AUNQUE SE ENCUENTRA BIEN Y FUERA DE PELIGRO

El corazón de un hombre se prende fuego durante una operación

La filtración de la anestesia al aire provocó un ambiente muy volátil y una chispa procedente de un cauterizador hizo el resto

Foto: Un cúmulo de circunstancias provocó que el paciente estallara en llamas durante la operación
Un cúmulo de circunstancias provocó que el paciente estallara en llamas durante la operación

Un cúmulo de circunstancias ha provocado un hecho casi sin precedentes en un quirófano: el corazón de un paciente de 60 años ha ardido durante una operación en Australia. Afortunadamente, el hombre estaba sedado con anestesia general y no se enteró de nada de lo sucedido, pero el equipo médico tuvo que vérselas con una situación muy poco frecuente.

La cirugía estaba programada para reparar un pequeño desgarro en la aorta. Sin embargo, hubo una primera complicación: el paciente había sido operado con anterioridad en otro centro hospitalario de un problema pulmonar y tenía el pulmón derecho agrandado, con varias ampollas llenas de aire conocidas como flictenas.

Tal y como explica Science Alert, los cirujanos tenían que partir el esternón para llegar hasta su corazón, pero el pulmón se había pegado al esternón. Pusieron todo el cuidado en no tocar ninguna de esas bolsas de aire, pero finalmente perforaron una de las flictenas del pulmón del que comenzó a salir aire.

No es el primer caso

Para contrarrestar esta difícil situación se aumentó el flujo de oxígeno con anestesia al doble de lo habitual, pero los médicos fueron capaces entonces de percibir el olor del sevoflurano de la anestesia saliendo del pulmón del paciente, por lo que la filtración era importante. Ese anestésico se mezcló con una fuerte concentración de oxígeno lo que provocó que las condiciones fueran muy volátiles.

Sólo se conocen siete casos anteriores similares a éste (Reuters/Luisa Gonzalez)
Sólo se conocen siete casos anteriores similares a éste (Reuters/Luisa Gonzalez)

Pero como sucede en toda concatenación de circunstancias, faltaba aún un problema más por aparecer en el quirófano. Además de la enorme cantidad de gases inflamables que había en ese momento en la sala de operaciones, los cirujanos estaban usando un cauterizador, un dispositivo para sellar o cauterizar las heridas a base de calor.

Según han explicado los médicos, el dispositivo estaba demasiado cerca de un paquete quirúrgico seco que estaba cerca del pecho del paciente. Una chispa del cauterizador fue a parar al paquete quirúrgico seco lo que unido a la cantidad de oxígeno y sevoflurano que había en el aire provocó que el paciente estallara en llamas.

No es la primera vez que un evento como este se produce en un quirófano: se conocen al menos siete casos anteriores a éste

Los cirujanos, que han participado en el Congreso de Euroanestesia que se ha celebrado estos días en Viena, explican que el incendio fue "extinguido de inmediato sin que el paciente sufriera ninguna lesión. El resto de la operación transcurrió sin incidentes y tuvo una reparación exitosa de desramificación de su aorta y arco ascendentes".

No es la primera vez que un evento como este se produce en un quirófano: se conocen al menos siete casos anteriores a éste, tres relacionados con una cirugía torácica y los otros cuatro durante una operación de bypass. El paciente se recupera satisfactoriamente y no se teme por su salud.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios