vÍCTIMAS Y RESPONSABLES DE LA CAÍDA

Los 'damnificados' de Gowex: ¿a quién pedir disculpas y a quién responsabilidades?

El fraude de Gowex ha venido... y nadie sabe cómo ha sido. Apenas días han bastado para que una de las empresas tecnológicas españolas besara la lona.

Foto: Los 'damnificados' de Gowex: ¿a quién pedir disculpas y a quién responsabilidades?

El fraude de Gowex ha venido... y nadie sabe cómo ha sido. Apenas unos días han bastado para que una de las empresas tecnológicas españolas que más felices se las prometía haya acabado literalmente por los suelos, tras un sinfín de preocupantes acusaciones que han acabado con el CEO de la empresa, Jenaro García, reconociendo la falsedad de las cuentas y dejando a Gowex en concurso de acreedores, cuando, hasta hace una semana, era una de las empresas estrella del MAB.

Pero, una vez acabada la primera etapa de la tormenta, conviene hacer un recuento de heridos, que son muchos y muy variados. A algunos habrá que darles el pésame; a otros, por el contrario, quizá haya que pedirles responsabilidades.

1.- Empleados e inversores. Sin duda, los peor parados y en los que menos se piensa. Los empleados pasan de trabajar en una de las pymes más punteras de España a estar en una empresa con una tremenda crisis, en pleno concurso de acreedores y con un futuro más negro que otra cosa. Los inversores, por su parte, ya dejaron de confiar en las posibilidades de que la compañía diese una explicación convincente: “Hoy es el día en que todo se derrumba y tengo que volver a empezar. No sé si podré, porque he perdido casi todo mi dinero con Gowex”, cuenta Nacho Royo Hernández, al que la noticia le dejaba “pálido y sin palabras. Nunca me habían decepcionado tanto”.

Con un cabreo similar se expresa un inversor anónimo: “Es uno de los momentos más difíciles de mi vida (…). Nos han engañado a todos los pequeños accionistas”. Tras la decepción, “ahora toca unirnos y denunciar”. Algunos empiezan a dar su dinero por perdido, y razón no les falta: tras un concurso de acreedores, los inversores son los últimos en cobrar.

2.- Dinero público. Pese a presumir de modelo de negocio, lo cierto es que Gowex tenía en caja mucho dinero procedente de arcas públicas. La compañía debe 8,92 millones de euros al Instituto de Crédito Oficial (ICO), 4,8 al Ministerio de Industria, que le concedió un Préstamo TSI (crédito blando) y 420.042 euros al Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), del Ministerio de Economía. En total, 14,1 millones de euros procedente de las arcas públicas y que parecen muy difíciles de recuperar. Además, El Banco Europeo de Inversiones y el Fondo Europeo de Inversiones le prestaron a la compañía otros 6 millones de euros en 2013.

3.- Mercado Alternativo Bursátil (MAB). El MAB (algo así como 'la bolsa de las pymes') siempre ha sido acusado de falta de control y de rigor. El entusiasmo por crear un mercado alternativo para que las pymes consigan financiación provocó en su momento una ligera serie de críticas que acusaban al MAB de permitir acceder a empresas con una rentabilidad real más que cuestionable.

4.- Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). “La CNMV no sirve para nada, no protege a nadie y tiene una presidenta inepta total”, decía hace unos días el cofundador de idealista. Y es que, una vez más, la CNMV ha quedado en entredicho al dar imagen de prestigio a una serie de operaciones que han terminado en una monumental estafa y en la pérdida de dinero por parte de los inversores. El organismo, en vez de ocuparse a tiempo de esto, decidió matar al mensajero.

5.- Resto de empresas del MAB. No es la primera vez que una empresa que cotiza en el MAB acaba con escándalo. Ya le sucedió a Bodaclick y a Zinkia (actualmente en concurso de acreedores, como Gowex), un número de escándalos demasiado alto para un mercado conformado por sólo 23 empresas. A partir de ahora, el resto de cotizadas del MAB lo tendrán mucho más difícil para conseguir financiación.

Un kiosko con Gowex en la ciudad de Madrid (Reuters)
Un kiosko con Gowex en la ciudad de Madrid (Reuters)

6.- Premios y apoyos. A toro pasado resulta que todos veíamos venir el catástrofe de Gowex, pero lo cierto es que, durante años, la empresa ha recopilado una gran lista de apoyos y reconocimientos por parte de quienes no supimos ver el derrumbe (incluidos los medios de comunicación). Entre los premios de Gowex podemos recordar el premio a la Mejor Nueva Empresa de los European Small and Mid Cap Awards, el premio a la Mejor Nueva Empresa Cotizada otorgado por la Comisión Europea, el premio a la Innovación a Jenaro García o el Premio Nacional de Marketing 2014, recibido hace apenas un mes. Precisamente en este último premio, el propio CEO de Gowex hablaba de manera entusiasta del compromiso de su compañía con la ética empresarial.

7.- M&A. La auditora oficial de Gowex tampoco sale demasiado bien parada de esta operación. M&A fue la firma que avaló las cuentas de la compañía al entrar en el MAB; ahora, más de un uno se pregunta si se le pedirán explicaciones a nivel judicial y si, a nivel legal, se endurecerán los requisitos para la auditoría de empresas cotizadas.

8.- Instituto de Crédito Oficial (ICO). Esta no ha sido la mejor semana para el ICO, precisamente. La misma semana en la que seguramente podrá dar por perdidos los 8,92 millones que le debe Gowex, el Instituto de Crédito Oficial descubre que Cabiedes&Partners, uno de los fondos que esta institución rechazó para su FondICO, ha hecho una desinversión millonaria en Blablacar. Una severa bofetada para el ICO, cuyo criterio a la hora de repartir dinero no parece ser el mejor posible.

9.- Ministerio de Industria. Como ya hemos dicho, Gowex le debe 4,8 millones de euros al Ministerio de Industria, que se los concedió a través de un préstamo blando. Tampoco nos engañemos: que una institución pública (ICO, CDTI, ministerios...) dé un préstamo (participativo o no) a una empresa y acabe perdiéndolo es algo de lo más frecuente, teniendo en cuenta que se trata de compañías de alto riesgo y que ese dinero se da precisamente porque ningún banco querría invertir en ellas. Sin embargo, 4,8 millones parecen muchos como para que se les olvide a los responsables de Industria cuando tengan que volver a conceder nuevos préstamos.

10.- Price Waterhouse Coopers. Tras la tormenta, el marrón de sacar a relucir los cadáveres en el armario a la nueva Gowex recae sobre Price Waterhouse Coopers. A la firma le puede llover la crítica que más se ha repetido estos días: ha tenido que venir Gotham City, una consultora anónima, para descubrirnos algo de lo que ni el MAB, ni la CNMV, ni las auditoras (en este caso, M&A) parecían haberse dado cuenta. De cualquier modo, el acuerdo para una auditíra forense con PwC todavía está por cerrarse.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios