Es noticia
Menú
Quién es la mano derecha de Zelenski que está ganando la guerra digital contra Rusia
  1. Tecnología
¿METER EL ESTADO EN UN 'SMARTPHONE'?

Quién es la mano derecha de Zelenski que está ganando la guerra digital contra Rusia

La popularidad de Mykhailo Fedorov se ha disparado desde la invasión rusa. ¿El motivo? Su Twitter se ha convertido en una maquinaria de 'lobby', pero hay mucho más en la trayectoria de este gurú convertido en ministro

Foto: El vice primer ministro y ministro de Transformación Digital, Mykhailo Fedorov. (Reuters/Valentyn Ogirenko)
El vice primer ministro y ministro de Transformación Digital, Mykhailo Fedorov. (Reuters/Valentyn Ogirenko)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Hubo alguien que supo ver (y aprovechar) antes que nadie todo el potencial que tenía la tecnología, en un sentido amplio, para la guerra en Ucrania. Su nombre es Míjail Fedorov y, desde que tiene 28 años, es ministro de Transformación Digital y vice primer ministro del país. Tras un potente esfuerzo por digitalizar la ex república soviética, la invasión le ha acabado convirtiendo, a partes iguales, en una estrella y un lobista a tiempo completo. No hay mejor prueba que echar un vistazo a su cuenta de Twitter. Sin ir más lejos, hace a un año no alcanzaba el centenar de seguidores. Hoy son 186.000.

Desde ahí ha presionado a decenas de multinacionales (en su mayoría, tecnológicas y estadounidenses) para que tomen posición en el conflicto. Google, Apple, Meta, Microsoft, Spotify, Netflix, Starlink... La lista aumenta cada día, aunque en las respuestas ha habido un poco de todo. Por ejemplo, pidió ayuda a Elon Musk para que proporcionara internet con sus satélites y se volcó con la solicitud, aunque la iniciativa puede tener importantes riesgos.

Foto: La ciberpolicía de Ucrania trabaja en su sede de Kieva. (Reuters/Valentyn Ogirenko)

Mark Zuckerberg fue uno de los primeros que vio cómo llamaba a su puerta. "Mientras creas el metaverso, Rusia arruina la vida real en Ucrania. Te pedimos que prohíbas el acceso a Facebook e Instagram en Rusia mientras los tanques y los misiles ataquen nuestras guarderías y hospitales", le espetó poco después de la invasión. Horas después, Meta bloqueaba las cuentas de los medios estatales rusos en Ucrania y les impedía monetizar sus vídeos.

Fedorov agradeció el gesto, pero le supo a poco y lo definió como "un primer paso". "No hay lugar para los criminales de guerra en el metaverso", dejaba caer de nuevo. Eso sí, le valió para presionar a Google para que hiciera lo propio con YouTube. Lo volvió a conseguir en unas horas. Finalmente, quien ha sacado a la compañía de Zuckerberg del país ha sido el propio Kremlin.

Esto abrió un debate sobre si la censura es la mejor opción en un país en el que cada vez hay menos opciones para informarse por vías alternativas a las oficiales. "Creemos que es esencial, mientras esto continúe, que los rusos de a pie puedan utilizar nuestros servicios para expresarse, organizarse, protestar y ponerse en contacto con sus familiares y amigos en la comunidad en general", explicó Nick Clegg, presidente de Asuntos Globales de Meta y ex vice primer ministro del Reino Unido. En cambio, compañías como Microsoft, Apple, Spotify o Netflix han ido mucho más allá y han cumplido casi con la totalidad de las exigencias.

Por otro lado, a Fedorov se le han resistido unos actores que podrían ser clave para las grandes fortunas rusas: los 'exchanges' de criptomonedas. Eso ha generado un dilema en el seno de una comunidad que, por su propia naturaleza, rechaza las intervenciones de todo tipo, sobre todo si vienen de la política. De hecho, el propio Fedorov es un entusiasta de las divisas digitales y ha facilitado su normalización como medio de pago, ya que Ucrania es uno de los países en los que tienen más adopción. Además, ha lanzado una campaña de donaciones a través de monedas como bitcoin o ethereum y está por llegar una colección de NFT lanzada por el propio Gobierno con fines benéficos.

