ser un manitas es una gran ventaja, pero no te confíes

Qué debes tocar, y qué no, cuando falla tu ordenador para no cargártelo del todo

Trastear el ‘router’ cuando no te puedes conectar a internet, revisar las funciones de reinstalación de un sistema operativo… Y no olvides un clásico como el botón de encendido y apagado

Foto: (Foto: Pixabay)
(Foto: Pixabay)

Alerta: tu ordenador no funciona. Y no sabes por qué. Pero no tienes una ingeniería informática ni un ciclo formativo para arreglarlo. Y acudir a los tutoriales de YouTube es tentador, pero no sabes si has de confiar en ellos. Sin embargo, quieres ahorrarte el dinero de acudir a una tienda. Bueno, hay ciertos problemas que puedes solucionar sin visitar el servicio técnico, pero cuidado con la tecla o el comando que tocas. Para que tengas ciertos recursos siempre a mano, te decimos lo que debes o puedes toquetear y lo que no cuando te veas en un entuerto ‘techie’.

Tengo un virus

Un ataque de ‘ransomware’, un archivo que no deberías haber abierto, un enlace malicioso… Si el antivirus está caducado, sin actualizar o simplemente no está instalado, tienes un problema grande. Es tan delicado que hay que tener cuidado con lo que se hace una vez detectado el problema.

Cuando lo tengas delante o te avise el antivirus, lo primero que debes hacer es desconectar el ordenador de internet. Si se trata de un ataque de ‘ransomware’ en el que te piden una cantidad de dinero por recuperar tus datos (‘ransom’ significa ‘rescate’ en inglés), apágalo también. En caso de que trabajes con un ordenador Windows 10, reiniciarlo en modo seguro: pulsa la tecla del logotipo de Windows más la R; en el apartado ‘Abrir’ que te aparecerá, escribe “msconfig”, pincha en ‘Aceptar’ y a continuación selecciona ‘Arranque’, y ahí ‘Arranque a prueba de errores’. Tras ello, ejecuta los antivirus que tengas instalados o instala uno nuevo (para no conectarte de momento a internet, si puedes hacerlo desde un USB o CD, mejor).

(Foto: EFE)
(Foto: EFE)

Si el virus sigue por ahí, puede que tengas que reinstalar Windows y los archivos que tuvieras. Es el momento de usar esa copia de seguridad que hiciste hace poco, de ahí la recomendación de hacer estos ‘backups’ periódicos. Si no te ves capaz de hacer esto, es hora de acudir al servicio técnico para que te ayuden y lo hagan por ti.

Por otra parte, los antivirus son programas lo suficientemente fáciles de usar como para que los toquetees a tu gusto cuando creas que el ordenador funciona más lento o tiene algún problema. No te preocupes por pasarlo en profundidad de vez en cuando, con el fin de que analice todo el contenido. Y para evitar sustos con los virus, también te conviene tener actualizados los parches e instalar siempre las actualizaciones del sistema operativo.

Internet no me funciona

¿Reiniciarlo? ¿Empezar a trastear en ajustes y configuración? Si el ordenador no se conecta a internet puede deberse a muchas razones. Y, a veces, para arreglarlo, no hay que tocar aquello que desconocemos.

Para empezar, deberíamos comprobar si el ‘router’ funciona, es decir, si las luces verdes están encendidas o parpadean, o si las hay rojas o naranjas, dependiendo del modelo. En caso de que aparezcan estas, lo apagaremos y, pasados unos segundos, lo encenderemos. Tras ello, reiniciaremos o encenderemos nuestro ordenador. En caso de que ahora internet funcione, el problema no lo tenía nuestra máquina, sino el ‘router’. Un aparato menos que hemos tenido que tocar.

El ‘router’ es uno de esos objetos fáciles de tocar cuando tenemos problemas con el ordenador. (Imagen: Pixabay)
El ‘router’ es uno de esos objetos fáciles de tocar cuando tenemos problemas con el ordenador. (Imagen: Pixabay)

En caso de que el problema persista (porque ya has descartado que la conexión wifi o de cable está desactivada, ¿verdad?) o que el ‘router’ tenga luces verdes, el problema puede estar en el ordenador. Comprueba si otro dispositivo (tablet, ‘smartphone’, portátil…) se conecta a la misma red. Si es así, no hay duda. Una vez comprobado que la conexión wifi o el cable están conectados, ve al panel de control de tu dispositivo y busca una opción como Red o similar. Allí, habilita la red en caso de que esté deshabilitada.

El navegador va muy lento

En ocasiones, el problema con internet no tiene que ver con la velocidad del ‘router’ o con que está habilitado y deshabilitado. Para mejorar la navegación, en muchas ocasiones, basta con borrar la memoria caché, esa memoria temporal de almacenamiento y acceso rápido que a veces acumula información de más. Cada navegador tiene en su configuración una opción para eliminarla: en Firefox está en Preferencias; en Chrome, en el menú Más herramientas… A la vez que lo haces, borra o desactiva las ‘cookies’: es fácil de hacer y también pueden ralentizar el navegador, al tiempo que borras espías de tu navegación por la Red.

¿Hay que cambiar el ordenador si la navegación es lenta? No necesariamente. (Imágen: Pexels)
¿Hay que cambiar el ordenador si la navegación es lenta? No necesariamente. (Imágen: Pexels)

Cuidado, porque esta es una de las cosas que, al tocarlas, puede afectar al funcionamiento del ordenador. Es posible que vaya más lento si las imágenes se tienen que cargar de nuevo o que algunas webs te pidan las ‘cookies’ para cargarse por completo. También, necesitarás iniciar sesión en los sitios en los que ya lo habías hecho.

Quiero reinstalar el sistema operativo

Ya sea por un motivo u otro, tu PC va más lento de lo normal, o un archivo da problemas, o tiene un virus como los descritos antes… Puedes caer en la que cuenta de que la mejor solución para los problemas de tu máquina es devolverla a su modo de fábrica. Si tu ordenador es Windows, estos pueden venir con un CD que incluye el kit de instalación, y es lo suficientemente sencillo como para hacerlo por tu cuenta siguiendo las instrucciones. Los ordenadores Mac también permiten volver a la versión de fábrica, con la utilidad Recuperación de macOS.

Antes de tomar esta decisión, debes tener en cuenta todo lo que pierdes si lo ejecutas mal, como aplicaciones o archivos que has instalado a lo largo del tiempo de uso. Así, puedes restaurarlo para reinstalar el sistema operativo, pero conservando todo lo que has instalado, o restablecer el modo fábrica, con el que solo se quedarían las ‘aplicaciones de kilómetro cero’, es decir, aquellas que venían con él. Para buscar estas opciones, ve a la configuración del equipo y navega por ‘Entorno de recuperación de Windows’ o ‘Cambiar configuración del PC’. En Mac, lo puedes encontrar en la citada Recuperación de macOS.

Reinstalar macOS o formatear el disco es algo que puedes hacer sin mucha dificultad. (Imagen: Apple)
Reinstalar macOS o formatear el disco es algo que puedes hacer sin mucha dificultad. (Imagen: Apple)

Si temes meter la pata, haz una copia de seguridad antes de iniciar el proceso. Además de pasar toda la información que consideres imprescindible a la nube o a un disco duro externo, dependiendo de tu ordenador puedes hacer alguna copia de seguridad. Si es un Windows, investiga la opción Historial de archivos, que además te permite guardarla en una unidad externa o en una red de ordenadores. De nuevo, si tienes dudas sobre cómo hacer la reinstalación o cualquier otro proceso, lo mejor es que consultes con el servicio técnico.

Igual que reinstalar un sistema operativo, puedes eliminar y reinstalar un programa que te está dando (o crees que te está dando) problemas. Es la misma solución que se da cuando algunas ‘apps’ de teléfono móvil no funcionan.

Cuando derramas líquido en él

Agua, refrescos… Comer y beber delante del ordenador es un clásico que deriva en problemas si un líquido cae en el teclado, la torre u otro lugar del dispositivo. Y mejor si no está encendido en ese momento: los líquidos pueden dañar los circuitos.

Lo más aconsejable es que no comas ni bebas delante del ordenador. Pero si lo haces y tienes un accidente, hay que actuar de forma rápida. Lo primero de todo es apagar la máquina y desenchufarla. Y poco más puedes hacer. Si eres profesional, quizá puedas retirar la batería o las placas para secarlos. Si no, lo mejor es llevarlo a la tienda y que el servicio técnico te asesore. En ese caso, indica qué líquido exacto se ha derramado: los refrescos, por ejemplo, pueden ser pegajosos, y podrían necesitar más atención que el agua mineral.

Lo mejor es que evites beber o comer junto al ordenador. (Foto: Pîxabay)
Lo mejor es que evites beber o comer junto al ordenador. (Foto: Pîxabay)

En caso de que el líquido haya caído en el teclado de un ordenador de sobremesa, lo mejor es limpiarlo con un paño que no deje pelusa. En caso de que las teclas sean removibles, prueba a quitarlas para limpiar el líquido.

Un clásico: la función de reinicio

No podíamos terminar este artículo sin acordarnos de esa acción que pasa de generación en generación, como una ley no escrita, para arreglar los problemas del ordenador: dejar pulsado el botón de encendido para reiniciar. Sucede en los ordenadores de sobremesa y en los portátiles, y es un clásico para esos momentos en los que se queda totalmente atascado sin saber por qué. Si te pasa, apaga y vuelve a encender en unos segundos. Te ahorrarás una visita a los especialistas con un gesto muy simple, que suele borrar la memoria en funcionamiento en ese momento y ejecutar los procesos de nuevo como si nada hubiera ocurrido.

Un botón que hemos pulsado más de una vez durante varios segundos. (Imagen: Pixabay)
Un botón que hemos pulsado más de una vez durante varios segundos. (Imagen: Pixabay)

Otra forma, si el ordenador te deja, es ejecutar su modo reinicio. Windows lo tiene en su menú principal desde hace varias versiones (y cómo olvidar su clásico Ctrl + Alt + Supr), y en Mac también puedes encontrar Reiniciar muy fácilmente.

Ya sabes lo que tienes que tocar y lo que no para los problemas más comunes. Ahorrarás tiempo y dinero. Atrévete a llevar a la práctica estos sencillos trucos antes de echar mano de la persona ‘techie’ de tu grupo de amigos.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios