poseyeron estas dos minúsculas patas traseras durante más tiempo del que, hasta ahora, se creía. Por tanto, no eran solo un vestigio transitorio; "eran más útiles de lo que pensábamos", exponen los autores.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios