parques y colinas, mejores opciones

'Lágrimas de San Lorenzo': verlas en las grandes ciudades también es posible

Para ver las lluvias de estrellas se recomienda siempre alejarse de los núcleos urbanos. Sin embargo y a pesar de la contaminación lumínica, también es posible verlas en las ciudades

Foto: Noche de Perseidas (EFE)
Noche de Perseidas (EFE)

Las Perseidas, también conocidas como lágrimas de San Lorenzo, son las protagonistas de la lluvia de estrellas más esperada del año. Desde el jueves, 10 de agosto, todo el mundo mira hacia el cielo durante dos o tres noches deseando que una de esos meteoros haga cumplir su sueño. Aunque para muchos ciudadanos, el principal deseo de estos días es simplemente llegar a verlas. La contaminación lumínica es uno de los principales enemigos de este tipo de fenómenos. Es ella la que ha hecho de Madrid una ciudad bajo un cielo naranja en el que jamás hay estrellas, o de Valencia una de las ciudades más contaminadas de España.

La iluminación en las zonas urbanas es imprescindible, pero en algunas ciudades en España son, ciertamente, exageradas. Según el mapa interactivo Light Pollution Map, Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla son de las cuatro con más contaminación lumínica y, por ello, con mayores dificultades para poder observar no sólo las estrellas, sino cualquier tipo de fenómeno astronómico nocturno.

Este año hay que tener en cuenta, antes de trasladarnos a cualquier punto para buscar estrellas fugaces en el cielo, que han pasado tan sólo tres días desde la última luna llena, por lo que la luz será un obstáculo para la tarea de observación. A pesar de la luna menguante, si el tiempo no lo impide el mejor día para ver la lluvia de estrellas será la noche del 12 al 13 de agosto, según el Observatorio Astronómico Nacional, si bien desde esta misma noche, de 11 a 12 de agosto, ya serán más que visibles. La duda se plantea, no obstante, con el lugar elegido para la actividad. Ver las estrellas en el campo, en un pequeño pueblo de la montaña o en una alejada playa es lo ideal, ¿pero qué ocurre con los que también quieren ver las estrellas desde las grandes urbes?

Contaminación lumínica en España (Light Pollution Map)
Contaminación lumínica en España (Light Pollution Map)

Madrid

De sobra son conocidos los letreros luminosos de la Gran Vía, el enorme despliegue de cartelería iluminada de la capital y las innumerables farolas que hacen que la ciudad de Madrid esté siempre despierta. Pero a pesar de que todos ellos forman parte de la idiosincrasia de la ciudad y no deben faltar en ninguna postal, son los principales enemigos de las noches estrelladas. Salvo el viernes, 10 de agosto, que estará nublado, el resto de días de máxima actividad en la capital los cielos estarán despejados. Ahora sólo hay que buscar sitios alejados de los grandes núcleos urbanos para poder acomodarse y disfrutar de la lluvia de meteoros:

  • Parque de las Siete Tetas: así es como se conoce al parque del Cerro del Tío Pío, ubicado en el distrito de Puente de Vallecas. Y así se le conoce por la disposición de sus colinas desde donde, según dicen, se puede ver una de las mejores panorámicas de la ciduad. Su altitud y la —relativa— lejanía del centro de la ciudad favorecen la observación de todo cuanto ocurre en el universo.
  • Templo de Debod: si bien está situado en pleno centro, con lo que ello conlleva, es uno de los lugares más bellos de la ciudad para mirar al cielo. Si la suerte y el tiempo acompañan, este parque es la zona más céntrica desde la que se pueden intentar ver las 'lágrimas de San Lorenzo'.
  • Casa de Campo: al igual que el Cerro del Tío Pío, ésta es una de las mejores opciones por la distancia que mantiene con la ciudad. Con más de 1.700 hectáreas, es el mayor parque público de la ciudad y un área a tener en cuenta para tratar de ver las estrellas, no sólo en agosto, sino cualquier día del año.
  • Sierra Noroeste: para los que tengan la posibilidad, la mejor opción es, siempre, subir la montaña. En los distintos pueblos de la Sierra de Guadarrama se verán con mucha más facilidad que en la ciudad, donde se pierde un gran porcentaje de los meteoros.
Templo de Debod, en Madrid (EFE)
Templo de Debod, en Madrid (EFE)

Barcelona

La ciudad condal tendrá cielos nublados durante todo el fin de semana y no se liberará de las nubes hasta el lunes. No obstante, si la concentración de nubes en el cielo no lo impide, desde la ciudad de Barcelona también podrán observarse las Perseidas.

  • Monte Tibidabo: sin lugar a dudas, el monte Tibidabo es la mejor opción para realizar cualquier actividad de observación astronómica. Con 512 metros de altura, el Tibidabo es la cima más alta de la sierra de Collserola y desde él se puede ver una de las mejores panorámicas de la ciudad condal. Además, en él se encuentra el Observatori Fabra, donde todas las noches de junio a septiembre —a excepción de los lunes— se organizan las 'Sopars sota les estrelles', cenas con visita y observación astronómica incluida.
  • Palacio Nacional: otra opción dentro de la ciudad es subir caminando las escaleras frente a la Plaça d'Espanya hasta el Palacio Nacional, ubicado en la montaña de Montjuic, frente a la Fuente Mágica de la ciudad.
  • Las salidas a los alrededores de la ciudad son otra opción, sólo apta para aquellos que dispongan de vehículos para trasladarse: en este caso, las mejores opciones son el parque natural de Montseny, ubicado a una hora de la ciudad, o el observatorio del Garraf, a la misma distancia.
Palacio Nacional en la montaña de Montjuic, Barcelona (EFE)
Palacio Nacional en la montaña de Montjuic, Barcelona (EFE)

Valencia

El tiempo en Valencia también puede convertirse en un obstáculo. Sin embargo, la noche del sábado al domingo, la de mayor actividad durante la lluvia de estrellas de San Lorenzo, será la más despejada.

  • Playa de la Malvarrosa: si bien las ciudades no son amigas de la observación estelar y ciertamente la contaminación lumínica en Valencia es muy alta, esta ciudad tiene un excelente punto para poder ver las estrellas: sentado a la orilla del mar, la playa de la Malvarrosa es la mejor opción para disfrutar de las 'lágrimas de San Lorenzo' este verano.
  • Colina Mirador: se trata de una de las cuatro áreas en que se divide el parque de Cabecera. Rodeado de naturaleza, este parque es, quizás, una de las mejores áreas para poder disfrutar de este fenómeno.
  • Además de la de la Malvarrosa, hay otras playas de la ciudad donde las posibilidades de ver las estrellas son infinitamente mayores a otras zonas del casco urbano, como las de Pinedo o El Puig.
  • Alejándose de la ciudad, una excelente opción es acercarse hasta la localidad de Ayora. Tumbados boca arriba junto al castillo, que se encuentra a más de 500 metros sobre el nivel del mar, la lluvia de estrellas puede convertirse en una experiencia excepcional.

Sevilla

Sevilla es una de las ciudades con más iluminación y que tiene más dificultades para poder disfrutar de este fenómeno. No obstante, la provincia sevillana cuenta con una considerable cantidad de localidades 'starlight', como Almadén de la Plata, Constantina, El Pedroso o Cazalla de la Sierra.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios