FÁCIL, SENCILLO Y PARA TODA LA FAMILIA

Cómo convertir tu bicicleta de toda la vida en una eléctrica sin dejarte un dineral

Ahora que todos los vehículos eléctricos viven un gran 'boom' parece que debemos jubilar nuestras antiguos medios de transporte. Pero hay otras opciones para darles una nueva vida

Foto: Bici de paseo convertida. (Foto: PxHere)
Bici de paseo convertida. (Foto: PxHere)

Es el momento de la movilidad eléctrica e inteligente. Sin duda, todos los tipos de vehículos que funcionan con batería y motor eléctrico viven un 'boom' nunca antes visto y cada vez más usuarios se lanzan a probar desde patinetes eléctricos a monociclos, pasando por monopatines o motos. Pero, ¿qué pasa con nuestros antiguos medios de transporte, es hora de jubilarlos? Lo cierto es que no, que puedes darles una nueva vida, y, además, ahorrarte bastante dinero.

Ese es el caso de las bicicletas. Con la mejora de las baterías y otros sistemas eléctricos, han sido muchos los que se han pasado a las ya famosas 'e-bike' y otros tantos que se lo están pensando mucho. El problema es que sus precios aún siguen siendo bastante altos y necesitas una gran inversión para hacerte con una, pero, tranquilo, existen otras alternativas mucho más baratas y menos conocidas. ¿Cuáles? Pues la de convertir tu bicicleta tradicional, esa de movimiento mecánico, en una eléctrica. Y es que puedes hacerlo tú mismo tirando de algo de conocimientos y un poco de paciencia.

Kits de conversión a bici eléctrica

Así, según lo estás leyendo, puede que esto te suene a chino, pero es mucho más común de lo que imaginas y si estás buscando abrirte al mundo de las 'e-bike' sin dejarte un dineral, te va a encantar. Estos kits están formados por una serie de objetos y herramientas que se venden normalmente juntos y que te sirven para dar una nueva vida a tu bici clásica. Es más, es muy posible que los hayas visto colocados en bicicletas de repartidores de servicios como Glovo o Deliveroo y hayas pensado que se trata de vehículos construidos ya como eléctricos, pero no.

Estos inventos están formados por cuatro elementos clave incluso en las versiones más básicas: el motor, que suele venir adherido a una llanta que deberás sustituir por la que llevas habitualmente, la batería, el controlador y el acelerador. Como en todo, existen versiones más 'premium' que traen muchos más detalles pero con un kit como el que explicábamos ya tendríamos suficiente material para empezar a funcionar.

Kit para convertir bici eléctrica.
Kit para convertir bici eléctrica.

En cuanto a los precios, algo clave en todo esto, empiezan sobre los 200 euros (siempre puedes encontrar opciones más económicas si buscas por productos de origen asiático) y de ahí para arriba. En Amazon, por ejemplo, encontramos equipos por unos 249 y CicloTek, una de las marcas de referencia en este tipo de productos empieza sus equipos en unos 229. Obviamente, todo depende de la capacidad que busques, la calidad o la velocidad.

Una vez comprado el kit solo tendrás que instalarlo tú mismo en tu bicicleta, o buscar algún mecánico que lo haga. Si eres manitas y te apetece probar, puedes seguir los pasos que te indican en vídeos como este que te dejamos debajo. Al final, no parece tan complicado como podrías llegar a imaginar y solo necesitas algo de conocimiento, ganas y paciencia.

¿Qué tener en cuenta para elegir tu kit?

Vale, ya sabemos en qué consiste esta forma de hacer de nuestra bici mecánica una 'e-bike', pero ¿cómo elegir un kit para instalarlo? Pues vamos a ver los puntos a tener más en cuenta.

  • Para qué usas tu bici. En este terreno es clave saber para qué utilizas tu vehículo y que mejora va a significar el motor eléctrico. Debes tener claro qué recorridos haces, las pendientes o si tienes que cargar con ella o no. Todo eso es clave para que tras hacer tu compra no te arrepientas o el producto se te quede corto. Por ejemplo, los equipos más convencionales suelen dar energía para unos 15 o 25 kilómetros, suficientes para moverte por ciudad, pero los de MTB llegan a los 40. Es cuestión de pensarlo y elegir.
  • Dónde la vas a cargar. La mayoría de kits vienen con baterías extraibles, algo genial para evitar tener que estar cargando con la bicicleta todo el día y que te permitirá dejar tu vehículo en calles o aparcamientos públicos con algo más de seguridad y comodidad. De todos modos aquí debes tener en cuenta el tiempo de carga, la tarifa eléctrica que tienes contratada en casa y si ves factible tener que conectar habitualmente una batería como estas.
  • La marca. Antes hablábamos de Ciclotek, que es una de las más conocidas en el sector, pero hay muchas más. Debes ver con cuidado y elegir una que te dé confianza porque al final queremos kits que nos duren tiempo, funcionen correctamente y no nos hagan pegarnos el trabajazo de la conversión para nada. Por eso, debemos ver con cuidado las especificaciones de cada producto, equilibrar nuestras necesidades y no dejarnos llevar por un precio bajo.
  • El motor. Por último, miremos a conciencia el segundo punto más importante del equipo, tras la batería. En el mercado solemos encontrar dos tipos de motor, uno de corriente continua que cuentan con escobillas y otros llamados 'brushless' más modernos. La gran diferencia es la vida útil, mayor la del 'brushless' y la potencia de arranque, punto en el que ganan los motores más tradicionales. Analiza y elige el que te convenza.
  • La pantalla. La mayoría de kits ya vienen con una, pero es de esas partes en las que más se nota la diferencia de inversión. Si queremos contar con una buena pantalla LCD con su botonera para que, instalada en nuestro manillar, nos sirva para saber en todo momento cómo va nuestro equipo seguramente tendremos que hacer una inversión algo más importante. Pero, a largo plazo, lo agradecerás.

En las MTB lo más normal es que tengas que sustituir el botellero por la batería
En las MTB lo más normal es que tengas que sustituir el botellero por la batería

¿Me merece la pena?

Y para acabar la gran pregunta. ¿Te viene bien algo así? Pues como comentamos desde el inicio todo depende del uso que le vayas a dar. Esta opción del kit convertible es muy interesante si llevas tiempo pensando en las 'e-bike' pero no te quieres desprender de tu bici antigua. Ya sea de paseo o una MTB, esta opción te puede servir para conseguir ambos objetivos sin dejarte un dineral, pero debes estar seguro de que te va a ser útil. De comprar algo así y finalmente no utilizarlo se acabará convirtiendo en un trasto que te hará cambiar partes clave de tu bicicleta para nada, la hará más pesada y aparatosa por lo que la odiarás un poquito más.

Bici clásica con motor eléctrico
Bici clásica con motor eléctrico

Así que es cosa tuya analizar tu situación y ver si prefieres algo convertible como esto o incluso prefieres ir a lo grande y dejarte el dinero en una 'e-bike' completa que te evite tener que remangarte y empezar a toquetear tu viejo vehículo. Lo importante es saber que existen más cartas sobre la mesa y que al contrario de lo que se suele pensar, no es tan caro ni complicado pasarte al mundo de la movilidad eléctrica.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios