Amazon: El negocio tras las reseñas de Amazon: Móviles, freidoras... Me regalan de todo
GUERRA POR LLEGAR AL 'TOP' DE COMENTARISTAS

El negocio tras las reseñas de Amazon: "Móviles, freidoras... Me regalan de todo"

Estar en el 'top' de comentaristas abre las puertas a un amplio abanico de productos gratuitos de marcas asiáticas deseosas de entrar en el mercado español gracias a buenas reseñas

Foto:

José Ignacio tiene 32 años y es de Valencia. Estudió electrónica y le encanta todo lo que tiene que ver con la informática. Por eso, cuando llega a casa, dedica entre dos y tres horas de su tiempo libre a reseñar productos de electrónica de Amazon. En dos años ha conseguido situarse en el 4º puesto del 'ranking' de comentaristas, a base de dejar su opinión en casi 600 productos y obtener 10.000 votos de otros usuarios. Aparte de la satisfacción de la hazaña de destacar entre los miles de personas que intentan llegar a ese puesto, estar en el 'top' les abre las puertas a un inmenso abanico de productos gratis.

“Me han regalado de todo: teléfonos, 'tablets', freidoras, básculas, chaqueta de nieve… Toda la casa la tengo equipada con lo que me han ido mandando”, cuenta a este diario. Esa misma tarde le han contactado de una tienda de sillas para videojuegos. “Muchas veces tengo que decir que no porque no puedo con el volumen de reseñas o porque no me interesa el producto”.

Las marcas chinas intercambian críticas por productos gratis a través de Facebook y WeChat

Detrás de las valoraciones de Amazon se extiende un negocio oculto de marcas chinas que buscan desesperadamente colocar sus productos entre los mejor reseñados —y por tanto colocados— de la web y hay un ejército de comentaristas dispuesto a hablar bien de las marcas a cambio de productos gratis. A pesar de los intentos de la multinacional estadounidense por controlar la autenticidad y neutralidad de los comentarios —decisivos para que un consumidor se decante por uno u otro producto—, tiendas asiáticas y usuarios siempre encuentran la manera de engañar a la plataforma.

De 5:00 a 11:00, la hora del chollo

“¡Hola a todos! Necesito algunas reseñas. Reembolso en pp [PayPal] después de la reseña que incluya foto o vídeo. Mándame un mensaje privado con tu perfil de Amazon si te interesa. Gracias”.

De madrugada, los grupos de Facebook dedicados a este intercambio bullen en notificaciones con mensajes como este. Perfiles de personas asiáticas, con pocos seguidores y escasas fotos, suben a la red social todo tipo de productos. Una plancha del pelo por 0,99, un protector de pantalla gratis, licuadoras, relojes deportivos, aspiradoras… Decenas de 'gadgets' que se ofrecen sobre todo en horario laborable de China. Hasta unas luces para bici baratas tienen varios comentarios de interesados. Los usuarios españoles, vigilantes a la caza del chollo, se ponen en contacto con ellos por mensaje privado y concretan los detalles de la transacción.

Capturas de algunos anuncios de marcas en el grupo de Facebook Amazon Reviews Spain.
Capturas de algunos anuncios de marcas en el grupo de Facebook Amazon Reviews Spain.

Lo primero que deben aportar es su perfil de Amazon. Así la tienda comprueba lo benevolentes que son con sus críticas y su posición en el 'ranking' de comentaristas. Hasta hace poco, la tienda china les facilitaba un código de descuento con el que les salía mucho más barato o completamente gratuito. Sin embargo, Amazon ha detectado esta práctica y ya no da el sello de 'compra verificada' —la garantía de que el producto se ha comprado realmente— a las que usan código. Y una compra no verificada tiene mucho menos valor y peor posición en la página del producto.

Si te sale gratis, al final todo el mundo opina bien para que te regalen más, está claro

Por eso, ahora lo más habitual es que la compra se haga de manera tradicional mediante la plataforma de pago PayPal. El 'tester' o 'reviewer' (reseñador) paga el producto y la marca le devuelve el importe una vez haya hecho la reseña. Algunos usuarios, en lugar de PayPal solo aceptan tarjetas de regalo de Amazon para que Hacienda no detecte los ingresos de los reembolsos, otro de los temas que se discuten en estos foros. Aunque sobre el papel no les piden que las reseñas sean positivas, las opiniones no son del todo subjetivas, como confirman varios comentaristas. “Si te sale gratis, al final todo el mundo opina bien para que te regalen más, está claro. Yo alguna vez que el producto era realmente malo y lo he dicho, no me han vuelto a contactar de esa tienda”, explica Luis, un usuario del 'top 1.000' que prefiere no dar su nombre. Lo que sí suelen solicitar, sin embargo, es que se incluyan en la reseña fotos del producto o vídeos, que son muy valorados por futuros compradores.

Captura de uno de los chats de WeChat a los que solo se entra con invitación.
Captura de uno de los chats de WeChat a los que solo se entra con invitación.

Como todos los entrevistados, Luis empezó en Amazon por 'hobby' y porque le gustaba compartir la experiencia de los productos que compraba. “Cuando te metes en Amazon, tienes como un perfil que rellenas con tu foto, tu 'e-mail'… Y un día vi que me empezaban a llegar correos ofreciéndome productos. Al principio pensé que era 'spam', pero no”. Los que no tienen una buena posición como para que les contacten directamente se mueven a través de Facebook, pero también de los grupos de WeChat, la aplicación de mensajería más usada en China, donde hay decenas de grupos con hasta 500 reseñadores españoles y marcas y un goteo constante, sobre todo de madrugada, de ofertas.

“El grupo ha crecido mucho, me ha llegado a saturar y a estresar, cada día hay un montón de 'posts' y nuevos miembros. Ahora lo llevo sola y he tenido que pedir ayuda”, explica Aly Fernández, una gallega que vive en Murcia y modera uno de estos grupos, además de hacer sus propias 'reviews', aunque eso lo lleva más su marido. “La verdad es que engancha. Es como ir a MediaMarkt y decir: pues esto, esto y esto me lo llevo gratis”, explica Juan, otro de los reseñadores. Entre sus mejores adquisiciones, cuenta, está una envasadora al vacío, y una veintena de cables de iPhone, pero también fundas de moto y hasta juguetes sexuales.

También hay webs especializadas en ejercer de intermediarios, como Testzon, un catálogo 'online' donde las tiendas asiáticas exhiben sus productos. Aunque no anuncian públicamente estar dirigidos a Amazon, cuando un usuario registrado elige un producto para reseñar, la advertencia no deja lugar a dudas: “Las reseñas como intercambio de productos están ahora prohibidas. De acuerdo con las nuevas guías de Amazon, si recibes un producto no es como intercambio por una reseña. Es solo para probarlo, descubrirlo. (…) Si quieres reseñar el producto en Amazon, no lo menciones en el comentario”.

La guerra por el 'top'

Para Amazon, las valoraciones son una parte fundamental de su negocio. Según sus datos, el 93% de las compras se realiza después de haber consultado las opiniones de quienes ya tienen el producto. Pero desde que la web era simplemente una librería 'online' han intentado erradicar esta práctica. El caso más sonado es el de Harriet Klausner, que durante años lideró el 'top 1' en el Amazon estadounidense. Ella sola reseño 15.588 libros. Tantos, que varios medios dudaron que realmente leyese los seis libros al día que comentaba, y que todos le gustasen tanto como para dejarles cuatro o cinco estrellas. Eso sí, ninguno de los 'bestsellers' estaban en su lista.

Cuanto más alto están en el 'top' los comentaristas, más y mejores marcas contactan con ellos

En el estudio 'Cómo mi tía Ammy consigue su comida gratis', de la Universidad de Cornell, demostraron que el 85% de los usuarios de Amazon entrevistados había recibido libros u otros productos para reseñar por parte de las editoriales o empresas. “Los comentaristas abrumadoramente eligen reseñar los libros gratuitos que se les ofrecen. De las 133 respuestas, 50 dijeron 'siempre', otros 54 'habitualmente', solo uno respondió 'nunca' y tres 'raramente”.

Cuanto más alto estaban en el 'top', más recibían, sobre todo dentro de los 50 primeros. Por eso en los puestos más altos la competencia y ataques de usuarios es habitual. “Ahora se ha relajado un poco porque Amazon ha vetado a muchos, pero sí hubo una temporada hace unos meses que se notaba que, de repente, empezaban a caer muchos votos negativos a opiniones en las que querías ser objetivo y útil. Era porque de repente varios se habían puesto de acuerdo para votarte mal y bajarte del 'ranking”, explica Antecessor, el segundo en el 'top' de España. Aunque nadie sabe exactamente cómo funciona el algoritmo de Amazon para llegar arriba, lo que más se tiene en cuenta es la valoración que hagan los usuarios de sus reseñas, su utilidad.

Con los productos que obtienen, muchos los regalan después a conocidos, o los revenden en Wallapop

Ambos usuarios forman parte del programa Vine, la plataforma propia que ha puesto en marcha Amazon para hacer ellos mismos de intermediarios entre las marcas y los usuarios. Un selecto club de 100 miembros que reciben mejores productos que los que pueden obtenerse a través de los grupos de Facebook o WeChat. Y aunque teóricamente son solo “prestados” y Amazon puede solicitar su vuelta, aseguran que hasta el momento nadie les ha reclamado ninguno. Otros, como Luis, compaginan ser Vine sin renunciar al trato directo con las marcas chinas. Los productos que obtienen, ya sea por Vine o de manera ilícita, muchos los regalan después a conocidos, o los revenden en Wallapop. “En mi caso es un ahorro, porque son cosas que me compraría igualmente”, asegura Antecessor.

Con el sistema Vine, Amazon hace de intermediario entre marcas y usuarios. (Reuters)
Con el sistema Vine, Amazon hace de intermediario entre marcas y usuarios. (Reuters)

Desconfía de las valoraciones en forma de C

José Ignacio no ha utilizado su cuenta desde el pasado mes de mayo, por miedo a sumarse a una de las cuentas que Amazon está cerrando cuando detecta estas prácticas. En Estados Unidos han ido más allá y en 2015 denunciaron a 1.114 usuarios a los que acusaban de hacer hecho comentarios falsos a sus productos.

Desde Amazon España señalan que su objetivo “es hacer que las revisiones sean lo más útiles posible para los clientes. Amazon no permite hacer comentarios a cambio de ningún tipo de compensación, incluido el pago. Los clientes y los vendedores de Marketplace deben seguir las normas de participación en los comentarios y aquellos que no las cumplan estarán sujetos a posibles acciones legales, incluida la cancelación de su cuenta”. Esta medida la puso en marcha en noviembre de 2016, pero no ha acabado con el problema.

Un producto con valoraciones en forma de C.
Ampliar
Un producto con valoraciones en forma de C.

Los comentaristas más veteranos explican que es sencillo intuir cuándo un producto tiene muchas reseñas incentivadas. Si el 'ranking' de estrellas tiene forma de C (es decir, muchos votos de cinco estrellas pero también con una estrella), es sospechosa de haber sido falseada.

También están empezando a surgir opciones más sofisticadas, como Fakespot, una web que analiza el grado de credibilidad de las opiniones de un producto y de los 'reviewers'. Pegando el 'link' de su página escanea la cantidad de compras verificadas que tiene, el estilo de redacción y los patrones de compra y les aplica un porcentaje de fiabilidad.

Muchos temen que pronto se les acabe el 'chollo', mientras ven cómo los grupos por los que se mueven usuarios y marcas asiáticas se multiplican a la búsqueda de cualquier baratija y Amazon dobla sus esfuerzos por pararlo. “Sé que contando todo esto está más cerca de que se acabe, pero por una parte creo que está bien que termine esta locura”, confiesa Juan.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios