Estos son los jóvenes españoles que cambiarán el mundo, según el MIT. Noticias de Tecnología
análisis sin extracción de sangre

Estos son los jóvenes españoles que cambiarán el mundo, según el MIT

Como cada año, la revista 'MIT Technology Review' presenta su lista con los innovadores menores de 35 años que tienen en sus manos la oportunidad de cambiar el mundo

Foto: Innovadores menores de 35 de 2015
Innovadores menores de 35 de 2015

Un año más, la revista MIT Technology Review selecciona a diez jóvenes españoles con el potencial de cambiar el mundo a través de la tecnología. Se trata de una lista que, en ediciones anteriores, ha contado con nombres como Sergio Álvarez, cofundador de Carto DB, que recibió en septiembre 23 millones de dólares de inversores de Silicon Valley.

Hoy se anuncian los premios Innovadores menores de 35 de 2015 y en Teknautas ya hemos podido hablar con algunos de ellos para que nos expliquen sus proyectos, que van desde la biomedicina a las telecomunicaciones, pasando por la descontaminación de aguas residuales. Son ideas cuyo éxito dependerá del talento de los elegidos para innovar... y conseguir financiación. 

Carlos Castro es uno de los galardonados en 2015 por su sistema para llevar a cabo análisis sin necesidad de extraer una sola gota de sangre. Este leonés ha desarrollado desde el MIT Leuko, un método que cuenta los glóbulos blancos a través de la piel. Parece ciencia ficción, pero el investigador se ríe al oír la palabra imposible: "Cerca de la uña pasan capilares muy superficiales, y con un dispositivo óptico bastante sencillo se puede visualizar el flujo sanguíneo", aclara.

MalariaSpot es un videojuego que diagnostica la malaria de forma colaborativa: el jugador, en lugar de disparar a marcianos, caza parásitos

Castro ha diseñado una especie de visor que se puede añadir delante de la cámara del smartphone. Esta tecnología ilumina la sangre con una determinada longitud de onda para diferenciar fácilmente los glóbulos rojos, que aparecen como puntos oscuros, y los blancos, transparentes. Para efectuar un recuento que a simple vista resultaría imposible, el leonés también ha creado un software para analizar las muestras y hacer la estimación.

"La idea es que los propios pacientes usen Leuko como los diabéticos usan hoy el glucómetro", comenta Castro. Así se podrían monitorizar los niveles de glóbulos blancos de forma continuada, algo "muy beneficioso" para enfermos de cáncer que empleen quimioterapia. Según el investigador, también se podría detectar cuándo el usuario está en una "zona de riesgo por inmunosupresión" para así optimizar el tratamiento y no dar ni más ni menos medicación de la necesaria.

Leuko es fruto de una colaboración entre EEUU y España: "De momento hemos llevado a cabo pruebas con 31 pacientes de Madrid y 15 de Boston", asegura Castro. Según el ingeniero los resultados muestran todavía cierto margen de error, pero ya trabajaban para mejorar los algoritmos y la precisión.

Diagnosticar con videojuegos

Si Castro busca sustituir los análisis de sangre por la cámara del móvil, el investigador de la Universidad Politécnica de Madrid Miguel Luengo quiere convertir el diagnóstico de la malaria en un videojuego. Y para conseguirlo ha creado MalariaSpot con la idea de "juntar dos mundos a priori desconectados".

MalariaSpot es un juego (disponible en versión web, para iOS y Android) en el que, según explica el madrileño, "en lugar de disparar a marcianos buscas parásitos". Las imágenes de la app provienen de muestras reales de pacientes de malaria, con el objetivo de que los usuarios puedan hacer con mayor velocidad un trabajo para el que los especialistas necesitan unos 20 minutos.

Leuko permite medir los niveles de glóbulos blancos a través del dedo, sin necesidad de extraer ni una sola gota de sangre

"El diagnóstico de enfermedades como la malaria todavía es un desafío y la Humanidad juega unos 3.000 millones de horas a la semana en videojuegos", asegura Luengo. El joven se preguntó por qué no transformar parte de ese tiempo en una ayuda: así nació el diagnóstico colaborativo.

El primer paso para el investigador consistió en demostrar que varios voluntarios juntos pueden ser tan eficientes como un profesional solo. "Publicamos un estudio que demostraba que esto no es una locura, pero ahora falta valorarlo desde un punto de vista clínico", explica. El joven colabora con centros de Mozambique donde ya ha llevado pruebas en tiempo real: asegura que bastan 15 minutos para conseguir el diagnóstico a través de internet.

A Luengo todavía le queda un largo camino por recorrer, pues debe lograr que las imágenes puedan ser digitalizadas en lugares sin recursos. Su intención es transformar un móvil en microscopio, pero de momento se conforma con haber desarrollado un adaptador impreso en 3D para conectar el smartphone a la herramienta.

Malaria Spot ya tiene una hermana pequeña, TuberSpot, que mediante el mismo principio pretende diagnosticar la tuberculosis. Luengo destaca el valor educativo y de concienciación de estos videojuegos: "Como mínimo 50.000 personas de 100 países ya saben cómo es una gota de sangre al microscopio".

A la pareja se unen investigadores como Miriam Reyes, preocupada por facilitar herramientas educativas a niños autistas. También Leticia Velasco, que trabaja para decontaminar aguas residuales de forma eficiente y barata. Otros, como el jovencísimo Roberto Gómez, creador de Inevio, ya han ocupado líneas en Teknautas en el pasado.

Luengo y Castro son dos ejemplos de cómo los avances tecnológicos pueden tener detrás un factor muy humano. "A la hora de emprender lo importante no es sólo lo económico sino lo social. Prefiero diagnosticar a un millón de personas que paguen un dólar a una sola que pague dos millones", explica el creador de MalariaSpot. Como suele decirse, una gran innovación conlleva una gran responsabilidad.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios