premio fronteras del conocimiento 2019

Jeffrey Gordon, el científico que firmó la paz con las bacterias: "Son amigas, no enemigas"

El investigador de la Universidad de Washington fue el primero en demostrar la importancia del microbioma intestinal en enfermedades como obesidad y diabetes o en la malnutrición infantil

Foto: Gordon, en su laboratorio (FBBVA)
Gordon, en su laboratorio (FBBVA)

El 99% de las bacterias que tenemos en el cuerpo están en el estómago y en el intestino, es lo que se conoce como el microbioma. Hace años, sugerir a alguien que estaba plagado de microbios equivalía a decirle que iba a enfermar. Hoy, gracias al trabajo del biólogo estadounidense Jeffrey Gordon, sabemos que no es así. La función principal de las bacterias y los microbios de nuestro organismo es evitar las enfermedades y no provocarlas.

Gordon lleva años a las puertas del premio Nobel, prácticamente lo único que le falta para poner el broche a una brillante carrera científica. El penúltimo paso ha sido ganar el premio Fronteras del Conocimiento en la categoría de Biología y Biomedicina que entrega la Fundación BBVA.

Poca gente lo habría predicho cuando empezó a investigar en un campo tan aparentemente oscuro y aburrido como las bacterias intestinales, pero hoy el trabajo de Gordon y su equipo ha abierto la puerta a una nueva comprensión del organismo humano y, de paso, al tratamiento de enfermedades que hasta ahora se encontraban en un callejón sin salida.

"La mayor parte de la gente piensa en los microbios en términos bélicos, como enemigos, cuando en realidad son amigos", ha explicado el biólogo a través de Skype tras el anuncio del premio. Gordon no suele prodigarse fuera de la Universidad de Washington (Saint Louis, Missouri) ni en medios de comunicación, por lo que conviene aprovechar la oportunidad de hablar con el pionero de esta disciplina, autor de más de 500 artículos de investigación y padre espiritual de la bacteria 'Parabacteroides gordonii'.

Cada persona tiene una firma bacteriana única

"Mientras otros pensaban en el desarrollo de nuestros órganos, nosotros lo hacíamos en el desarrollo de nuestro microbioma y su influencia en las enfermedades", explica el biólogo. Pronto, descubrieron que todos esos billones de bacterias no estaban en nuestro intestino para nada, y aquellos niños que crecían con un sistema microbiótico mal desarrollado eran más proclives a sufrir determinadas patologías inmunes o inflamatorias. "El microbioma es una de nuestras herramientas de defensa".

Todo empezó cuando, experimentando con ratones, descubrió que los roedores no eran capaces de asimilar ciertos alimentos si se les privaba de una bacteria. Esto les llevó a establecer una relación en 2004 entre el ecosistema bacteriano y la formación de tejido adiposo y, en 2005, a escribir el artículo que lo cambiaría todo, el Proyecto Microbioma Humano echaba a andar con las siguientes palabras: "Nuestros cuerpos adultos portan diez veces más microbios que células humanas..."

Gordon, en su despacho (FBBVA)
Gordon, en su despacho (FBBVA)

"Cada persona tiene una firma bacteriana única", dice hoy Gordon, a quien se le han abierto docenas de frentes que poder abordar con el nuevo conocimiento que tenemos sobre el microbioma: diabetes, obesidad, desnutrición infantil o resistencia de las bacterias a los antibióticos, un problema que provoca en España más muertes que los accidentes de tráfico.

"Los antibióticos son uno de los mayores inventos del siglo XX, han salvado millones de vidas", explica Gordon a Teknautas. "La pregunta es cuáles son las consecuencias sobre la flora intestinal de un uso promiscuo de antibioticos. Ciertamente hay evidencias de que su aplicación está teniendo consecuncias no deseadas como la resistencia antibiótica, que es parte del intercambio normal de genes entre organismos pero está provocando muchos problemas tanto en hospitales como en otras comunidades, y tambien hay evidencias de que el incremento en el uso de antibióticos está teniendo un efecto en la pérdida de riqueza y diversidad en la flora microbiana, lo que a su vez tiene una relación con un aumento de desórdenes inmunológicos", dice el nuevo premiado.

Sin embargo, Gordon es optimista en cuanto a la aplicación de sus propias investigaciones. "Creo que al ser más conscientes del efecto de la microbioma en varios aspectos de nuestra fisiología nos hará más cuidadosos y reflexivos en el uso de estos antibióticos", concluye.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios