BQ, Wolder, Energy Sistem, Jiayu, MyWigo…

El gran fracaso del 'smartphone' cañí: por qué las marcas españolas han desaparecido

Un pequeño adelanto: no todo es el efecto Xiaomi y otros móviles chinos

Foto: El Bq Aquaris X2 Pro, uno de los móviles que vendió la firma española. (Foto: E. Villarino)
El Bq Aquaris X2 Pro, uno de los móviles que vendió la firma española. (Foto: E. Villarino)
Autor
Tiempo de lectura8 min

Da igual que vayas a una tienda de Phone House, Media Markt, El Corte Inglés o Fnac. Es posible que encuentres algúna unidad perdida fuera de stock en internet, pero, si no, es casi misión imposible comprar uno. Hablamos de los 'smartphones' firmados por marcas españolas. ¿Qué ha pasado en los útimos años para que de contar con un buen número de compañías nacionales fabricantes de teléfonos (BQ, Wolder, Energy Sistem, Jiayu, MyWigo…) hayamos pasado a la nada más absoluto? Un pequeño adelanto: no todo es el efecto Xiaomi y otros móviles chinos.

Si jugamos al un, dos, tres y pedimos a cualquiera el nombre de una marca de móviles española, seguramente la respuesta mayoritaria sería BQ. Fue la que tuvo más tirón, llegando a superar el 10% de cuota de mercado en España en 2015, según Kantar. No hubo más truco que atacar por el flanco de los móviles de gama baja-media, una línea que la omnipresente Samsung tampoco cuidaba demasiado. Y recordemos que por entonces si querías un Xiaomi lo tenías que importar, con los riesgos e inconvenientes que ello conllevaba.

Desde aquella situación la foto ha cambiado mucho. Canalys ya situaba la cuota de mercado de BQ en el 3,6% en el primer trimestre de 2018, antes de que Vingroup tomase el control. El último móvil bajo el sello BQ fue el Aquaris C (agosto de 2018) y no hay visos de que vayamos a conocer ningún nuevo BQ en el futuro, ya que su hueco lo han ocupado los smartphones firmados bajo la marca VSmart. A noviembre de 2019, Statcounter situaba a BQ ya por debajo del 3%, a punto de perder el quinto puesto a manos de LG y muy lejos de Huawei y Xiaomi, sus rivales naturales en la calidad-precio.

¿Cómo una empresa con el reconocimiento que llegó a tener BQ pudo perder su hueco de esta manera, en poco más de cuatro años? No es algo nuevo, ya le pasó a muchas otras organizaciones (véase BlackBerry o Nokia), pero fuentes internas de la compañía consultadas nos recuerdan el por qué de este fuerte descenso. "BQ siempre le compró productos a proveedores chinos con los que podía opinar-diseñar en mayor o menor medida en función de si el pedido era grande o no. Ésto no es ningún secreto, funciona así con todo lo que se fabrica", explica este exempleado, que estuvo destinado en China durante varios años. La clave: "A los fabricantes chinos les faltaba aportar un valor extra al cliente final, y eso era lo que hacía BQ. Cuando los fabricantes aprendieron a hacerlo, los intermediarios y su coste extra sobraron en la cadena de producción".

BQ X2 Pro (Foto: M. Mcloughlin)
BQ X2 Pro (Foto: M. Mcloughlin)

Tampoco hay que dejar de lado la llegada oficial de Xiaomi a España, en noviembre de 2017, con el Xiaomi Mi A1 como bandera. Llevábamos ya un tiempo comprando Xiaomis importados, pero que su primer teléfono lanzado de manera oficial fuese un “no-Xiaomi”, por tener un Android limpio, fue un auténtico tsunami que sufrieron el resto de fabricantes, incluido BQ. La invasión china no era el único problema: “En sus inicios, BQ contrató siempre poca gente pero con mucha experiencia. Luego quiso crecer a lo loco haciendo lo contrario, contratando gente con menos experiencia o cuidando mal a la plantilla. En la dirección técnica se creían salidos de una multinacional de Silicon Valley y faltó mucha humildad".

BQ a día de hoy ya no es la que era. Como hemos mencionado anteriormente, ahora está en manos de un grupo de Vietnam, que se hizo hace un año con el 51% de la empresa, pero la historia podía haber acabado mucho peor. “Iban a cerrar las puertas a finales de 2018 cuando, sin haberlo buscado, les llegó la oferta de compra por parte de Vimgroup. El grupo vietnamita quería montar una fábrica de móviles pero no quería colaborar con plantas chinas así que Qualcomm, el fabricante de chips, les comentó que BQ existía y que tenían experiencia. Así les llegó, sin comerlo ni beberlo, un acuerdo que les salvó del cierre.”

Visto lo visto, ¿habría hueco para un nuevo BQ? Quién lo ha vivido, lo duda mucho. "Ojalá me equivoque, porque en España estamos muy faltos de empresas tecnológicas, pero lo veo prácticamente imposible. Necesitas vender millones de unidades para competir en ese mercado. Hay hueco, por ejemplo, en otros nichos, como hace Cecotec vendiendo pequeños electrodomésticos pero el mercado del móvil es demasiado jugoso", explica este exempleado de BQ.

La sonada caída de Wolder

Si BQ ha perdido su hueco e incluso el título de líder español, a Wolder no le fue mucho mejor. La firma cántabra, situada en un pequeño polígono industrial de Barros (474 habitantes), llegó a vender más de 400.000 tabletas en 2015, superando incluso a BQ en este mercado. El paso a los smartphones era inevitable y Wolder tuvo incluso sus hitos, como la edición de “El jefe infiltrado” (la Sexta) que protagonizaron. Desde la emisión del programa hasta el anuncio del cierre de la división de electrónica de la empresa, con 55 despidos, pasaron poco más de dos meses. ¿Estuvo cerca de ser salvada la situación? “La financiación que se necesitaba para continuar la actividad estuvo a punto de llegar, antes de anunciar el cierre de la división, pero no se cerró a tiempo”, nos señala un exempleado de la empresa.

Móviles de la empresa Wolder en exposición en un 'stand' de la empresa en 2016.. (EFE)
Móviles de la empresa Wolder en exposición en un 'stand' de la empresa en 2016.. (EFE)

Wolder no llegó hasta 2014 al mercado de los smartphone, más tarde que BQ, y entre las principales razones de su cierre siempre se ha señalado el incumplimiento en la entrega de un pedido de tabletas a Jazztel, por un problema de liquidez. Exempleados consultados confirman que en buena parte fue así, pero todo comenzó por un intento de refinanciación para abordar su expansión a Latinoamerica. Para ello era necesario que los bancos acreedores aceptasen el plan, algo que hicieron ocho de los diez que le concedieron líneas de financiación. El rechazo de dos de ellos truncó los planes de expansión, que derivó en el impago al proveedor chino de las tabletas para Jazztel. El resto ya es historia.

Por el camino estuvo el lanzamiento de la gama Wiam, que apuntaba algo más alto que los primeros smartphones de Wolder. “La gama WIAM supuso un punto de inflexión y la gran apuesta de la compañía. Los móviles respondieron, pero el nivel de ventas, pese a llegar a ser la compañía que más creció en ventas en España, no fueron suficientes".

Wolder, o su división de electrónica, dijo adiós antes de que Xiaomi clavase oficialmente su pica en España, pero el empuje de los fabricantes chinos también se hizo notar en sus números. "Los chinos sabían fabricar pero no hacer marketing, (y aún les cuesta) pero en cuanto vieron la oportunidad se lanzaron a vender algo que por derecho les pertenece a ellos". ¿Quedan oportunidades para nuevas marcas españolas? "Puedes reinventarte y buscar un nicho no explotado, pero si es rentable, también será cuestión de tiempo que el envite chino llegue con toda la maquinaria para reclamar lo que es suyo".

Energy Sistem: vuelta a los orígenes

Hay otros muchos ejemplos de firmas españolas, con mayor o menor nivel de implicación en la fabricación, que probaron suerte en el mundo de los smartphones: MyWigo, Primux, Woxter, Weimei, Jiayu, Geeksphone, Szenio, i-Joy… Cada una con su final particular. Pero hay un caso que es especial, porque tras probar en el mundo de los móviles han vuelto a lo que mejor se les ha dado de siempre, el audio. Hablamos de Energy Sistem.

(Reuters)
(Reuters)

Aunque desde el menú de su web todavía se puede llegar a una vacía sección de smartphones, lo cierto es que el último lanzamiento de la valenciana data de finales de 2017. Rebuscando (no mucho) es posible encontrar en internet tiendas que cuentan con stock de smartphones como el Energy Sistem Phone Max 3+, pero obviamente, no es una buena idea hacerse con un móvil que tiene dos años y por cuyo precio se pueden comprar otros modelos de mejores características.

¿Por qué no ha habido nuevos lanzamientos en dos años? "Para nosotros entrar en el negocio de los smartphones fue una decisión basada en intentar aportar algo diferente a los usuarios. Sin embargo, no logramos los objetivos fijados inicialmente y viendo las perspectivas de mercado preferimos salir de esta gama de producto antes de que fuera el mercado el que nos echase", explica a Teknautas Noemí Climent, portavoz de Energy Sistem.

La empresa vio a tiempo que lo de los smartphones españoles fue cosa de un periodo corto de tiempo, pero ¿tan diferente es el sector del audio en el que se han vuelto a centrar? "El año que viene cumplimos 25 de historia en el sector de la electrónica de consumo. El audio es un mercado igualmente muy competido y nada sencillo, pero en este caso nuestra experiencia y conocimiento del sector nos avala”.

Para ser justos con las firmas españolas, es obligatorio mencionar que su andadura en el mercado de los smartphones no ha sido muy distinta al de otras compañías europeas, que han sucumbido a la expansión china por el viejo continente. Las supervivientes con cierta cuota de mercado en algún país se cuentan con los dedos de una mano: Nokia es la única marca autóctona que logra salir en el ranking global de Europa de Statcounter y entre los grandes países, Wiko es la única europea que se asoma por las tablas en Francia, Italia y Portugal. El futuro parece estar escrito.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios