Es noticia
Menú
'The Last of Us': la serie de TV que ha conseguido romper la maldición de los videojuegos
  1. Tecnología
una de las producciones del año

'The Last of Us': la serie de TV que ha conseguido romper la maldición de los videojuegos

La última producción de HBO consigue de momento el aplauso unánime del público. Los fans de la saga respaldan el resultado, algo que no siempre ocurre cuando se intenta llevar un juego a la gran pantalla

Foto: Fotograma de 'The Last of Us'. (HBO Max)
Fotograma de 'The Last of Us'. (HBO Max)
Las claves
placeholder Estas series fueron fulminadas de internet, pero ahora van a poner patas arriba el 'streaming'

The Last Of Us, que en una traducción gruesa al castellano sería algo así como Los últimos de los nuestros, es uno de los primeros títulos que recomendaría a alguien que por primera vez en su vida tuviese una PlayStation entre manos. Este título, desarrollado por el estudio Naughty Dog para Sony en exclusiva, marcó un antes y un después en la industria y se convirtió por méritos propios en uno de los fenómenos de este sector la pasada década, entre otras cosas, por el aroma cinematográfico que incluía la historia basada en el destino de Ellie y Joel, los dos personajes protagonistas.

Foto: Escena de la serie 'The last of us'. (HBO Max)

En 2023 se cumplen 10 años desde que fuese estrenado por primera vez para la PS3. Fue un éxito instantáneo y eso se refleja en cómo la empresa nipona ha estirado el chicle desde su estreno. No tardó en remozarse para la PlayStation 4, que también fue la plataforma que sirvió, en 2020, para poner en circulación la segunda entrega de la saga, que se convirtió en el juego del año para muchos críticos. La nueva entrega de esta aventura posapocalíptica en la que un hongo ha dejado la humanidad en mínimos llegó en plena pandemia, lo que hizo que muchos lo interpretasen como un ensayo brutal sobre el covid.

Con la entrada en juego de la PlayStation 5 en noviembre de ese mismo año, sus responsables lo vieron claro: había que remasterizar el desarrollo original para la nueva máquina. Algo que ocurrió en 2022. Aprovechando la potencia y rendimiento de la nueva generación, los de Naughty Dogs hicieron un trabajo espectacular, consiguiendo que un juego entrado en años pareciese contemporáneo. Ahora se puede jugar la primera entrega, luego a la segunda y que parezca que han sido ideados al mismo tiempo.

Una adaptación fiel

Ahora, The Last of Us vuelve a ser noticia. Y lo es por su salto a la televisión, de la mano de HBO, que parece haberse sumado el primer gran tanto de 2023 del gremio del streaming con su estreno. La serie se estrenó el pasado lunes y de momento parece haberse ganado el favor de muchos espectadores. Pero más importante ha conseguido lo que otras series y películas basadas en videojuegos no han conseguido: no enfadar a su gruesa legión de seguidores. Algo que ha ocurrido prácticamente siempre que Hollywood se ha metido en este berenjenal.

Ocurrió cuando Anabel Jankel y Rocky Morton intentaron hacer Super Mario Bros en 1993 con actores de carne y hueso. Pasó cuando Netflix se propuso hacer de The Witcher 3, uno de los mejores juegos de los últimos años, un superéxito. Aquella apuesta acabó pasando desapercibido entre el público, cosechando valoraciones mediocres y más pena que gloria. Sucedió cuartas partes de lo mismo con Resident Evil. Y ocurrió más recientemente con la serie Halo, estrenada en 2022 y que contó con Steven Spielberg entre bambalinas. Incluso aunque haya productos que han funcionado, como puede ser Uncharted o Detective Pikachu, ninguno de ellos ha sido capaz de destacar enormemente.

placeholder Otro momento de 'The Last of Us'. (HBO Max)
Otro momento de 'The Last of Us'. (HBO Max)

El mérito de The Last of Us no es solo que no haya generado ninguna polémica entre sus fans, es que ha generado un consenso bastante generalizado sobre lo redonda que ha resultado esta producción. Solo hace falta echar un vistazo a IMDB, una de las principales páginas de reseñas de productos audiovisuales, donde ha logrado un 9,4 sobre 10 con base en 64.000 opiniones. En Rotten Tomatoes, otra de las referencias de la crítica, consigue un 95% de aprobación.

Tal ha sido el recibimiento que muchos han corrido, con un solo capítulo en circulación, a ungir esta serie como la mejor adaptación de un videojuego que se haya visto. La pregunta, evidente, es cómo narices ha conseguido HBO romper con esa especie de mal de ojo que acompaña desde hace tiempo a cualquier creador que intenta hacer una adaptación de este tipo.

Una materia prima bien preparada

Lo primero que hay que decir es que el punto de partida no es el mismo. La materia prima era muy buena. Y era muy buena no solo en el aspecto de los gráficos, la jugabilidad, el combate o los escenarios. Lo que hizo diferencial a The Last of Us fue todo lo relacionado con la historia, con el argumento y los personajes. La idea de un apocalipsis zombi se ha utilizado recurrentemente en la ficción, pero en Naughty Dogs le dieron un nuevo foco, con un hongo como origen de todos los males.

Construyeron un mundo desolado que, sin embargo, mantenía un enorme atractivo e invitaba a la exploración. E invita al jugador a recorrerlo a través de Joel y Ellie, metiendo al jugador de lleno en sus dramas y su mundo interior. Algo que quedaba enormemente presentado por los enemigos, esos humanos infectados, que mantenían la tensión constante. Todo eso se había visto en el cine, pero no tanto en el mundo de los videojuegos. Y por eso impactó tanto.

"Personalmente, me pareció que marcaba un antes y un después en cuanto a guion y desarrollo de personajes. Era bastante distinto", resumía Lorenzo Beteta, doblador profesional, en unas declaraciones a Teknautas con motivo del estreno de la remasterización del juego original. Beteta fue el encargado de poner voz al personaje de Joel en las dos entregas y ahora ha sido el encargado de doblar a Pedro Pascal, el actor que encarna a dicho personaje en la adaptación de HBO.

placeholder Escena del primer juego. (Sony)
Escena del primer juego. (Sony)

"Tenía un componente mucho más cinematográfico que lo que había visto hasta entonces", explicaba Beteta, que ha hecho trabajos similares para otros videojuegos, cuando se le preguntaba por qué aquel desarrollo marcó un antes y un después. "La historia tenía un gran peso y eso hacía que los personajes no fuesen lineales, no estuviesen supeditados a una acción. Eso no se encontraba tan a menudo y a raíz de ese juego, ahora lo vemos mucho más".

Hay que decir que aquello era una jugada arriesgada en 2013. Y salió bien. No era un triple A (como se denomina en la industria a los proyectos más ambiciosos) al que estaba acostumbrado el mercado. Era un juego que discurre de manera más tranquila, con menos revoluciones y menos pulsaciones que de costumbre, pero, sin embargo, los enemigos podían matarte de un solo golpe y escuchar uno de los chasquidos que producen ya tenía en alerta. La interfaz era muy limpia y los recursos para avanzar, armas y munición, eran escasos. Era una experiencia mucho más narrativa, con un sistema de combate más complejo que los shooter en tercera persona.

A todo esto hay que sumarle el mimo que se puso desde el aspecto técnico y visual. Un mimo cuya máxima expresión se percibe en los ojos de Joel y Sarah, probablemente las miradas más logradas que se hayan visto en el mundo del videojuego a día de hoy. Para ello, Naughty Dogs utilizó sistemas de captura de movimiento de actores reales.

El lenguaje del juego

Una de las grandes apuestas de HBO es haber contado con Neil Druckmann, creador del juego, para esta aventura. Podía haberse limitado a adquirir los derechos y ya. Pero no. Druckmann hace tándem con Craig Mazin, el guionista detrás de Chernobyl, uno de los contenidos exclusivos de la plataforma de Warner que más han dado que hablar y que ha cosechado bastantes buenas críticas. Probablemente, la presencia de Druckmann se ha traducido en un respeto casi escrupuloso para mantener intacta muchas de las esencias del juego a la hora de traducirlo en una serie.

"Es un juego muy conducido por la historia. Pero eso ya lo habíamos visto antes. Ya hay aventuras gráficas y bastante antiguas, como Monkey Island, que tenían grandes historias y argumentos", analiza John Tones, crítico y creador del pódcast Rancho Drácula, donde habla de series, libros y videojuegos. Este experto indica que lo que fue realmente diferente es que era "casi una película interactiva". "Eso fue lo realmente diferencial. Aunque también es cierto que la historia funcionó en ese momento. Es algo que tenían ganado y sabían que los personajes conectaban con la audiencia".

"En líneas generales es algo muy fiel, muy representativo de lo que se vio en el juego, especialmente en lo visual. Y ahí está su mayor fuerza, pero también su mayor debilidad", añade. ¿Por qué? En el caso de los fans, respetar al máximo lo original es una buena manera de explotar el vínculo que les unió al juego. Pero esto también tiene su cara B. "El logro fue traer elementos del cine a un videojuego y enriquecerlo con opciones interactivas. Eso, al volver a traducirlo, al cine se va a perder", dice Tones, que subraya que son dos lenguajes distintos y que ese suele ser el principal obstáculo a superar con estas producciones.

Un buen ejemplo es una de las secuencias míticas del juego, una huida en coche protagonizada por los protagonistas. Cuando se ve en una consola, el jugador puede mover la cámara. Puede verla desde diferentes ángulos. Ver lo que pasa alrededor. "Eso se pierde en la serie. No es interactiva. Entonces se corre el riesgo de decir que un momento tan icónico del juego en la serie se ve como una secuencia que se ha visto muchas más veces", remata. Este peligro, el de más de lo mismo, también puede ser lo que ocurra con aquellos que no han metido mano a este título en PlayStation. Estos espectadores corren el riesgo de percibir The Last of Us como "una más de zombis", como otro The Walking Dead.

De momento, con el primer capítulo, eso parece no haber ocurrido. Hay que ver cómo discurre el resto de la temporada. Los juegos, por mucha historia que tengan, rellenan mucho tiempo con puzles, combates o exploración de los diferentes niveles. Eso no puede pasar en la serie, porque es un producto mucho más corto. Ahí es donde entran en juego los guionistas y cómo rellenan esos huecos y qué licencias se toman, algo que influirá en el resultado final. "Ya hemos visto pequeños cambios. El personaje de Ellie, por ejemplo, resulta mucho más maduro, más agresivo, pareciéndose más a la Ellie del segundo que del primero".

The Last Of Us, que en una traducción gruesa al castellano sería algo así como Los últimos de los nuestros, es uno de los primeros títulos que recomendaría a alguien que por primera vez en su vida tuviese una PlayStation entre manos. Este título, desarrollado por el estudio Naughty Dog para Sony en exclusiva, marcó un antes y un después en la industria y se convirtió por méritos propios en uno de los fenómenos de este sector la pasada década, entre otras cosas, por el aroma cinematográfico que incluía la historia basada en el destino de Ellie y Joel, los dos personajes protagonistas.

Series de HBO
El redactor recomienda