El CSIC quiere destituir también al director del IFT, pero la Autónoma le protege
  1. Tecnología
físicos y matemáticos siguen a la gresca

El CSIC quiere destituir también al director del IFT, pero la Autónoma le protege

Una auditoría de las gestiones del Instituto de Ciencias Matemáticas se saldaba la semana pasada con el cese de su director. Ahora es el Instituto de Física Teórica el que está acusado de irregularidades

placeholder Foto: Carlos Muñoz, director del Instituto de Física Teórica
Carlos Muñoz, director del Instituto de Física Teórica

La crisis abierta entre dos de los centros de investigación punteros en España, el Instituto de Ciencias Matemáticas (ICMAT) y el Instituto de Física Teórica (IFT), sigue su curso. Esta semana saltaba la noticia de que el ya exdirector del primero, Manuel de León, había sido cesado por el CSIC a causa de una serie de irregularidades encontradas en una auditoría realizada sobre su gestión en los meses anteriores.

La auditoría era consecuencia de dos denuncias interpuestas ante el Consejo por la entonces gestora de ambos centros, Amalia Aneiros, y el director del IFT, Carlos Muñoz. En ella se hallaron “graves fallos en los procedimientos de gestión del gasto”, contrataciones en las que no se siguió el procedimiento establecido y facturas no cumplimentadas en las que no se había consignado la fecha o el concepto.

Ya hecha pública su destitución, Manuel de León hablaba este miércoles con Teknautas, asegurando que no había habido ninguna ilegalidad, aunque sí que se habían saltado procedimientos burocráticos por cuestiones de tiempo y de recursos humanos. "Cometimos errores pequeños en circunstancias muy difíciles". Según su versión, su cese había sido el resultado de una situación alimentada por la animadversión con el instituto gemelo, el IFT, así como por el complicado equilibrio de poder que se vive en el ICMAT, una institución mixta participada por el CSIC, la Universidad Autónoma de Madrid, la Complutense y la Carlos III.

Pagos irregulares en el IFT

Los acontecimientos han seguido desarrollándose en las últimas horas. El CSIC había pedido también el cese de Carlos Muñoz, director del IFT, algo que no ha ocurrido porque la Universidad Autónoma, que comparte con el Consejo la titularidad del centro, no ha querido firmar su destitución. En una nueva vuelta de tuerca,este jueves El Mundo publicaba un artículo en el que aseguraba que también en la gestión del IFT se habían encontrado pagos irregulares.

Aunque su director, Carlos Muñoz, se habría negado a que la auditoría del CSIC se ampliase también a su centro, el CSIC le habría exigido una serie de justificaciones de pagos de entre 2012 y 2014, y tras analizarlos habría encontrado, una serie de honorarios a un asesor científico (40.000 euros en total, fraccionados en pagos de menos de 18.000, límite legal para la contratación directa) a través de Andorra, así como cargos al presupuesto de conceptos como un reloj de señora o cava y champán.

El CSIC habría encontrado unos pagos a un asesor científico a través de Andorra, así como cargos por cosas como un reloj de señora o cava y champán

Unas informaciones de Carlos Muñoz niega rotundamente, asegurando que es falso que se negase a que se auditase el IFT, así como que exista ninguna irregularidad. “La auditoría al ICMAT se realizó tras mi denuncia al CSIC por unos hechos concretos. Una auditoría al IFT tendría que haber sido solicitada por el CSIC y la UAM (las dos instituciones que participan en el IFT) y por alguna cuestión concreta, y no fue el caso”.

Respecto a los pagos al asesor científico, asegura que fueron perfectamente legales y que el hecho de que se hicieran a través de Andorra se debe a que el investigador vive allí parte del año, “de forma que era normal que se hiciesen así”. Sobre los cargos al presupuesto del reloj y los demás objetos, asegura que se trata de gastos legales (un regalo para una extrabajadora que se hizo con motivo de su salida en nombre del centro y unas pastas y botellas de cava para celebrar el fin de un peroyecto)y anecdóticos (180 euros por el reloj según lo que publica El Mundo, y menos de 50 euros por la pequeña celebración según el propio Muñoz) en comparación con las irregularidades detectadas y recogidas en la auditoría del ICMAT, “en la que se recogen pagos por cientos de miles de euros por la celebración de un congreso en cuyas facturas no está claro qué servicios se recibieron, de forma que no se puede comprobar ese gasto”.

Suplantaciones de email y pagos por congresos poco claros

Muñoz se refiere a la relación del ICMAT con la empresa de organización de eventos ARECO y su participación en la organización del 10º Congreso AIMS (Instituto Americano de Ciencias Matemáticas), celebrado en su sede en julio de 2014. Según los informes de la auditoría, publicados por El País, el proceso por el que se contrató a esa empresa se saltaba los procedimientos establecidos y ninguna de las facturas analizadas contaba con una relación de los servicios específicos realizados por la empresa, “lo que obviamente impide la comprobación del servicio prestado”. Según esa mismo informe, la dirección del ICMAT y la Gerencia se pasan la pelota unos a otros, diciendo que no se recibieron instrucciones al respecto o que el control debió realizarse desde el mismo estamento que pagaba.

Es solo uno de los puntos de la auditoría que Muñoz señala como ejemplo. Menciona también que aunque Manuel de León asegura que él también tenía conocimiento de la contratación irregular (por urgente, según De León) de la empresa que prestaba los servicios informáticos a ambos centros, eso no es cierto. “Si yo mismo lo denuncié, ¿por qué iba a denunciar algo que yo ya sabía desde el principio?”.

Por último, señala también el uso irregular del correo electrónico: según Muñoz, De León suplantó su identidad escribiendo desde la cuenta de correo del director del Centro de Física Teórica y Matemáticas (CFTMAT), el organismo que engloba a los dos institutos. Ese puesto de dirección se turna cada dos años entre los dirigentes de ambos centros, de forma que antes fue ocupado por De León y hasta hace unos pocos días por Muñoz. Muñoz denuncia que De León accedió a la cuenta cuando el puesto ya había cambiado y desde ahí dio instrucciones para que Amalia Aneiros (con quien mantenía una situación de conflicto desde hacía meses) no recibiese un determinado complemento salarial.

El incidente está efectivamente recogido en el informe de la auditoría del CSIC. Según la documentación presentada, Muñoz desconocía la existencia de esa cuenta, porque De León no se lo había comunicado, y De León asegura que pudo haberla usado por error al tenerlas todas asociadas a una misma cuenta de Gmail. “En este caso, el cambio de usuarios y contraseñas de correo corporativas son trámites que debieron haberse realizado por la Gerencia o la Dirección entrante”, concluye el informe.

"Es todo un montaje"

Muñoz se muestra molesto con el tono que han tenido algunas informaciones publicadas sobre el asunto en los últimos días, incluido este artículo en Teknautas, en las que se asegura que su denuncia estuvo motivada por la envidia y la enemistad personal con De León: “Es todo un montaje, una cortina de humo. Yo cumplí con mi cometido, que era poner en conocimiento de las instituciones una serie de irregularidades de las que había tenido noticia”.

'Yo cumplí con mi cometido, que era poner en conocimiento de las instituciones una serie de irregularidades de las que había tenido noticia'

Como decíamos, el CSIC solicitó también su cese, aunque en su caso no se ha producido. Para que fuese efectivo, tendrían que pedirlo los dos organismos que rigen el IFT, el CSIC y la Universidad Autónoma. Esta última no está de acuerdo y al parecer no tiene intención de hacerlo. Desde el CSIC cuentan que no han recibido más comunicaciones al respecto.Si todo sigue como hasta ahora, Muñoz terminará su periodo al frente del IFT en septiembre, momento en el que acaba su mandato y el instituto volverá a elegir a su director. Lo que sí ha terminado es su periodo al frente del CFTMAT, aunque no porque haya sido cesado sino porque este mes de julio concluía el periodo de dos años por el que estaba designado.

Asegura no tener nada en contra del ICMAT ni sus investigadores, ya que tanto ese como el centro que él dirige tienen gran prestigio, y como tal han sido reconocidos como Centros de Excelencia Severo Ochoa. “Cada uno tiene sus fortalezas, no hay ninguna envidia”.

Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Matemáticas Física
El redactor recomienda