Adiós al creador de Uber: el sexismo y la cultura tóxica tumban a Travis Kalanick

Travis Kalanick ha dicho basta. El creador de Uber ha abandonado la compañía de manera indefinida tras la muerte de su madre este pasado fin de

Foto: (Reuters)
(Reuters)

Travis Kalanick ha dicho basta. El creador de Uber ha abandonado la compañía de manera indefinida tras la muerte de su madre este pasado fin de semana. Ese ha sido el motivo esgrimido ante los trabajadores aunque la presión sobre el líder de la aplicación de transporte se había incrementado en las últimas semanas tanto por escándalos asociados a la compañía como por las salidas de tono de Kalanick.

"Los recientes eventos me han demostrado que la gente es más importante que el trabajo y que necesito tomarme un tiempo libre para guardar luto por mi madre, a la que enterré el viernes, para reflexionar, para trabajar en mí mismo y para centrarme en construir un equipo directivo de talla mundial", ha explicado a sus empleados.

Pero la muerte de su madre no ha sido la única que ha empujado a Kalanick a tomar esta decisión. Un informe del antiguo fiscal general de Estados Unidos acerca de las medidas que debía tomar Uber para cambiar su rumbo y evitar nuevos casos de denuncias por acoso sexual o discriminación ha sido la gota que ha colmado el vaso. Entre las recomendaciones del fiscal se encuentra la limitación de las fiestas en la compañía, la creación de un consejo que supervisara a la directiva o una reescritura de los valores y la cultura empresarial de Uber.

Un informe del antiguo fiscal general de Estados Unidos sobre la compañía recomendaba, entre otras medidas, acabar con las fiestas constantes

A los constantes escándalos asociados con la compañía (desde la bronca de Kalanick con uno de sus conductores a los juicios en los que anda inmersa por presunto espionaje industrial) hay que sumar la larga lista de bajas que se han producido en las últimas semanas desde puestos directivos.

La guinda del pastel la puso David Bonderman, millonario miembro de la junta directiva, que ha tenido que dimitir después de hacer una broma machista en una reunión destinada a evitar el acaso y otras prácticas poco profesionales en la compañía. "Lo que sucede cuando se juntan más de dos mujeres en una junta es que se multiplica la cháchara", dijo Bonderman a un comentario de Adriana Huffington en el que la también miembro de la junta directiva trataba de exponer las bondades de tener mayor representación femenina en la cúpula directiva.

(Reuters)
(Reuters)

A la citada última baja se unen un puñado de altos cargos directivos que han abandonado la compañía en las últimas semanas. El responsable de la división asiática, el jefe de comunicación, el de finanzas, los vicepresidentes de mapas e ingeniería, el encargado de liderar la investigación en coches autónomos... Y no hay que olvidar que el silencio que Kalanick guardó durante las primeras horas del veto migratorio de Trump generó una ola de mala publicidad para la compañía.

"Puede que me lleve más tiempo o menos tiempo del esperado. Para que Uber 2.0 triunfe es necesario que dedique mi tiempo a formar el mejor equiop directivo posible. Pero para construir Uber 2.0 primero tengo que centrarme para que Travis 2.0 sea el líder que esta compañía necesita y que vosotros os merecéis", aseguraba en el comunicado.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios