El millonario más brillante y perverso al que deberías temer no es Zuckerberg ni Musk
  1. Tecnología
Mentor de Zuckerberg y enemigo de Musk

El millonario más brillante y perverso al que deberías temer no es Zuckerberg ni Musk

Peter Thiel cofundó PayPal junto a Elon Musk y fue uno de los inversores iniciales de Facebook. Pero su influencia va mucho más allá: ha creado la ideología tras las compañías más poderosas y polémicas de Silicon Valley

Foto: Ilustración: Raquel Cano.
Ilustración: Raquel Cano.

Corría 1986 y un joven llamado Peter Thiel cursaba el primer año en la Universidad de Stanford. Había accedido a la élite, al paraíso de la intelectualidad, pero lo que encontró le decepcionó. En su residencia de estudiantes se sucedían las fiestas y sus compañeros pensaban más en emborracharse, fumar marihuana y ligar que en convertirse en seres superiores. Porque a Thiel no le interesaba divertirse y hacer amigos, solo tenía una obsesión: la excelencia. Al final del primer año recibió sus notas en un sobre: un 4.0 sobre 4. La perfección. Lo celebró buscando por todo el campus al otro único estudiante que había obtenido un 4.0 para atosigarle durante 10 minutos explicándole por qué su nota era mejor al haber obtenido más A+. Nadie sospechaba entonces que aquel joven introvertido, henchido de desdén y autosuficiencia, que caminaba con un aire de estar diciéndole al mundo "que os jodan", según cuentan sus propios compañeros de clase, se convertiría años después en la figura más poderosa y temida de todo Silicon Valley. Es decir, del mundo.

Esta anécdota de los años mozos de Peter Thiel es solo una de las muchas que se puede leer en ' The Contrarian', la biografía más exhaustiva (400 páginas) del polémico inversor y emprendedor tecnológico publicada el pasado septiembre en inglés (Penguin Random House). Su autor, el periodista Max Chafkin, jefe de reportajes en Bloomberg, ha dedicado los últimos tres años y medio a desentrañar la vida de una figura tan desconocida como inmensamente influyente. Porque Peter Thiel es el responsable último de que Facebook sea el pozo de mentiras que es; de que Glovo copiara a Uber y Uber a Lyft el perverso sistema de explotación de conductores y 'riders'; es el responsable de que Trump fuera a la guerra con Silicon Valley; o de que las grandes tecnológicas se hayan convertido en los gigantes ingobernables que son. Nada mal para un 'outsider'.

Foto: Nick Denton, fundador de Gawker Media, el ex luchador Hulk Hogan, y el millonario Peter Thiel, fundador de PayPal. (Montaje: Carmen Castellón) Opinión

"Circulan muchos mitos sobre Peter. La izquierda empuja la leyenda de Thiel como supervillano y la derecha le ha encumbrado como un superhéroe. Ambos mitos tienen parte de razón, pero ninguno de los dos cuenta la historia completa", explica Max Chafkin en una entrevista con El Confidencial. Thiel, cofundador de PayPal, inversor inicial en Facebook, mentor de Mark Zuckerberg, inversor clave en decenas de grandes tecnológicas (LinkedIn, Spotify, Airbnb...) y amigo personal de Donald Trump, es una figura enigmática. Chafkin habló con 150 fuentes que le conocen muy de cerca. Viejos amigos, amistades actuales, socios, inversores, políticos... "Pensaba que solo lo iban a adular. Algunos lo hicieron, pero la reacción más común no fue la de admiración, sino la de miedo. Muchos me dijeron que le tenían pavor, que preferían hablar en anónimo. Tenían miedo a su poder y, sobre todo, a su sed de venganza".

PREGUNTA. Argumenta en su libro que es imposible entender Silicon Valley y su impacto en el mundo, o los escándalos de Facebook y la mentalidad de Mark Zuckerberg, sin entender la figura de Peter Thiel. ¿Por qué?

RESPUESTA. Una forma de contar qué ha pasado en Silicon Valley durante los últimos 20 años es a través de figuras como Jeff Bezos, Elon Musk, los fundadores de Google etc. Hay un selecto grupo de personas que entran en esa categoría, pero para mí Peter Thiel es el más interesante. Primero, porque no es tan conocido. No es el más rico de este grupo, pero lo que le diferencia es su ideología, esta idea de la disrupción tecnológica, de que las empresas tecnológicas deben crecer tanto y tan rápido como puedan y, para ello, deben saltarse la regulación existente y forzar la creación de nuevas leyes que les beneficien. Esta idea está en el centro de prácticamente todas las grandes tecnológicas, ha sido abrazada por Facebook, Google, Amazon, Uber… El modelo de Facebook es muévete rápido y rompe cosas. ¿De verdad queremos compañías que hagan eso? Se ha aceptado que las tecnológicas son esta suerte de actor privilegiado y que deben tener más flexibilidad para incumplir las reglas. Esta filosofía es una de las mayores contribuciones de Peter Thiel.

placeholder Peter Thiel. (Reuters)
Peter Thiel. (Reuters)

P. Explica que Thiel no es el más rico, pero desde luego es el más influyente. Él es la figura central de la conocida como PayPal Mafia, que ha acabado extendiendo su filosofía a todo el mundo tecnológico.

R. Así es. La PayPal Mafia tiene dos dimensiones. Una, es una red de inversores. Esto es como la teoría de los seis grados de separación de Kevin Bacon, cualquier película de Hollywood está asociada con Bacon a solo seis pasos de distancia. Con la PayPal Mafia y Silicon Valley ocurre algo parecido. Cualquier tecnológica allí está conectada de una forma u otra con este pequeño grupo de inversores. Los primeros empleados de PayPal eran todos amigos, tras vender la empresa empezaron a invertir en las compañías de cada uno, a compartir empleados, si trabajabas en una podías saltar a otra, se podía mover dinero de una empresa a otra…

La otra dimensión de la PayPal Mafia es que es una idea, una filosofía. PayPal se creó de forma muy agresiva, se gastaron millones en obtener usuarios lo más rápido posible y practicaron lo que llamaría arbitraje regulatorio, es decir, una de las razones por las que tuvieron tanto éxito es porque no siguieron las mismas reglas que los bancos. Esta forma de actuar se convirtió en el estándar de Silicon Valley y es lo que han exportado a otros países.

Foto: Thiel, confundador de Palantir; y un jovencísimo Elon Musk. Foto: Wikipedia

P. Elon Musk cofundó PayPal con Peter Thiel y formó parte de esa PayPal Mafia. Sin embargo, la relación no acabó muy bien, ambos son un poco como el agua y el aceite, ¿no?

R. La relación entre Musk y Thiel muestra que la PayPal Mafia no es una organización convencional. Thiel es la figura central, y tiene sus amigos cercanos, pero luego hay otras figuras que tienen una visión ambigua respecto a Thiel. Elon Musk es uno de ellos. Ambos tuvieron una relación muy rentable pero también muy compleja. Thiel organizó un golpe de Estado dentro de PayPal para echar a Musk de su puesto de CEO, justo cuando este estaba de luna de miel. Eso te da una idea. Pero Musk perdonó en cierta manera a Thiel. Y así me lo expresó cuando hablé con él para este libro: entendió que era mucho mejor tener a Thiel de amigo que de enemigo. Esto demuestra el poder y el estatus de Thiel. Es la única persona en el mundo que se me ocurre capaz de apuñalar a Musk por la espalda y vivir para contarlo.

Musk es un hombre de pasión, se toma los asuntos de forma muy personal, es impredecible, está por todas partes. Thiel es todo lo contrario, es muy introvertido, se lo guarda todo, juega por debajo de la mesa. Musk es alguien que hace grandes apuestas y se mantiene con ellas hasta el final. Thiel es un inversor de capital riesgo, siempre buscando cómo conseguir beneficios. Eso no era la esencia de Silicon Valley, así que es interesante ver cómo ha logrado triunfar en el mundo de la tecnología.

placeholder Max Chafkin, autor de la nueva biografía sobre Peter Thiel. (Caroline Tomkins)
Max Chafkin, autor de la nueva biografía sobre Peter Thiel. (Caroline Tomkins)

P. Hemos pasado de la 'uberización' de la economía a la 'riderización'. Uber, Lyft, Airbnb o Glovo en España han empujado una precarización laboral brutal. ¿Se debe en parte esta estrategia a la influencia de Peter Thiel?

R. Desde luego ha tenido un impacto brutal en todo el frente laboral. El modelo laboral y la estrategia de Uber y Lyft están fuertemente influenciados por Thiel, esa idea de hipercrecimiento en un periodo de tiempo cortísimo y el incumplir las leyes como forma de diferenciarse. Thiel es inversor de Lyft y esta fue la empresa pionera en este modelo, que luego Uber adoptó y acabó normalizando. Ellos extendieron la idea de que ignorar las reglas ya no es que sea algo aceptable, sino que es deseable, es mejor para el bien social porque así es como se innova, se avanza y se cambian las cosas. Entiendo el atractivo de esa ideología, a veces las reglas están mal y hay que cambiarlas, pero es muy peligroso cuando estas compañías se convierten en gigantes de miles de millones y siguen gestionadas con esta mentalidad perversa.

P. ¿No cree que se han corregido parte de esos problemas? Uber o Airbnb, por ejemplo, ya cumplen las normas locales en muchos países.

R. Estoy de acuerdo en que ha habido un rechazo cultural y social hacia esa filosofía agresiva de incumplir reglas, y ha habido cambios. Pero no creo que haya sido suficiente. Vale, el CEO de Uber se ha ido, pero ¿cuánto ha cambiado Uber de verdad? Al menos en EEUU, los conductores de Uber todavía no son empleados y el modelo laboral en el que se basa la compañía y otras tecnológicas, si cabe, está aún más enraizado en la economía que antes. Más y más gente está participando en la llamada ‘gig-economy’ que antes, no menos. Facebook es un gran ejemplo de esto. Lleva hablando de “responsabilidad” durante los últimos cinco años y no creo que hayan hecho mucho. De hecho, ha sido Thiel quien ha empujado por detrás esa filosofía de Facebook de cambiar lo mínimo para cumplir las exigencias de los gobiernos, él lleva desde el 2005 en la junta directiva de la red social. Las últimas filtraciones de la exempleada Francis Haugen demuestran que Facebook ha cambiado muy poco.

placeholder 'The Contrarian', la nueva biografía sobre Peter Thiel.
'The Contrarian', la nueva biografía sobre Peter Thiel.

P. Thiel fue inversor desde el inicio en Facebook y mentor de Mark Zuckerberg. La red social ahora se encuentra en el peor momento reputacional de toda su historia. Facebook parece que ha aplicado al pie de la letra la filosofía Thiel, ¿no?

R. Totalmente. Cuando miras el ‘thielismo’, Facebook es la compañía en la que mejor se refleja. No es ninguna sorpresa. Además de inversor inicial, es el miembro del consejo de administración que más tiempo lleva ahí solo detrás de Zuckerberg y él es el que ha asesorado a Zuckerberg para montar Facebook de la forma que lo ha montado, como una especie de dictadura en la que Mark tiene control completo sobre el consejo de administración. Esa es una estructura que Thiel ayudó a crear. Creo también que Zuckerberg está muy alineado con las ideas políticas de Thiel. No creo que comparta la parte más radical de extrema derecha, pero Zuckerberg es también un libertario y su mayor influencia en este sentido ha sido Thiel.

P. ¿Deberíamos eliminar Facebook e Instagram para siempre de nuestros móviles?

R. No lo sé. Yo no los he borrado, los uso de vez en cuando, no mucho. Creo que la mayoría de gente sería más feliz si los usaran menos, pero no estoy seguro de cómo se puede lograr. Estos servicios, como ya se ha documentado muy bien, están deliberadamente creando una adicción entre sus usuarios. Habría que analizar por qué hemos permitido que Facebook se haga con las otras dos aplicaciones más populares del mundo. Eso da miedo.

P. Zuckerberg y Thiel tienen muchos puntos en común: ambos fueron siempre unos inadaptados sociales, herméticos e introvertidos, pero increíblemente brillantes en sus carreras. ¿Son genios, sociópatas, o ambas cosas a la vez?

R. No sé si son genios o no, pero ambos son muy brillantes. Y es fácil entender por qué su filosofía ha tenido tanto éxito y ha sido copiada tantas veces. El libro de Peter Thiel, Zero to One, es realmente bueno. Te dice por qué eres dueño de tu propio destino, que puedes ser rico y exitoso, que no tienes que ser como todos los demás. Es un mensaje poderoso y útil para las 'startups'. Piensa en un ingeniero de veintipocos años que quiere montar una 'startup'. Como sociedad, no nos importa tanto que rompa las reglas, el problema es que una vez alcanzas un tamaño y poder determinado, esa filosofía se convierte en algo muy delicado. Como una filosofía de empresa puede tener sentido, pero en cuanto la conviertes en filosofía de vida es cuando se convierte en algo inquietante. Y eso es lo que ha pasado en Silicon Valley.

"Él es un supremacista tecnológico, quiere que los multimillonarios gobiernen el mundo"

P. El de Google es un caso paradójico. El buscador ha aplicado en buena medida la misma filosofía que Facebook, pero, curiosamente, Peter Thiel lleva años intentando destruirlo. ¿Por qué?

R. Thiel ha ido a la guerra con Google durante al menos los últimos ocho años. Y ha lanzado a toda su red contra el buscador, en parte por motivos ideológicos, pero en parte también porque es el rival de Facebook. Google ha sido parte también de la misma filosofía perversa que ha inculcado Thiel en Silicon Valley. A pesar de que los fundadores de Google parecen menos libertarios que Thiel, a pesar de que el anterior consejero delegado, Eric Schmidt, fue uno de los principales donantes de la campaña de Hillary Clinton en el 2016, todos compraron la misma ideología de que el mundo sería un lugar mejor si estuviera gestionado por empresas y directivos tecnológicos. El problema es que es casi lo que ocurre. Estas compañías se han convertido en gigantes y tienen tanto poder que es inmanejable. La idea de que ese poder es algo normal la ha extendido Thiel desde el principio, y es algo que hay que replantearse y decidir si estamos de acuerdo o no. Thiel tiene conexiones con supremacistas blancos, pero él no lo es, él es un supremacista tecnológico. Él quiere que los multimillonarios gobiernen el mundo, algo que casi todo el mundo ya comparte en Silicon Valley, incluso en los supuestamente progresistas.

P. Thiel sufrió 'bullying' en el colegio y la universidad. Tenía miedo de que la gente descubriera su homosexualidad. Se cerró en sí mismo. ¿Ha influido esto en su personalidad vengativa y agresiva, tal y como lo describen sus amigos más cercanos?

R. Ser un 'outsider', objeto de 'bullying' y, en el fondo, ser alguien no aceptado, ha tenido un impacto en su personalidad, en esa idea de que el mundo está en su contra y tiene que luchar contra todos. Pero no creo que esto explique toda la foto. Cuando Thiel llegó a Stanford adoptó esta pose de intelectual hiperagresivo. Se sentía rodeado de progresistas, de intelectuales de izquierdas y él tenía que combatir eso. Convertirse en un provocador de derechas fue un gran movimiento, y no creo que fuera algo meditado. Él es muy ambicioso, y muchas veces este tipo de movimientos son el resultado de la pura ambición. Esto es lo que está detrás de su ascenso político.

En EEUU, una forma de conseguir seguidores en la derecha política es ser un provocador, lo hemos visto obviamente con Donald Trump. Y lo vimos con el caso Gawker Media y Thiel llevándolos a la bancarrota. Cuando habla del caso Gawker, se refiere a ello como su gran contribución filantrópica. Presentó su guerra contra Gawker no como algo personal, sino como la gran cruzada contra la prensa de izquierdas, que es una gran forma de ganar peso entre la derecha. Por supuesto, fue resultado de su sed de venganza, pero también una estrategia política e ideológica para ganar atención. Unos meses después fue uno de los invitados estrella en la Convención Republicana y uso justo esa línea de argumentación. En Fox luego le presentaban como "el tipo que había matado a Gawker". Todo esto creo que al final es producto de su ambición.

placeholder Peter Thiel. (Reuters)
Peter Thiel. (Reuters)

P. Thiel llegó a ser mano derecha de Donald Trump y el intermediario entre Silicon Valley y la Casa Blanca. ¿Siempre quiso entrar en política para amasar poder o era solo una forma de ganar más dinero y contratos para sus empresas?

R. Creo que hay algo de ambas cosas. Desde luego su entrada en política tuvo una motivación económica más allá del poder. Le sirvió para ganar contratos para sus empresas, como Palantir. Pero Thiel también se mueve por ideología, aunque de forma maquiavélica. Con Trump, probablemente había cierta afinidad ideológica, y quizá lo que más les unía era la incorrección política, esta supuesta opresión hacia hombres blancos que no pueden expresarse como quieren. La candidatura de Trump giró en torno a esta idea y también está en el centro de Peter Thiel. Él escribió un libro entero sobre esto en los noventa, ' El mito de la diversidad'.

P. Usted define a Thiel como alguien que siempre va contracorriente. Es de hecho el título de su biografía. ¿Por qué?

R. Lo titulé así porque Thiel se ve a sí mismo como alguien que no sigue a la masa. Es algo que está en el centro de su estrategia de inversión y en su filosofía de vida. Es un fan del filósofo francés René Girard, que habla de la imitación y sus peligros. Este tema es casi más central para su identidad que su propia sexualidad. Y ha habido ocasiones en las que esta ansia por llevar la contraria le ha metido en problemas. Creo que fue Jeff Bezos el que, después de que Thiel apoyara la candidatura de Trump, dijo que el problema de llevar la contraria es que muchas veces te equivocas. Por ejemplo, tuvo la oportunidad de invertir en Tesla, habría sido la mejor inversión de su vida. Y la razón por la que no lo hizo fue porque no reconoce el cambio climático, algo aceptado globalmente. El cambio climático es una visión de consenso, está demostrado científicamente. Pero incluso aunque no reconociera el cambio climático, habría sido una gran decisión de inversión entrar en Tesla. Es un caso muy claro en el que su filosofía de ir contracorriente le ha traído problemas.

"Trump puede que ya no esté, pero el movimiento de extrema derecha va a seguir y Thiel es su millonario"

P. Tras la caída de Trump, ¿está Thiel acabado políticamente?

R. No creo. Trump de hecho no fue ni su primera elección. Antes que a él apoyó a Carly Fiorina, que era una figura tecnológica. Flirteó con Ted Cruz, realizando grandes donaciones a su campaña. Y al final se decidió por Trump. Pero Thiel acabó mucho mejor posicionado tras su presidencia en comparación con el resto de la gente que estuvo dentro del círculo personal del presidente. Al final de 2017 dejó de tener tanto contacto con Trump y perdió mucha influencia, seguía siendo la conexión entre Facebook y la Casa Blanca, pero ya no era lo mismo. Al final eso jugó en su beneficio. Como todos sabemos, la presidencia de Trump no acabó demasiado bien, con los 'impeachments', el asalto al Capitolio, la pandemia… Thiel ya se había ido cuando ocurrió todo eso, pero nunca lo anunció públicamente. Otros socios de Trump anunciaron que dejarían de apoyar al presidente, pero Thiel no, y eso mantuvo su credibilidad dentro del 30% de americanos que aún creen que Trump es el tipo de candidato que necesita EEUU.

placeholder Donald Trump. (Reuters)
Donald Trump. (Reuters)

P. ¿Ve a Thiel regresando a la política?

R. Está gastando más dinero que nunca en donaciones políticas. Ha donado 10 millones a Blake Masters, que se presenta a senador por Arizona, y otros 10 millones a J. D. Vance, posible senador en Ohio. Ambos son o antiguos o actuales empleados suyos. Blake es como su mano derecha desde hace 10 años. Si esas candidaturas ganan, Thiel tendría un gran poder dentro del Gobierno. Si a eso unes sus conexiones con Ted Cruz y otros, habría creado un gran bloque de 'thielistas' en el seno de las instituciones. De alguna forma, Thiel está destinado a ser una de las grandes figuras del movimiento de extrema derecha. Trump puede que ya no esté, pero el movimiento de extrema derecha va a seguir y Thiel es su millonario.

P. ¿Es Palantir su empresa más preocupante, más incluso que Facebook?

R. No creo que sea más peligrosa que Facebook, es muy problemática, pero no al nivel de Facebook. De hecho, una de las cosas que quería hacer en el libro es desmitificar Palantir. Thiel es un muy bueno en marketing y ha vendido Palantir como esta especie de Gran Hermano con la CIA. Aseguran que son capaces de verlo todo pero que no lo hacen por su sentido de la ética. Decidieron presentarse de esta forma porque muchas empresas quieren tener la misma tecnología que la CIA. A las empresas les da igual la privacidad o la ética, solo quieren la mejor tecnología. La realidad es que Palantir no es tan potente como se presenta. Hay dudas muy serias sobre la efectividad de su 'software' y la única razón por la que han tenido éxito es porque la competencia era horrible. Quizás el 'software' de Palantir era malo, pero el de sus rivales era horrible. Y también por el juego político, en el que Thiel siempre ha sido muy efectivo, tanto con Trump como con Obama. Hay razones para cuestionar la empresa. No es tan poderosa como se la ha caracterizado, pero es un proyecto inquietante.

Foto: Peter Thiel, cofundador de PayPal, inversor en Facebook y fundador de Palantir. (Reuters)

P. Su libro son básicamente 400 páginas desmontando a Thiel. ¿Tiene ahora miedo de su famosa sed de venganza?

R. Todo el mundo me lo pregunta (risas). La verdad es que sí, pero es importante matizar dos cosas. Él nunca quiso hablar conmigo para el libro, ni ayudar a corregir ni contrastar nada. De hecho, en muchas ocasiones me daba la sensación de que estaba intentando hacer lo contrario, intentar que no escribiera el libro. Pero nunca he recibido amenazas ni intimidaciones, ni antes ni desde que se ha publicado la biografía.

El problema es que desde que Thiel llevó a Gawker Media a la bancarrota se ha creado un miedo a escribir sobre él en el mundo periodístico. Después de eso, cualquiera que lo va a criticar en público o escribir sobre él se pregunta, ¿estoy a punto de hacerme un Gawker? Desgraciadamente, ese es precisamente uno de los motivos por los que arruinó a Gawker, para que nos lo pensáramos dos veces. Pero incluso la gente que no escribe sobre Thiel debe estar preocupada. Ha creado un libro de instrucciones que cualquier millonario o persona con poder puede seguir. Y no solo eso, al hacer que la gente hable de ello y lo apoye, ha logrado que alguien más se atreva a intentar lo mismo que hizo él. Quizás Thiel tenga un sentido muy sutil de la ética, pero no todos los millonarios lo tienen. Y ese es otro motivo por el que estar preocupado.

Millonarios Silicon Valley
El redactor recomienda