De cualquier modo, la trayectoria del ministro encaja más con el perfil de un 'criptobro' que con la de un político que presiona a empresas privadas para que tomen decisiones en su favor. En 2014 ya tuvo una pequeña incursión en política, presentándose en la lista —aunque en un puesto de escasa relevancia— del partido político 5.1, de carácter libertario y minarquista. ¿Qué significa eso? Su lema responde por sí solo: 'Estado, sal de la economía'. Entre sus propuestas estaba la bajada de impuestos generalizada, hasta el punto de que Ucrania se convirtiera en una suerte de nuevo paraíso fiscal en suelo europeo. Sin embargo, la formación no consiguió representación y no volvió a concurrir en las elecciones.

La resistencia digital

Según han explicado fuentes gubernamentales a 'The Washington Post', la actividad propagandística del Ministerio de Transformación Digital se da en un lugar desconocido desde el comienzo de la invasión. "A veces, trabajan desde sus teléfonos bajo tierra en refugios y sótanos, mientras las alarmas advierten de la llegada de bombardeos", explica su mano derecha, Alex Bornyakov, que también reconoce que están en permanente contacto con los mandamases de las grandes tecnológicas. "Es como una conversación en directo, así que cada par de horas surge algo y tratamos de reaccionar".

Más allá de los vetos, Fedorov también está teniendo un papel relevante para movilizar a la población en internet, ya sea involucrándose en la guerra de la información o promocionando un misterioso grupo de Telegram para hackear objetivos rusos. Aunque no se sabe quién impulsó realmente este IT Army —así se hace llamar—, cuestiones como que lo publicitara en Twitter horas después de su creación apuntan en una clara dirección.

"Estamos creando un ejército informático. Necesitamos talentos digitales. Todas las tareas operativas se darán aquí", decía enlazando al grupo donde, añadía, "habrá tareas para todos". "Seguimos luchando en el frente cibernético. La primera tarea está en el canal para especialistas cibernéticos", concluía el mensaje.

Este ejército digital tiene una mecánica tan sencilla como que el administrador señale un objetivo y sus partidarios lo ataquen. "La primera tarea consiste en utilizar cualquier vector de ataque cibernético del tipo DDoS contra estos recursos", escribieron en su mensaje inaugural. A continuación, ofrecían una lista en la que las páginas del Kremlin, el Ministerio de Defensa o de las principales entidades bancarias del país (Sberbank, VTB y Gazprombank) estaban entre las señaladas. Cuando anuncian una nueva ofensiva, tardan minutos en derribar la web en cuestión.

"El Estado en un 'smartphone"

Fedorov cumple con varios de los clichés de los gurús tecnológicos y su vestimenta habitual —la sudadera con capucha es la prueba del algodón— se asemeja mucho a la de cualquiera que haya montado una 'startup'. Él hizo lo propio en 2013, cuando fundó SMMStudio, una empresa dedicada a las campañas publicitarias en redes sociales.

Su experiencia allí tuvo algo que ver con que se convirtiera en una de las principales autoridades del país sin haber cumplido los 30 años. El Ministerio de Transformación Digital se creó 'ad hoc' después de que dirigiera la exitosa campaña que llevó a Volodímir Zelenski a la presidencia en 2019. Entre sus aciertos, está evitar las apariciones en las que flojeaba —como los debates y otros eventos más tradicionales— en favor de la presencia en redes sociales, donde grababa vídeos en los que su pasado como actor remaba a favor.

placeholder El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, junto a Míjail Fedorov en 2019. (Reuters/Valentyn Ogirenko)
El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, junto a Míjail Fedorov en 2019. (Reuters/Valentyn Ogirenko)

Desde su llegada, Fedorov ha impulsado un fuerte proceso de digitalización en un país en el que internet tiene una penetración cercana al 60%. "Ha tratado de dirigir su ministerio más como una 'startup' que como una rígida institución gubernamental, atrayendo a jóvenes profesionales de la comunidad tecnológica ucraniana y comprometiéndose a acabar con las 'tonterías burocráticas", explicaba un análisis de sus políticas publicado por 'Rest of the World'. "Tiene un enfoque similar al de las 'startups' a la hora de lanzar productos. La filosofía de Fedorov es lanzar las cosas rápidamente y luego mejorarlas, en lugar de esperar a que sean perfectas".

El proyecto fue bautizado como "El Estado en un 'smartphone" y pretendía que los papeles desaparecieran en la Administración durante la legislatura; es decir, en cinco años. Entre otras metas, destacaba la de automatizar el 20% de las actividades que tienen lugar en los servicios estatales. Uno de sus frutos ha sido la aplicación Diia [algo así como 'El Estado y yo'], que engloba funciones tan dispares como los pasaportes o el registro de empresas.

Foto: Asistentes al MWC de este año. (Reuters/A. de Gea)

"No es culpa de la gente, es del sistema. Puedes considerarme un soñador ingenuo, pero queremos crear el Estado en un 'smartphone'. Es hora de hacerlo, pero no podemos sin vosotros", dijo el propio Fedorov en la presentación pública de la iniciativa. "Sería genial que, cuando fuerais al trabajo, no solo recibierais las noticias o información sobre la previsión del tiempo, sino que también controlarais los proyectos de ley presentados, pudierais cambiarlos, vierais qué personas están siendo elegidas y cómo podéis revocarlas o qué peticiones se están redactando". Además, lanzaba toda una declaración de intenciones: "Un ordenador no tiene amigos ni padrinos, y no acepta sobornos. Ni siquiera bitcoins".

Este verano, la 'app' Diia ya era usada por una cuarta parte de la población, si bien otros proyectos no tuvieron tanto éxito. En ese segundo grupo está una aplicación que lanzó el ministerio para garantizar que se cumplía el confinamiento, pero tuvo demasiados fallos y dio auténticos quebraderos de cabeza a muchos, que se veían denunciados por error.

placeholder El ministro de Transformación Digital, Míjail Fedorov, y el CEO de Apple, Tim Cook. (Facebook/Míjail Fedorov)
El ministro de Transformación Digital, Míjail Fedorov, y el CEO de Apple, Tim Cook. (Facebook/Míjail Fedorov)

Uno de sus primeros experimentos lo hizo en su propio partido, donde antes no siempre se respetaba la disciplina de voto. Así, consiguió que se utilizase una aplicación para registrar cuestiones como la asistencia al Parlamento y frecuencia de voto alineado con el de la formación. Después, cada uno recibía puntuación en una iniciativa que, si bien pudo ser efectiva, fue criticada, tachándola de "Gran Hermano' en un 'smartphone".

Su otro gran cometido ha sido atraer tecnológicas al país. Medio año antes de la invasión de Rusia, Zelenski y él acudieron a California para darse a conocer en Silicon Valley, viéndose con los jefazos de Google, Amazon o Apple. De hecho, fue el propio Tim Cook quien los recibió y hablaron, entre otras cuestiones, de atraer más servicios de la firma de la manzana al país: desde una Apple Store a que Siri hablase ucraniano. De momento, ha conseguido que deje de hablar en Rusia.

Hubo alguien que supo ver (y aprovechar) antes que nadie todo el potencial que tenía la tecnología, en un sentido amplio, para la guerra en Ucrania. Su nombre es Míjail Fedorov y, desde que tiene 28 años, es ministro de Transformación Digital y vice primer ministro del país. Tras un potente esfuerzo por digitalizar la ex república soviética, la invasión le ha acabado convirtiendo, a partes iguales, en una estrella y un lobista a tiempo completo. No hay mejor prueba que echar un vistazo a su cuenta de Twitter. Sin ir más lejos, hace a un año no alcanzaba el centenar de seguidores. Hoy son 186.000.

Silicon Valley Ucrania Conflicto de Ucrania Mark Zuckerberg Elon Musk Transformación digital Tim Cook California
El redactor recomienda