Es noticia
Menú
Cómo el Benidorm de EEUU le ha comido la tostada a Silicon Valley por el negocio del bitcoin
  1. Tecnología
WELCOME TO MIAMI 'BEACHCOIN'

Cómo el Benidorm de EEUU le ha comido la tostada a Silicon Valley por el negocio del bitcoin

Su oferta de sol y playa y un confinamiento nada severo, atrajeron hasta Miami a una riada de nómadas digitales. Ahora la ciudad vive sus días de vino y rosas y se postula como la capital cripto. Así se vive el 'boom' desde dentro

Foto: Imagen de la Bitcoin Convention de 2021, el mayor evento del sector, que se celebra anualmente en Miami. Foto: Efe (Cristóbal Herrera)
Imagen de la Bitcoin Convention de 2021, el mayor evento del sector, que se celebra anualmente en Miami. Foto: Efe (Cristóbal Herrera)

A finales de junio de 2014, con la temporada alta recién empezada, el entonces alcalde de Miami, Tomás Pedro Regalado, realizó una gira institucional por Benidorm. "Venimos a aprender", decía ante los micrófonos de la prensa. Ambas ciudades eran y son en sus respectivos países destinos patrios que hacen de sus playas y el buen tiempo un imán para un turismo que tiene más en común de lo que parece. Hay espacio para las familias, pero también para los jóvenes universitarios quienes eligen estos destinos para sus juergas. El resto del año, lejos de entrar en un estado comatoso, son los maduritos los que buscan templar los huesos en estos lugares. Pero la capital de Florida quería más y lograr la desestacionalización que ha logrado la megalópolis alicantina.

Siete años después de aquella expedición, la ciudad y el estado siguen teniendo la maquinaria engrasada para atraer viajeros de todo EEUU y parte del extranjero. Pero esa oferta de sol y ambiente tropical, unida a la gran deslocalización provocada por el teletrabajo y la pandemia, le ha ayudado a postularse como el nuevo Silicon Valley, ese concepto que ha provocado tantos gatillazos en otros puntos del mundo al usar tan a la ligera el término. En el caso de Miami al menos parece haberlo logrado en todo lo que tiene que ver con el bitcoin, las 'criptotecnologías', la industria del 'blockchain' y los NFT. Ha llegado un punto en el que muchos están convencidos de que en esta guerra le ha comido la tostada al verdadero Silicon Valley, considerada desde hace décadas como la meca de la tecnología moderna y hogar de todas las 'big tech', salvo Amazon, que prefirió asentarse en Seattle.

Foto: Imagen: Pablo López Learte.

Demian Bellumio, cofundador de Nue Life Health, es un buen testigo para dar fe de lo que se está cociendo allí. Él es uno de los emprendedores más veteranos del lugar. "Llevo casi 40 años viviendo acá y 20 haciendo tecnología", comenta a Teknautas en una llamada telefónica. "¿Qué ha cambiado en este tiempo? Pues que antes éramos unos pocos locos y ahora somos muchísimos más. El 'boom' se ha dado especialmente en los dos últimos años. El cambio ha sido radical. Hace años, cuando querías montar algo, o tenías muy buenos contactos fuera o era prácticamente imposible si eras alguien normal y corriente", explica.

Bellumio montó un grupo de WhatsApp llamado 'Miami Tech Life', en el que los miembros que componían la pequeña comunidad tecnológica local se mantenían en contacto. "Éramos como mucho 30 personas. Aquello empezó como un grupo que monté para sacar a la gente a navegar y hacer comunidad entre nosotros", apunta. En enero del pasado año llegaron al tope de participantes que permite la aplicación y tuvo que migrar a Telegram para dar cabida a todos los nuevos miembros, a los que se encarga de admitir como administrador."Ya hay más de mil participantes en el grupo principal. Luego hay como 20 subgrupos. Hay grupos dedicados al 'networking' y donde se habla de oportunidades para invertir. Pero hay otros que son para salir a hacer senderismo o deporte en general. El estilo de vida local ha tenido que ver mucho. Al final todo se retroalimenta. Tú quedas para hacer una ruta en bici y acabas cerrar una ronda de financiación".

placeholder Peter Thiel, fundador de Paypal y reconocido inversor, es uno de los que ha apostado por Miami. Foto: Reuters
Peter Thiel, fundador de Paypal y reconocido inversor, es uno de los que ha apostado por Miami. Foto: Reuters

Las cifras acompañan este diagnóstico. Un estudio de Linkedin, que fue recogido por Axios, sirvió para crear un 'pseudo observatorio' migratorio de perfiles tecnológicos tras la pandemia. En lo alto del ránking se sitúa Miami, a donde entre marzo de 2020 y enero de 2021 llegaron un 15,4% más de estos profesionales en comparación con el mismo periodo un año antes. En el otro extremo, en los puestos más bajos de la tabla, se colocan Nueva York y la zona de la bahía de San Francisco. Casualmente, son dos de las grandes urbes con la que compite estaciudad en materia cripto. La primera es el gran centro financiero mundial y la segunda es el gran centro tecnológico del país y todo Occidente.

Estas llegadas no son cosa únicamente de ingenieros rasos o cargos intermedios. Auténticos mariscales de campo, como el fundador de PayPal, Peter Thiel, uno de los mayores inversores de la industria, ha optado por moverse hasta este rincón del país. Otros peso pesado que ha seguido ese mismo camino ha sido Keith Reabos, un ex alto ejecutivo de Linkedin y Square, la fintech de Jack Dorsey, ex CEO y cofundador de Twitter.

La lista de empresas recién llegadas nos encontramos nombres de muchos quilates. El gigante asiático Softbank ha abierto una oficina en aquel lugar para gestionar no solo sus intereses en territorio estadounidense, sino también dirigir sus inversiones en América Latina. Los nipones no son los únicos. En los últimos tres años, han puesto un pie allí compañías como Founders Found, Blackstone, Gradient Ventures, Atomic, Thoma Bravo, Pareto, Bling Capital, Tribe, Alpaca y más recientemente RiverWood Capital. En total, más de una veintena larga de fondos, algo que da por bueno el dicho de que 'criptodinero' llama a dinero.

"Todo ha influido. Esto no podía haberse diseñado previamente", dice uno de los veteranos del lugar

Bellumio menciona muchas causas para explicar esta situación. Vivienda más asequible, buen clima, apoyo de las autoridades locales, fiscalidad... "Ha sido una coincidencia de factores tremenda. Todo ha influido. Esto no se podía haber diseñado previamente. Fue un accidente del destino", bromea cuando se le pregunta por la 'receta del éxito'. Cuando se le pregunta por qué la zona se ha convertido en un 'hub' para empresas de criptomonedas y otras tecnologías relacionadas con el 'blockchain' y no de la movilidad del futuro o el comercio electrónico hace varios apuntes. Lo primero que señala que este es un negocio e industria relativamente "nuevos" y que no hay actores establecidos ni concentrados en ningún lugar que arrastren los demás.

También destaca que ya había cierta comunidad en torno al bitcoin. "La Bitcoin Conference, que se ha celebrado en los últimos días, es el evento más grande sobre cripto lleva ya años celebrándose aquí. Vitalik Buterin presentó aquí ethereum", comenta. Por último destaca que la gente relacionada con estas 'startups', por lo general, suelen ser gente joven, a la que la cultura y la oferta de ocio les suelen convencer". Muchos ya lo conocen de sus viajes de estudiantes cuando venían aquí de fiesta".

Todo ese combustible estaba ahí. La mecha para que ardiese y empezase a explotar fue la pandemia. "Aquí las restricciones fueron mucho más laxas que en Nueva York o California, que eran lugares que han aplicado medidas mucho más parecidas a las que tuvisteis en España", cuenta Carlos Domingo, exCEO de Telefónica I+D y actual fundador de Securitize, la principal plataforma para el lanzamiento y gestión de criptomonedas respaldadas por activos, lo que se conoce como 'security tokens' en el argot especializado.

"De repente hubo muchísima gente que se encontró encerrado en casa, con la perspectiva de que no tenían que acudir a la oficina en meses y decidieron venir aquí, donde hay más libertad y 20 grados de media todo el año", cuenta mientras gira la webcam para que veamos el soleado día que hace. No hay que olvidar que Florida es un estado donde es habitual el mercado de segundas residencias así como los alquileres de larga estancia. Incluso una firma como AirBNB ha lanzado programas de este tipo para este tipo de 'nómadas digitales' bien para que se queden durante varios meses o bien para "probar, antes de comprar".

El caso de Domingo es bastante ilustrativo. Dejó la 'teleco' española para cambiar de aires y se fue a trabajar a un operador local de Dubai. "Decidí cambiar de aires poco después. El negocio, desde el punto de vista de la innovación, tenía poco recorrido. Son empresas que se han quedado como 'utilities' como pueden ser las del gas o el agua", recuerda. En 2016 entró en contacto con el mundo cripto a través de una ICO (Initial Coin Offering) que derivó en dos empresas diferentes.

placeholder Carlos Domingo, en una imagen de archivo. Foto: EC
Carlos Domingo, en una imagen de archivo. Foto: EC

Por una parte, el fondo Spice VC, que gestiona su socio radicado en California; y por otra, Securitize. "Teníamos bastante claro que teníamos que estar en EEUU", recuerda. Llegó a Miami en 2018. "Partimos de la base de que participábamos en una industria muy descentralizada. Nosotros mismos al principio éramos 10 empleados y estábamos en siete lugares del mundo diferentes. Eso te da margen para la elección".

Los desencantos de San Francisco

Descartó Nueva York. "Es una ciudad muy densa, con problemas para encontrar una vivienda a buen precio... no es fácil para vivir", explica. San Francisco también fue rápidamente eliminada. "No era realmente una opción. Es ultra cara, el clima es regular... Además, está en una zona geográfica y un huso horario muy incómodo, muy desconectada de Europa y de Israel...". Aunque sigue siendo el lugar de referencia para muchas empresas tecnológicas, Silicon Valley una particular crisis identitaria, retratada a la perfección en el libro 'Valle Inquietante' de la periodista Anna Wiener, provocada por su vertiginoso desarrollo. Los precios alcistas están haciendo que ingenieros con una buena nómina no se puedan permitir otra cosa que no sea un piso compartido, la ciudad sigue teniendo una brecha social que no ha sabido solucionar... Algo que ha hecho que muchísimos queden desencantados.

"Realmente si no trabajas en una 'big tech' no te sientes atado profesionalmente allí. Apple y Google han optado por modelos mixtos, en los que vas dos días a la oficina y tres en tu casa. Pero eso tiene lo peor de los dos mundos, porque no exprimes ni la presencialidad ni puedes escoger dónde vivir", resume Domingo. Además, a diferencia de lo que ocurría en el pasado, se ha producido un cambio en la mentalidad y proceder de los fondos de capital riesgo. Anteriormente, este tipo de inversores apostaban por tener "cerca" a las 'startups' en las que invertían porque "se pasaban el día en la oficina". Algo que ya no sucede y que ha hecho que la obligación de estar allí se haya diluido. "La fuerza de la gravedad de la industria que obligaba a que las personas estuvieran en Silicon Valley se ha aflojado", resumía Julie Samuels, mandamás de 'Tech:NYC', una suerte de patronal que representa a la industria en la Gran Manzana.

placeholder Un robot autónomo reparte comida en Silicon Valley. Esta idílica imagen que tenemos dista algo de la realidad de ciudades como San Francisco. Foto: Reuters
Un robot autónomo reparte comida en Silicon Valley. Esta idílica imagen que tenemos dista algo de la realidad de ciudades como San Francisco. Foto: Reuters

A todo esta ensalada de circunstancias hay que sumar una que es determinante en muchos casos. "Obviamente, que no hubiese 'lockdown' y que las medidas restrictivas en una situación así fuesen mucho más llevaderas, también porque el clima permite hacer más vida en exterior, ha sido el punto clave para acelerar toda esta tendencia", explica Pablo Rodríguez-Fraile, ciudadano estadounidense y español, que es uno de los mayores coleccionistas y promotores de NFT del mundo. "Pero hay que sumar que aquí hay una fiscalidad muy provechosa. Solo se pagan impuestos federales y no estatales sobre la renta de las personas. El impuesto de sociedades es muy bajo. Eso al final es un muy buen reclamo para quien quiere instalarse aquí".

Foto: Foto. EFE

Demian Bellumio coincide con Rodríguez-Fraile en este punto. "Montar una empresa en EEUU es relativamente fácil en todas partes. Aquí te llevará 30 minutos, como mucho el proceso. Lo ventajoso de situarla aquí y no en otro estado es que te ahorras una serie de impuestos que te puede suponer un 30% frente a otros estados".

Esta llegada de talento tenía el riesgo de acabar claudicando ante el efecto 'boomerang' que podía producir la vuelta a la normalidad. "No está ocurriendo, la gente que vino aquí, se está quedando. Es algo que se deja sentir, por ejemplo, en el mercado inmobiliario, donde están subiendo los precios para comprar vivienda", explica Bellumio

El dinero empieza a fluir

Se está dando la circunstancia de que los nómadas digitales además están consolidando un fuerte ecosistema local. Es decir, no simplemente teletrabajan para empresas de otros estados, sino que esa llegada masiva de talento está suponiendo la apertura de nuevas empresas. También se ha producido una suerte de efecto llamada: firmas con presencia en otros puntos del país, deciden abrir sedes allí.

Todo ello está cristalizando en que el dinero de los inversores empieza a fluir con mayor fuerza que en el pasado. El informe 'State of Venture 2021' de CB Insights muestra un aumento de 2200 millones de dólares en el cuarto trimestre repartidos en 69 acuerdos. Esa recta final de ejercicio ha impulsado la entrada anual para el área metropolitana de Miami-Fort Lauderdale a un récord de 4630 millones de dólares, frente a los 1920 millones en 2020. En el 2019, la cantidad total no alcanzó los 1.200 millones.

"Yo mismo me beneficié de esto", recuerda Carlos Domingo, que recientemente cerró una ronda de 48 millones de dólares, liderada por Morgan Stanley. "Es uno de los grandes bancos de inversión y somos la primera empresa de este tipo en la que invierte. Pues fue todo gracias a un trabajador que se mudó durante la pandemia a Miami y que pude conocer gracias a eso, si no, en la vida hubiese sucedido", remata.

Las 'startups' de la zona han levantado casi 5.000 millones en 2021. En 2019, no llegaron a 1.200

Hay más cifras que dan fe de estos días de vino y rosas. Ya son más de 500 empresas de nuevo cuño las que han recaudado al menos un millón de dólares en financiación, según un estudio de BID Lab. Este informe cifra el valor generado en la última década en 55.000 millones de dólares y estima que el ecosistema emprendedor ha supuesto en la zona metropolitana de Miami, 90.000 empleos directos e indirectos.

Es cierto que todo no se ha generado ni por generación espontánea ni únicamente por las 'fintech' y las 'criptostartups', un negocio todavía algo más tierno, pero que está siendo uno de los protagonistas de la última ola. En esa zona hay otras compañías de referencia como Citrix, Magic Leap (realidad aumentada) o REEF (dedicada a la logística y las cocinas fantasma). De los ocho unicornios que por el momento han asomado por la región, solo Pipe tiene que ver con el mundo de las finanzas.

Las fuentes consultadas en este reportaje coinciden en señalar que Miami no va a desplazar a Silicon Valley y San Francisco en esa especie de capitalidad tecnológica, por el peso de las empresas allí asentadas. Sin embargo, reconocen la oportunidad abierta para que ciertas industrias verticales pueden concentrar su actividad y desarrollarse lejos de su ámbito de influencia.

Los hermanos Stephens, directores de Blockchain Capital y dos de los primeros mecenas que tuvo CoinBase (uno de los mayores 'exchanges' mundiales) no dudaron en señalar a Miami como una de las mejores ciudades para nuevas empresas de criptografía en detrimento de San Francisco, aunque destacaron también el empuje de Austin. Por cierto, CoinBase, una de las pocas grandes que había optado por tener una oficina en California, echará la persiana de dicha sede y apostará por el trabajo 100% remoto a partir de este año.

Un alcalde entregado (y un poco troll)

Además de los empresarios, ingenieros y emprendedores, hay una figura clave en todo el auge de Miami como epicentro de la industria cripto. El alcalde Francis Suárez. "Se ha volcado con esto desde hace mucho tiempo. Es un entusiasta de todas estas tecnologías", reconoce Rodríguez Fraile. "Se nota que es republicano, tiene una mentalidad más pronegocio y más protecnología que los demócratas", añade Domingo.

placeholder El alcalde de Miami, Francis Suárez. Foto: EFE (Giorgio Viera)
El alcalde de Miami, Francis Suárez. Foto: EFE (Giorgio Viera)

El alcalde no ha dudado nunca en mostrar su apoyo a esta industria. Muchos sitúan el comienzo de este idilio político en diciembre de 2020. Delian Ususus, cofundador de VArda Space y miembro del fondo 'Founders Found' tuiteó: "Está bien, muchachos, escúchenme, ¿qué pasa si mudamos Silicon Valley a Miami?". Suárez no tardó en recoger el guante. "¿En qué puedo ayudar?". Aquella respuesta no tardó en hacerse viral y fue la primera piedra de una campaña de captación de los decepcionados de San Francisco, que le llevó, incluso a contratar vallas publicitarias en la zona de Silicon Valley con su usuario de Twitter y una invitación para que le escribiesen.

Lleva meses trabajando en una regulación para las criptomonedas, inspirándose en la que se aprobó en Wyoming. Consiguió que FTX, un 'exchange' con sede en Bahamas, pagase 135 millones de dólares por poner su nombre junto al del estadio de baloncesto de la ciudad. Puso en marcha una criptomoneda local, la MiamiCoin, una iniciativa con la que consiguió recaudar 7 millones de dólares para las arcas municipales.

placeholder Imagen de las vallas publicitarias que Suárez contrató en San Francisco. Foto: SFGate
Imagen de las vallas publicitarias que Suárez contrató en San Francisco. Foto: SFGate

La moneda, basada en el blockchain Bitcoin, también iba a servir para pagar los salarios a los funcionarios que así lo quisiesen. Sin embargo, esta medida, activa desde la primera mitad de 2021, ha tenido algunos contratiempos y problemas en sus compases iniciales. "Yo simplemente vi el tsunami y me puse a surfearlo", ha confesado Suárez en varias entrevistas. De momento, tiene 4 años más para hacerlo, ya que fue reelegido el pasado mes de noviembre para el cargo.

Las fuentes consultadas en este reportaje creen que este fenómeno se acrecentará en los próximos meses. "En el caso de los NFT es algo que encaja perfectamente con la cultura de la ciudad, que siempre ha tenido una tradición de dar cabida a lo alternativo y las nuevas tendencias", afirma Rodríguez-Fraile, nacido en Miami, pero ha vivido también en Madrid y Nueva York.

La ciudad también tiene una posición privilegiada para convertirse en un punto de conexión con otras regiones. Así lo defiende Lucía Gallardo, fundadora de Emerge, una 'startup' que busca soluciones a problemas sociales a través del blockchain y la tecnología cripto. "Geográficamente tiene buena conexión con Europa, pero también con Puerto Rico, donde hay una importante comunidad", explica esta empresaria, que ha participado como ponente en la Bitcoin Conference 2022. "Pero sobre todo tiene buena conexión con América Latina, donde se están dando muchísimos movimientos en esta industria como los de El Salvador. Y esto solo va a ir a más en los próximos años, algo que puede reforzar la posición de esta ciudad".

A finales de junio de 2014, con la temporada alta recién empezada, el entonces alcalde de Miami, Tomás Pedro Regalado, realizó una gira institucional por Benidorm. "Venimos a aprender", decía ante los micrófonos de la prensa. Ambas ciudades eran y son en sus respectivos países destinos patrios que hacen de sus playas y el buen tiempo un imán para un turismo que tiene más en común de lo que parece. Hay espacio para las familias, pero también para los jóvenes universitarios quienes eligen estos destinos para sus juergas. El resto del año, lejos de entrar en un estado comatoso, son los maduritos los que buscan templar los huesos en estos lugares. Pero la capital de Florida quería más y lograr la desestacionalización que ha logrado la megalópolis alicantina.

Silicon Valley