El tamaño importa: cuando más grande no significa mejor
  1. Tecnología
Probamos con cuatro, cinco y seis pulgadas

El tamaño importa: cuando más grande no significa mejor

Si el tamaño no ha sido un factor al elegir tu último móvil, seguramente lo será en el próximo. ¿Cuál te viene mejor? Como todo, depende de quién pregunte

placeholder Foto:

Vaya por delante que durante la confección de este artículo se han oído todos los chistes posibles relacionados con el tamaño que el lector pueda imaginar. Lo que demuestra que, para algunas cosas, el tamaño síque importa, y más cuando hablamos de un objeto destinado a estar en nuestra mano constantemente.

El número de pulgadas de un teléfono quizá no haya sido un factor crucial a la hora de elegir un nuevo móvil, pero seguramente sí lo será a partir de ahora. HTC, Samsung, Apple… los grandes fabricantes trabajan para ofrecer el tamaño más atractivo. Con la llegada de los phablets, muchos se preguntan si no se habrán pasado, recordando que, para algunas cosas, menos es más.

Desde luego, a pantalla mayor, mejor calidad de imagen, menos esfuerzo para nuestros ojos y más posibilidades de uso. Claro que también conlleva ciertas desventajas, mercadas principalmente por la exigencia de más batería y la aparatosidad de llevar encima un dispositivo de este tamaño que no cabe fácilmente en cualquier bolsillo.

Queremos centrarnos solamente en la primera y más básica toma de contacto que tenemos al utilizar un 'smartphone': la forma en que éste se adapta a nuestra mano

En este artículo, sin embargo, queremos centrarnos solamente en la primera y más básica toma de contacto que tenemos al utilizar un smartphone: la forma en que éste se adapta a nuestra mano. Porque lo cierto es que si el tamaño del teléfono es un factor importante, el de nuestra mano también lo es.

Tres factores a tener en cuenta

El periodista Geoffrey A. Fowler del Wall Street Journal publicaba la semana pasada una pequeña guía práctica para encontrar el teléfono que encaje en nuestra mano. Según Fowler, hay tres aspectos a tener en cuenta cuando elegimos el tamaño de nuestro futuro móvil: lo que cabe enla pantalla (todos somos más ágiles cuanto más grande es el teclado), lo que puedes alcanzar con el pulgar sujetando el teléfono con una sola mano y lo que puedes sujetar cómodamente.

“Yo recomendaría que compres la pantalla más grande que puedas encontrar, si no fuese por un factor limitante: nuestros pulgares. Nuestros antecesoresutilizaron unos pulgares más bien pequeños para columpiarse en las parras, pero nosotros los queremos más largos para navegar por las pantallas”, escribe Fowler.

Yo recomendaría que compres la pantalla más grande que puedas encontrar, si no fuese por un factor limitante: nuestros pulgares

El periodista acompaña su texto de un enlace donde medir de forma interactiva nuestra mano. Se puede hacer igualmente utilizando una regla y tomando dos medidas: el pulgar, desde la base hasta la punta, y la superficie de agarre, considerando como tal la distancia entre la base del pulgar y la primera falange del índice.

Dos sujetos de distinta 'talla'

En Teknautas hemos querido recoger el testigo del periodista y hacer nuestra propia comparación. Para ello, hemos buscado entre nuestros compañeros de la redacción la mayor diferencia entre tamaños de manos, y los elegidos han sido el redactor de Nacional José María Olmo y la redactora de Cotizalia Verónica Lechuga.

A ambos les pedimos que probasen a utilizar tres móviles de distinto tamaño: el Nokia 1320, con una pantalla de seis pulgadas, el HTC One M8, de cinco, y el iPhone 5C, de cuatro

A ambos les pedimos que probasena utilizar tres móviles de distinto tamaño: el Nokia 1320, con una pantalla de seis pulgadas, el HTC One M8, de cinco, y el iPhone 5C (en la foto superior, Olmo sostiene un iPhone 5S, del mismo tamaño), de cuatro. Recordamos que en este caso no nos interesan las especificaciones técnicas, solo queremos comprobar qué tal se manejan (con una sola mano) cada uno de estos terminales. Para ello, les pedimos primero que localizasenuna app concreta y segundo que tecleasen un mensaje de un par de líneas.

Olmo es el primero en probar los teléfonos. Sus manos son más grandes que la media: su pulgar mide algo más de ocho centímetros y su superficie de agarre ocho centímetros justos. Y aun así, el terminal de seis pulgadas sigue siendo demasiado grande para que lo maneje con facilidad:su dedo se tiene que desplazar demasiado como para que la experiencia de teclear sea cómoda, “aparte de que siento el teléfono algo inseguro, se me podría caer en cualquier momento”. La experiencia de uso, sin embargo, es perfecta cuando puede tomarlo con ambas manos, ya que las teclas son grandes y cómodas de usar.

José María Olmo sostiene el HTC One M8

Pasamos al terminal de cinco pulgadas y es el que más le convence. El gesto es más natural y cómodo, las teclas siguen teniendo un tamaño óptimo para escribir con rapidez y lo tiene mucho mejor sujeto aunque sea utilizando una sola mano. Aun así, sigue habiendo algunos iconos inalcanzables para su pulgar, aunque menos que antes, ya que alcanza mayor parte de la pantalla.

Para Olmo, cuatro pulgadas son muy pocas. Es cierto que no tiene problema para alcanzar toda la superficie y que difícilmente se le caería por accidente, ya que lo sujeta sin problema. Pero las teclas son pequeñas y varias veces toca la que no es, cometiendo erratas en el texto, algo que no le había ocurrido con los otros móviles. Reconoce que no es cómodo para él, y que de emplear las dos manos se obstaculizaría a sí mismo sobre una pantalla tan pequeña.

Con Lechuga ocurre todo lo contrario. Sus manos son pequeñas (su pulgar apenas supera los 5 centímetros y medio y su superficie de agarre no llega a los 6), por lo que para ella las cuatro pulgadas es el tamaño ideal: su dedo va de unas letras a otras con agilidad y sostiene el terminal de forma segura.

Verónica Lechuga sostiene el iPhone 5C

Los otros dos modelos son difícilmente manejables, especialmente el más grande, hace movimientos demasiado abiertos y para alcanzar la parte izquierda y superior de la pantalla tiene que mantener los terminales en un precario equilibrio sobre las yemas de los demás dedos. “Tardo más y hasta me duele un poco la mano de estirarla tanto”.

Sin sorpresas: seis son muchas pulgadas

Nuestra primera conclusión, la verdad, poco sorprendente, es que un terminal de 6 pulgadas es demasiado grande para manejarlo con una sola mano, incluso para las personas con manos más grandes que la media. De hecho, su uso no termina de ser cómodo utilizando ambas manos, aunque seguramente la costumbre terminaría de agilizar la torpeza inicial al recorrer tanta distancia para teclear.

En cualquier caso, conviene recordar que el lugar natural de cualquier teléfono es en la mano del usuario, y que ese debería ser, desde luego no el principal, pero sí un factor a tener en cuenta al elegir un teléfono

Un tamaño intermedio puede solucionar el problema y ser el tamaño óptimo para la mayoría: cómodo de manejar pero no demasiado grande y más fácil de sostener. Las pantallas más pequeñas, sin embargo, siguen siendo una opción más manejable para los que tienen las manos más pequeñas.

En cualquier caso, conviene recordar que el lugar natural de cualquier teléfono es en la mano del usuario, y que ese debería ser, desde luego no el principal, pero sí un factor a tener en cuenta al elegir un teléfono. Porque al fin y al cabo, y como ya hemos dicho, el tamañosí que importa.

Móviles
El redactor recomienda