así se hacen los efectos del cine

Los 'cazadores' que viajan buscando sonidos para 'Juego de Tronos', Apple o la NASA

La web Soundsnap funciona como una biblioteca colectiva online donde es posible encontrar desde el silencio más absoluto a las voces de turistas de un templo tailandés.

Foto: El francés Charlie Atanasyan viaja armado con un micrófono (Fuente: Charlie Atanasyan)
El francés Charlie Atanasyan viaja armado con un micrófono (Fuente: Charlie Atanasyan)

Las voces de los oradores de una mezquita turca. Los trinos de los pájaros y el zumbido de los insectos de una selva tailandesa. Incluso, el silencio. Gran parte de los sonidos que escuchas mientras ves una serie o una película no han sido grabados durante la filmación. Tampoco los cineastas se han trasladado al templo o a la jungla solo para capturarlos.

Son los ‘cazadores’ y diseñadores como el francés Charlie Atanasyan quienes recogen con sus micrófonos la atmósfera de los lugares más recónditos del planeta para dar realismo a las escenas. Atanasyan es solo uno de los cientos de colaboradores que llenan de rugidos, estruendos y susurros las estanterías virtuales de la biblioteca sonora Soundsnap, una fuente de sonidos a la recurren desde productoras hollywoodienses a la mismísima NASA.

Aunque la plataforma nació como una comunidad al estilo de Flickr o YouTube, su cofundador, el ingeniero y emprendedor griego Tasos Fratzolas, pronto se dio cuenta de que necesitaba cambiar un poco la dinámica. “Permitir que cualquiera envíe su trabajo no funciona para los efectos de sonido: a menudo lleva a un contenido pobre, una etiquetación errónea y descripciones incompletas”, explica a Teknautas.

Por eso filtran bien las aportaciones y trabajan con diseñadores de sonido, profesionales de la grabación y estudios para ofrecer piezas de calidad. Todas se escuchan, editan y clasifican manualmente antes de ser añadidas al catálogo.

Tasos Fratzolas, un emprendedor e ingeniero de sonido griego, fundó Soundsnap en 2007 (Fuente: Tasos Fratzonlas)
Tasos Fratzolas, un emprendedor e ingeniero de sonido griego, fundó Soundsnap en 2007 (Fuente: Tasos Fratzonlas)

Esta biblioteca virtual firma un acuerdo con cada colaborador y le paga por un paquete de sonidos, lo que constituye una colección. Cuanto más raros son, mayor será su precio. “Una cebra dando a luz en la sabana es más valorable y más cara de licenciar que una grabación de la lluvia londinense”, aclara Fratzolas.

Sin embargo, hay sonidos muy difíciles o imposibles de conseguir, como el rugido de un dragón o la explosión de una bomba. Entonces entra en juego la imaginación de los diseñadores de sonido para “crear la ilusión de que lo que estás escuchando es real”. Por ejemplo, el temible bramido de un dinosaurio seguramente provenga de otro animal vivo bastante menos amenazador.

Soundsnap
Soundsnap

Y para recrear el ruido de un paracaídas al abrirse, “probablemente grabes una sábana ondeando al viento porque no tengas a alguien dispuesto a saltar de un avión”, describe el cofundador de Soundsnap. Y lo mejor es que, probablemente, parezca más creíble que el chasquido original.

La utilización de todo tipo de sonidos producidos en cualquier rincón del planeta permite a los cineastas filmar una escena que, supuestamente, tiene lugar en una ciudad en otra completamente diferente. ‘Casablanca’ se rodó en Hollywood y ‘Laurence de Arabia’ en España.

Los cineastas utilizan a menudo sonidos grabados en la otra punta del planeta (Fuente: Charlie Atanasyan)
Los cineastas utilizan a menudo sonidos grabados en la otra punta del planeta (Fuente: Charlie Atanasyan)

En el cine se usa esta magia sonora, al igual que en videojuegos, aplicaciones, programas de televisión y teatro, “para hacer las imágenes creíbles sin tener que mandar un equipo de grabación al sitio donde en realidad transcurre la historia”, indica Fratzolas.

Pero la varita resulta útil también en documentales o en ‘podcasts’ de radio sobre viajes u otras culturas. Ya traten sobre Budapest o Singapur, “basta con mezclar el contenido con sonidos de ambiente de esas ciudades” para trasladarse a sus calles.

De ‘Juego de Tronos’ a vídeos sobre el espacio

Entre los usuarios de Soundsnap hay de todo. Desde profesores de universidad hasta periodistas —Charlotte Pritchard, de la BBC británica, usa los sonidos para ambientar una serie documental sobre problemas mundiales—, pasando por profesionales que trabajan para HBO, Pixar, Apple o Disney.

La NASA ha utilizado el contenido de la plataforma (hay colecciones dedicadas a las naves y la vida extraterrestre) para dar realismo a una colección de vídeos sobre cómo las investigaciones necesarias para construir la Estación Espacial Internacional y los estudios realizados en esta han convertido muchas ideas de la ciencia ficción en realidad.

Y en el terreno de las series, los sonidos han sido utilizados en títulos tan populares como ‘Anatomía de Grey’ o ‘Juego de Tronos’. Entre las películas que se han beneficiado de esta biblioteca virtual figuran ‘Cisne Negro’, ‘Zoolander 2’ o ‘Dallas Buyers Club’.

No en vano, la plataforma cuenta, además de con los viajeros cazadores de sonidos, con las aportaciones de editores de la talla de Coll Anderson, que ya ha sumado al catálogo más de 5.000 efectos que incluyen el sonido de drones, insectos, coches y disparos.

Ya recorran el mundo o graben extraños ruidos dentro de un estudio, todos los que contribuyen a aumentar esta biblioteca virtual alimentan, en cierta manera, la magia del cine.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios