Probamos el Poco M3 de Xiaomi: este móvil de 150 euros sí que merece la pena
  1. Tecnología
PARA LOS QUE PIDEN POCO

Probamos el Poco M3 de Xiaomi: este móvil de 150 euros sí que merece la pena

La marca blanca de la factoría china se saca un nuevo móvil de batalla de la chistera. La autonomía y la pantalla son sus grandes bazas. La cámara y la ausencia de NFC, sus grandes peros

placeholder Foto: Foto: EC.
Foto: EC.

Los que buscan un 'smartphone' de 150 euros piden más bien poco. Hasta hace nada, como quien dice, el que manejaba un presupuesto así podía acceder a terminales extremadamente sencillos y básicos. Para llamar, WhatsApp y ya. Sin embargo, la guerra de precios que propiciaron los fabricantes chinos ha llegado también a ras de suelo, a los aparatos más terrenales y mundanos. Y cuando se habla de tecnología 'low cost', aunque le hayan salido algunos rivales por el camino, es inevitable hablar de Xiaomi. Y en los últimos años, también de Poco, su marca blanca con la que se ha dedicado en su corta existencia a sacar dispositivos tan tirados de precio que hacen la competencia hasta los Redmis y otros aparatos de su catálogo, dificultando la elección notablemente. El último en llegar ha sido el Poco M3. Aunque no deja de ser un teléfono de batalla, por lo que sigue siendo, sí que eleva el umbral de la categoría.

Foto: De izquierda a derecha: POCO X3, Mi 10T Lite 5g, Moto G9 Plus, realme 7 5G

Cuando alguien me dice que busca un teléfono de ciento y pico euros, mi respuesta suele ser que hagan un esfuerzo y estiren el gasto hasta al menos los 200 euros. Pero con este aparato no hace tanta falta. Obviamente tiene recortes, porque ese precio tan ajustado no se produce por generación espontánea, como puede ser la cámara o los materiales con los que se ha construido. Pero está lejos de ser un teléfono gris cuya máxima aspiración sea ser modesto. Tiene una pantalla decente y una batería de 6.000 mAh, un registro excelente. Hemos pasado varios días con este móvil de Xiaomi (se supone que Poco es una nueva marca independiente, pero de puertas a fuera poco cambio supone eso) y aquí va lo qué debes tener en cuenta antes de comprarlo.

El armazón de este teléfono es el plástico. Denostado en el pasado y desplazado por los diseños metálicos, en los últimos tiempos hemos visto cómo varias marcas, incluso Google, ha echado mano de este ingrediente. En este caso le han dotado de un acabado rugoso, que trata de imitar al cuero, que le hace ser más pintón. Pero por mucho que se vista el plástico... plástico es. La parte frontal, que llega con marcos reducidos, viene con un 'notch' en forma de gota para enmarcar la cámara de selfi. La parte trasera cuenta con un enorme módulo en la zona superior, donde se coloca la cámara y un enorme logo de Poco. Es una manía que suelen tener varios fabricantes, la de plantarte su marca a todo trapo. Personalmente no me entusiasma, pero me parece un detalle menor. Para gustos los colores.

placeholder Poco M3. (M. Mcloughlin). (Pinche para ver el álbum)
Poco M3. (M. Mcloughlin). (Pinche para ver el álbum)

Hablando de colores, este Poco M3 ha apostado por una paleta llamativa. El amarillo que ocupa estas líneas, un azul eléctrico y uno negro para los que quieran mantener un perfil más discreto. No es un móvil excesivamente ligero (se va casi a los 200 gramos) ni excesivamente fino (9,8 mm). Hay que tener en cuenta eso sí, que manejamos un tamaño de pantalla de 6,53 pulgadas.

La biometría corre a cuenta de un sensor lateral, que funciona de forma bastante fina, aunque a veces te juegue una mala pasada, especialmente si tienes los dedos húmedos. Cuenta con puerto USB tipo C y dos altavoces estéreo, que particularmente, me han resultado una grata sorpresa dentro de lo que se podía esperar, porque el sonido es bastante equilibrado. Tiene, por cierto, 'jack' para auriculares.

Yo creo que a estos niveles de precio lo importante es la pantalla y la autonomía. Que cumpla en estos apartados, especialmente en el segundo. Luego hablaremos de la batería, pero el primer 'match ball' lo supera. Cuenta con una LCD lo suficientemente brillante para manejarte en exteriores sin molestias. La resolución es Full HD+ con una densidad de 395 píxeles por pulgada. Resolución, color... no hay nada que pueda decir: "Vaya truño". Todo lo contrario. A excepción de una leve coloración de la pantalla en la parte más pegada a los bordes, funciona bastante bien. La pega es que el Gorilla Glass sea solo de tercera generación. Pero de alguna parte hay que meter la tijera cuando tienes un margen tan estrecho.

placeholder Poco M3. (M. Mcloughlin)
Poco M3. (M. Mcloughlin)

Si el rendimiento fuese un partido de solteros contra casados, el Poco M3 sería uno de esos teléfonos que más fondones puede parecer (por eso de los 150 euros) pero que a la hora de la verdad toca todos los balones y marca su chicharrito semana sí y semana también, sin desentonar lo más mínimo con el ritmo de móviles de 40 o 50 euros más. Maneja un Snapdragon 662 y 4 GB de RAM. La memoria interna es de 64 o 128 GB (ampliables por microSD). El estándar que maneja es USF 2.1 o UFS 2.2 en el de mayor capacidad. Esto hace referencia a la rapidez a la hora de leer o grabar archivos. No es el más puntero, pero tampoco es ningún drama.

El rendimiento es lo suficientemente sólido para igualar a móviles 50 euros más caros

En lo que se refiere a potencia, es un móvil de batalla venido un poquito arriba. Siguiendo la analogía de las pachangas futbolísticas, obviamente, si a este móvil le pones a competir en Segunda B, pues igual ni las ve venir y se dedica a moverse de un lado al otro y llegar tarde a todo. No hay que olvidar que es un móvil 'low cost' y tiene las capacidades que tiene: las de un terminal, insisto, que por 150 euros te da lo que uno de 200.

¿En qué se traduce esto? Pues que a veces tarda en abrir la cámara, en grabar el archivo, el saltar de una app u otra o que se fatiga antes cuando maneja varias cosas al mismo tiempo. ¿Cómo lo notarás? Todo depende de lo que tuvieses antes entre manos anteriormente. Si vienes de otro móvil de perfil bajo, pues notarás hasta un avance. Si das el salto de un móvil de 400 o 500 euros porque te has hartado de dejarte ese dinero, pues lo notarás más fluido.

placeholder Poco M3. (M. Mcloughlin)
Poco M3. (M. Mcloughlin)

Sobre el software, un par de apuntes. La versión de Android con la que funciona este terminal es la décima entrega. Está recubierta con EMUI 12 personalizado para Poco, incluyendo un modo juego cuando inicias alguno. No hay grandes diferencias respecto a lo que ya hemos visto, aunque es cierto que necesita un poco de bisturí y aligerarla como en su momento hicieron otros fabricantes. En el apartado de conectividad, tenemos lo básico: 4G, wifi (tanto 2,4/5 Ghz) así como bluetooth 5.0. Quizás la ausencia más destacada sea el NFC. Si eres de los que utilizas Google Pay o algún app de banco que utilice este chip y quieres seguir haciéndolo, este móvil no es para ti. Si buscas un teléfono 'dual SIM', tampoco.

Batería: su gran punto a favor

Pero si hay en algo que destaca el Poco M3 es en la batería. 6.000 mAh. Tiene toda la lógica. El que busca un teléfono de esta naturaleza, no busca la mejor cámara, ni la mejor pantalla. No es busca un teléfono que le haga mil maravillas para utilizarlo como cámara de vídeo, por ejemplo, en su trabajo. Busca algo que le sirva para comunicarse bien por WhatsApp, redes sociales, llamadas o 'mails' y que no le tenga que prestar más atención. Ni a la autonomía. Que no tenga que estar enchufándolo todo el rato. Y este 'smartphone' tiene pulmón de sobra en este sentido. Si no eres un usuario intenso y cuidas el brillo un poco, te da para día y pico, casi medio, sin problema.

[Álbum | Así funciona la cámara del Poco M3]

Viene con carga rápida. Algo que es de agradecer. Pero ojo, que no es lo mismo llenar un bolso de mano que una mochila de deporte. 6.000 mAh son muchos mAh. En total, lleva casi tres horas cargar de cero a cien con un cargador que ofrezca 18 W de potencia, que es lo que admite. En media horita consigues en torno a un 25% de la batería, lo que te da para echar el 'afterwork' si te has quedado a cero y le has dado un chute antes de salir de la oficina. La mitad en algo más de 50 minutos. Son cifras decentes para un teléfono de esta naturaleza.

placeholder Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

Para lograr este terminal, Xiaomi ha sacrificado la cámara. Bueno parte de ella. Ha incluido un sensor de 48 megapíxeles. Realmente es en el único que te deberías fijar. El otro es un sensor de profundidad de dos megapíxeles. El aliño se remata con un macro de otros dos megapíxeles. Dos piezas, el de profundidad y el macro, de poco sirve a la hora de la verdad. ¿Cómo funciona? Con buenas condiciones de luz resulta una cámara útil, aunque poco versátil. Si te interesa tener un gran angular, tienes otros móviles como el Redmi 9 que más o menos por este precio te da esa pieza, aunque te quita otras bondades. Creo que tanto en captación de los colores y definición va bien, tanto disparando en el modo de 12 megapíxeles o en el de 48. El HDR funciona relativamente bien, aunque el asistente de reconocimiento de escenas me parece que tiende a sobresaturar y exagerar mucho los colores.

Cuando cae la luz, la cosa es diferente. Puede sufrir un poco y perder bastante información. Mi consejo siempre que puedas es que tires del modo noche. Te dará más luminosidad, representará los colores mejor bien. Sacrificas un poco de detalle pero es asumible. En lo que refiere al modo retrato, funciona en condiciones normales (me parece muy artificial el acabado), pero cuando estás en interiores o de noche flojea mucho. Los sacrificios no acaban aquí. El vídeo tiene una calidad máxima de 1080p y no de 4K y la cámara de selfis, de 8mp, es muy básica.

¿Merece la pena? Creo que es el difícil encontrar algo a este nivel por este precio. Alguno de los Redmi 9, pero tendrás menor autonomía y un procesador a mi parecer algo más modesto. El realme 7i, en esta misma línea de precio, te aporta un gran angular, pero te da una pantalla bastante más modesta. Creo que el Poco puede ser una buena opción para aquellos que busquen un móvil que sirve para el día a día de manera correcta. El precio de partida, por la versión de 64 GB de almacenamiento es 149 euros. Si te preocupa la memoria, por 20 euros, accedes a la versión superior.

Xiaomi ¿Me lo compro?
El redactor recomienda