Un sapo que parece y actúa como una serpiente para sobrevivir
  1. Tecnología
  2. Ciencia
IMITA SU SONIDO AMENAZANTE

Un sapo que parece y actúa como una serpiente para sobrevivir

La estrategia de "mimetismo batesiano" está presente en otros grupos de animales, pero es la primera vez que se descubre entre los sapos

Foto: Sapo andino. Foto: EFE Gabriela Bittencourt
Sapo andino. Foto: EFE Gabriela Bittencourt

Un sapo africano ha encontrado la manera de sobrevivir a sus depredadores. Científicos de la Universidad de Texas en El Paso (Estados Unidos) han descubierto que los sapos gigantes congoleños logran parecerse a una serpiente venenosa y actúan como ella con el fin de preservar su existencia.

Esta estrategia, que se conoce entre los científicos como "mimetismo batesiano", está presente de manera habitual en otros grupos de animales, pero es la primera vez que se descubre entre los sapos.

Foto: Marsupio, orejas de murciélago y piel de rana: así sería el cuerpo humano perfecto

"Este es el primer ejemplo en el mundo, del que somos conscientes, de una rana que intenta imitar a una serpiente venenosa", sostiene Eli Greenbaum, del departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad de Texas en El Paso (UTEP). "Es raro que las ranas participen en un complejo de imitación en general".

Descubrimiento casual

El sapo en el que se ha descubierto esta peculiar estrategia es el sapo gigante congoleño (Sclerophrys channingi), que se encuentran sólo en la República Democrática del Congo. Y el descubrimiento comenzó de la manera más casual, según nos cuenta New Scientist.

"Este es el primer ejemplo en el mundo de una rana que intenta imitar a una serpiente venenosa"

En 2017, Greenbaum estaba dando una conferencia de genética y mostró una fotografía de un sapo gigante congoleño. Al final de la clase, una estudiante llamada Theresa Edmondston se le acercó para decirle que guardaba serpientes venenosas como mascotas y que la foto se parecía a la cabeza de uno de sus favoritas: una víbora de Gabón (Bitis gabonica).

Tanto Edmondston como Greenbaum decidieron investigar la similitud entre ambas especies. "Se hizo evidente con el tiempo que, sí, había una similitud muy intrigante", afirma el profesor de UTEP.

La cabeza de la serpiente tiene un patrón distintivo en la parte superior y posterior, y la espalda del sapo parecía imitar esto. Al mismo tiempo, la última pista la obtuvieron del Centro de Investigación de Ciencias Naturales en Lwiro, República Democrática del Congo.

Allí, Chifundera Kusamba, uno de los investigadores del centro, relató a Greenbaum que se cruzaba con un tipo de animal, similar al descrito, que soltaba un pequeño silbido, que sonaba como un globo al desinflarse. Greenbaum inmediatamente se dio cuenta de que estos podrían ser los sapos imitando el silbido amenazante de la víbora de Gaboon.

Aprender de las serpientes

El equipo también ha descubierto que los sapos tienden a vivir junto a las víboras, lo que tiene sentido: un sapo que vive en una zona libre de víboras no asustaría a ningún depredador porque no estaría familiarizado con la amenaza del veneno.

Igualmente, los sapos gigantes congoleños tienen una piel inusualmente lisa, especialmente en la espalda. "Creo que eso es parte del engaño, para que parezcan la cabeza de estas víboras", comenta Greenbaum.

Animales Biología Noticias de África RD Congo
El redactor recomienda