EL INFORME HABLA DE CONSECUENCIAS EN 20 AÑOS

Así afectará el cambio climático a España: pobres en agua y con más enfermedades

El último informe, que se presenta este jueves en Barcelona, pronostica que antes de que acabe el siglo XXI habrá más de 250 millones de personas con problemas de acceso al agua

Foto: Así afectará el cambio climático a España: pobres en agua y con más enfermedades. (EFE)
Así afectará el cambio climático a España: pobres en agua y con más enfermedades. (EFE)

El cambio climático puede afectar gravemente a España. Los principales expertos que analizan las condiciones de vida del planeta auguran que, de aquí al año 2100, la temperatura de la atmósfera subirá en 2º centígrados de media. Dicho así no parece demasiado, pero lo cierto es que las consecuencias pueden ser devastadoras: no en vano, el último estudio asegura que los países del Mediterráneo serán pobres en agua y más susceptibles a las plagas de enfermedades.

El informe que se presenta este jueves en Barcelona, llamado 'Los riesgos vinculados a los cambios climáticos y ambientales en la región mediterránea', confirma los graves problemas a los que nos podemos enfrentar los países de la zona. Ochenta científicos han sido los encargados de analizar todas las variables, asegurando que la principal dificultad a la que nos enfrentaremos está directamente relacionada con la falta de recursos hídricos, lo que provocará un efecto en cadena.

Los expertos auguran que, de aquí a poco menos de veinte años, tendremos entre un 2 y un 15% menos de disponibilidad de agua dulce, lo que dará lugar a que más de 250 millones de personas sean pobres en agua, es decir, que tengan menos de 1.000 metros cúbicos de agua por habitante y año. O, lo que es lo mismo, nos enfrentaremos a un mayor periodo de sequías, de mayor duración y mucho más intensas que las que conocemos en la actualidad, según informa 'La Vanguardia'.

"La insuficiente disponibilidad de agua por habitante en el sudeste de España y de las costas del sur de Mediterráneo podría situarse por debajo de los 500 metros cúbicos por habitante y año, una situación de penuria de agua a la que se podría llegar en un futuro cercano", señala el informe. Y es que el aumento de la temperatura en la atmósfera provoca que haya menos lluvias, que los científicos calculan entre el 10 y el 15% en la parte noroeste de España.

El cambio climático no solo provoca que haya menos lluvias, sino que genera que los eventos meteorológicos sean mucho más severos, como es el caso de tifones o inundaciones. Y ambos elementos combinados tienen una clara lectura: el aumento del número de mosquitos en la zona, especialmente aquellos que se encargan de transmitir enfermedades contagiosas como es el caso del mosquito tigre, por lo que las pandemias pueden ser mayores.

No en vano, en las últimas fechas se han dado en Europa una serie de enfermedades que estaban completamente eliminadas desde hace siglos. Sin ir más lejos, hace dos veranos hubo plagas de chikungunya en Francia e Italia y, yendo algo más atrás, nos encontramos con casos de dengue en Croacia, Francia y también España. La falta de recursos hídricos generará que crezcan las enfermedades, especialmente el virus del Nilo Occidental, al que los científicos consideran potencialmente peligroso.

Un aumento de hasta 3,8 grados

"En la región mediterránea, las temperaturas anuales medias son hoy aproximadamente 1,5 ºC superiores a las de la época preindustrial (1880-1899) y superiores a las de las tendencias mundiales en materia de calentamiento. Si no hay medidas de atenuación suplementarias, la temperatura regional aumentará unos 2,2 ºC en esta región de aquí al 2040; e incluso podría llegar hasta los 3,8 ºC en algunas subregiones de aquí al 2100", continúa el escrito.

Pero la situación se complica porque el cambio climático tendrá un efecto dominó en otros factores: puede ser un factor de conflicto por controlar los recursos hídricos, lo que puede generar el incremento de guerras; la falta de alimento en el mar provoca la sobrexplotación de la pesca; la seguridad alimentaria se verá comprometida por la falta de lluvia; y los ecosistemas se verán gravemente dañados ante el escaso agua disponible.

Por todo ello, el gran reto a corto plazo pasa por reducir drásticamente todo tipo de elementos que den lugar al cambio climático, al mismo tiempo que se llevan a cabo políticas preventivas para conseguir adaptarse a los cambios que están por venir. La falta de agua dulce puede generar un importante problema planetario de aquí a final de siglo: el aumento del calor, la falta del líquido elemento y el incremento de enfermedades infecciosas pueden provocar un antes y un después en la Tierra.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios