Por primera vez las tres dimensiones son reales con la New Nintendo 3DS
  1. Tecnología
la mejor evolución de la portátil

Por primera vez las tres dimensiones son reales con la New Nintendo 3DS

La última versión de la consola incluye importantes novedades, como un efecto 3D que por fin es funcional y la compatibilidad con los amiibos, sin olvidar una mejora considerable en su 'software'

Foto: Por primera vez las tres dimensiones son reales con la New Nintendo 3DS
Por primera vez las tres dimensiones son reales con la New Nintendo 3DS

Nintendo lanzó su primera 3DS allá por 2011, que actualizó en 2012 con un modelo de mayor tamaño (XL) y en 2013 con una versión low cost sin efecto 3D (2DS). Ahora, en pleno 2015, había llegado la hora de renovarse o morir, y la compañía japonesa ha decidido lavarle la cara a fondo a su portátil. El 13 de febrero salía a la venta la New Nintendo 3DS (acompañada de la correspondiente XL), con una clara intención de alargar la vida de esta generación, a la que todavía le quedan un par de años. En Teknautas hemos probado a fondo esta necesaria evolución, de la que te presentamos sus novedades y puntos flacos, para ayudarte a decidir si deberías hacerte con una.

La novedad más destacada del nuevo modelo es el efecto 3D real. Decimos real y no mejor porque la Nintendo 3DS original, a pesar del nombre y la publicidad, no tenía efecto 3D. Si acaso un intento de, que la mayoría de jugadores desactivaban rápidamente por lo molesto que era, dolores de cabeza incluidos.

Hemos tenido que esperar hasta 2015 para tener una auténtica 3DS pero ha valido la pena, porque la experiencia de juego es sencillamente espectacular, y todo gracias a un sensor que sigue la mirada del jugador para evitar que el efecto 3D se pierda al mover la consola, como ocurría hasta ahora. Eso sí, es necesario hacer un par de puntualizaciones: tras largas sesiones de juego sigue cansando, y a máxima potencia puede llegar a marear.

Llegan los amiibos y los títulos exclusivos

Una de las novedades más comentadas es la inclusión de un chip NFC bajo la pantalla táctil, con la que se pueden conectar las figuras de amiibo. Satoru Iwata, presidente de Nintendo, debe de estar bañándose en billetes gracias a los beneficios que estas figuras le están reportando a la compañía, gracias a un nuevo modelo de negocio que todos quieren tener, aunque sólo empresas con personajes tan queridos como Nintendo y Disney (que ahora también incluye Marvel) podrían arrasar.

Pasemos a las tripas de la nueva portátil. La New Nintendo 3DS es más potente que su hermana mayor, algo que no debería de extrañar teniendo en cuenta que han pasado ya cuatro años. El cambio se nota: la interfaz funciona más deprisa, las descargas son más veloces y el navegador funciona mucho mejor. No es de extrañar –aunque también tenga una estrategia de marketing detrás– que algunos juegos, como el futuro Xenoblade Chronicles 3D vayan a ser exclusivos de la nueva versión.

Sin embargo, la New Nintento 3DS mantiene un problema que ya tenía su predecesora y que en realidad parece bastante común en las consolas de cualquier marca: el sistema operativo es en ocasiones confuso. Igual es debido a que Apple ha puesto el listón demasiado alto, pero el sistema es poco intuitivo y en ocasiones no es fácil encontrar dónde están las cosas. Encima, el toque infantil de la interfaz no sólo no ayuda sino que lo dificulta más.

Un segundo ‘stick’ poco práctico

En cuanto al hardware, la New Nintendo 3DS tiene un tamaño y peso algo superior al de la 3DS antigua, que se traduce en una pantalla algo mayor. De 3,53 pulgadas pasamos a 3,88 pulgadas. A pesar de todo, es una pena lo poco que han mejorado las pantallas, cuya resolución se mantiene. Después de cuatro años hubiera sido lógico que ambas pantallas se actualizaran un poco. Es lógico que un dispositivo de menos de 200 euros no tenga la pantalla de un móvil que vale el triple, pero no hubiera estado de más una evolución en este sentido.

La portátil también ha añadido nuevos botones: un segundo stick a la derecha, cuya necesidad era un clamor popular, y dos gatillos extra. Nada que objetar respecto a los nuevos botones traseros, fáciles de acceder. Respecto al stick, por desgracia, no se puede decir lo mismo y ha sido una de las implementaciones más criticadas.

Nintendo ha preferido no clonar el stick izquierdo, que tan bien funciona, y se ha sacado de la manga una especie de controlador estático que no se desplaza. Para girar la cámara es necesario deslizar el dedo de una forma un poco incómoda a la que cuesta acostumbrarse y que tampoco da muy buenos resultados. En juegos más tranquilos sin duda resolverá la papeleta, pero es dudoso que sea práctico en títulos de acción dura al nivel de Kid Icarus: Uprising.

También se han mudado de sitio varios botones y funcionalidades. El stylus está en un lugar menos lógico, y los cartuchos ahora se introducen por delante. Mucho se ha hablado sobre los problemas de estos cambios, pero aseguramos que no plantean más molestias que el estar acostumbrado a una posición y tener que adaptarse a otra. Tampoco hay riesgo de sacar el cartucho mientras se juega, por ejemplo. Otro tema es el stylus que –además de ir a buscarlo inconscientemente a la parte trasera en alguna ocasión, más una anécdota que un problema– es de inferior calidad y más corto que el original.

Más consola y menos juguete

Otro cambio de la nueva portátil es el cambio en el soporte de almacenamiento, que pasa de las tarjetas SD del primer modelo al microSD de estas New, que incluyen una de 4GB. Una decisión que enfurecerá a aquellos que cambien de modelo y vean que no pueden utilizar sus tarjetas de memoria.

Respecto a la batería, y aunque la duración es mayor que en el modelo antiguo, la mejora no es muy sustancial. Junto con las pantallas, se echa de menos que esta tecnología no haya mejorado algo más en estos cuatro años que han pasado desde la Nintendo 3DS original.

La New Nintendo 3DS no decepcionará a nadie gracias a sus nuevas funcionalidades, sumadas a un impresionante catálogo de juegos

En conclusión, la New Nintendo 3DS es la justa maduración de la consola japonesa y no decepcionará a nadie. Los cambios son de fondo, aunque puedan considerarse insuficientes en algunos aspectos, y el acabado final deja buen sabor de boca. De hecho, una impresión agradable que da la portátil cuando se coge por primera vez es que intenta dejar de ser un juguete infantil para aproximarse al mundo adulto (aunque sea a adultos que juegan a Mario).

En este contexto, vistos los puntos fuertes y las flaquezas de las New Nintendo 3DS y su prima de Zumosol XL, es posible que cada lector tenga claro si esta consola es para él o no. Por si quedan dudas, llega el momento de intentar contestar la pregunta del millón:

¿Debería comprármela?

Si no cuentas con un modelo anterior y te interesa el catálogo de la consola, que cuenta con auténticas joyas, no deberías pensártelo. A la generación 3DS todavía le quedarán un par de años antes de que sea sustituida por una consola nueva, y es de esperar que aún salgan verdaderos imprescindibles. Algunos de ellos, serán exclusivos de esta versión New, como el futuro Xenoblade Chronicles 3DS, adaptación del clásico de Wii.

Si cuentas con un modelo anterior debes valorar tu situación. Si tienes una 2DS porque no te interesa el efecto 3D quizá puedas pasar de este nuevo modelo, aunque si la compraste por el precio y porque el 3D de la Nintendo 3DS era más bien cutre, quizá sea el momento de actualizarte y disfrutar de una máquina más potente que entra con éxito en la tercera dimensión.

Nintendo ha preferido no clonar el 'stick' izquierdo y se ha sacado de la manga una especie de controlador estático que no se desplaza y no es tan práctico como debería

Si tienes una 3DS normal, dependerá de lo mucho que ames la marca Nintendo, quieras estar a la última y necesites jugar a esos juegos exclusivos que van a aparecer. Tampoco hay que despreciar la posibilidad de conectar los amiibos gracias al chip NFC de la consola, aunque próximamente saldrá a la venta un adaptador para los modelos antiguos. En general, este es el usuario que más debe meditar el cambio, según su economía y lo amortizada (o vieja) que tenga su portátil.

Curiosamente, aunque consideramos que el mercado principal de la consola son los nuevos usuarios que hasta ahora no se han acercado al mundo 3DS, parece que Nintendo no opina lo mismo. Es la impresión que da ante su –polémica– decisión de no incluir el cargador con la consola, como si considerara que la mayor parte de los clientes potenciales ya tienen otra versión anterior. En la misma línea, no existen –de momento– packs que incluyan juegos para atraer a nuevos clientes.

Aquí vamos a tirar de tópico para decir que cuanto más grande mejor. El modelo XL es menos portátil pero, asumámoslo, no vas a llevar la consola en el bolsillo a menos que tengas 12 años. Bastante tenemos con la cartera, el móvil, las llaves y demás parafernalia. En casa el mayor tamaño no importa, y cuando la saques de paseo la meterás en una mochila, bolso o maleta.

El mayor tamaño no va a ser incómodo y sólo supone ventajas. Personalmente, una vez dejada atrás la adolescencia y la vista de lince, las pantallas grandes se agradecen. Por si fuera poco, la duración de la batería es algo superior respecto al modelo normal. El precio, por su parte, no aumenta demasiado, pasando de unos 162 euros a 192. Para aquellos que prefieran el tamaño estándar, la New Nintendo 3DS es ligeramente más grande que la 3DS original, mientras que la nueva versión XL tiene las mismas dimensiones que la XL antigua.

Sí es necesario señalar, en una incomprensible jugada por parte de Nintendo, que el modelo XL no es compatible con las preciosas carcasas intercambiables. Quizá la empresa pensara que los modelos grandes son para adultos miopes que no quieren –por vergüenza– jugar en el autobús con una consola que tiene la cara de Yoshi, pero es una decisión que podrían haber dejado hacer al usuario.

¿Y qué color?

Eso es decisión personal. El modelo estándar ha salido a la venta en blanco o en negro, mientras que el XL en azul metálico o un gris que Nintendo llama negro metálico. Por supuesto, todos conocemos a la compañía nipona y es de esperar que salgan nuevos colores en el futuro. De hecho, ya existen versiones especiales, como las de Zelda: Majora’s Mask y Monster Hunter 4, pero suerte a quien desee hacerse con una sin pagar un pastiche.

A la hora de comprar una consola de Nintendo, el factor decisivo es el catálogo de títulos. Al margen de las interesantes mejoras que incluye la New Nintendo 3DS, la colección de videojuegos de esta plataforma nos garantiza, por sí sola, horas y horas de diversión.

Nintendo Videojuegos
El redactor recomienda