tras el anuncio del galaxy round y g flex

Pantallas curvas: ¿excentricidad o futuro de los 'smartphones'?

Hace unos días, Samsung y LG anunciaron el lanzamiento del primer móvil con pantalla curva del mercado. Pero, ¿sirven realmente para algo?

Foto: Pantallas curvas: ¿excentricidad o futuro de los 'smartphones'?

Hace tan solo unos días, Samsung anunció el lanzamiento del primer teléfono móvil con pantalla curva del mercado, el Galaxy Round. Poco tiempo después, LG hizo lo propio con su G Flex. El primero es curvo por sus dos extremos laterales. El de LG, por contra, lo es verticalmente. La pregunta que se hacen muchos usuarios ahora es: ¿para qué sirve este tipo de panel?

En su presentación, Samsung explicó que la pantalla curva servía para vivir la experiencia Roll Effect, que permite, según ellos, "crear interacciones visuales inclinando el dispositivo". 

Esto, traducido (dejamos un vídeo más abajo por si no se lo creen), significa que si el terminal está en, pongamos por caso, una superficie plana como por ejemplo una mesa y lo balanceamos, nos enseñará la hora sin necesidad de tener que presionar ningún botón adicional. Por su parte, el Gravity Effect permite controlar parte de algunos controles de la música de forma similar.

LG no se ha complicado tanto y tras presentar el G Flex argumentó que su pantalla curva vertical simplemente se adaptaba mejor a las caras que los smartphones tradicionales.

Pero, ¿sirven realmente para algo más práctico?

Curvos sí, pero no flexibles

Samsung presentó el pasado mes de enero en la feria internacional de la electrónica de consumo CES en Las Vegas, su prototipo de pantalla Youm: un panel de alta resolución hecho de un plástico extremadamente fino que no se rompe y se puede doblar. El vicepresidente de la división de pantallas de la tecnológica, Brian Berkeley, aseguró por aquel entonces que esta tecnología supondría un cambio en cómo la gente interactúa con sus dispositivos.

Berkeley añadió que se podrán hacer pantallas que se doblen, se enrollen o se plieguen sobre sí mismas. Pero ni el Galaxy Round y ni mucho menos el G Flex pueden hacerlo.

En ambos casos, los cuerpos rígidos de los teléfonos impiden que se pueda hacer nada con ellos que no se pueda hacer con otro teléfono normal. Pero no son los únicos componentes culpables de esto. Actualmente, las baterías y el resto de circuitos de este tipo de dispositivos son totalmente rígidos, aunque ya se está trabajando en baterías flexibles.

Imagínate poder doblar su teléfono o tableta y meterlos en el bolsillo; o desenrollar una pantalla como si fuera un mapa. De cumplirse, se les podría asignar nuevos usos, como por ejemplo en la joyería o la ropa. ¿Ciencia ficción? No lo parece. Según la mayoría de expertos cada vez estamos más cerca de que esto se haga realidad, pero la solución pasa por crear un dispositivo que incluya un centro diminuto rígido que almacene información y el resto sea flexible.

Lo que está claro es que, de momento, los modelos anunciados por Samsung y LG tan solo están en una fase inicial, y no aportan prácticamente nada nuevo. Por lo que convendría esperarse a ver cómo evoluciona el mercado en este sentido.

Una prueba de ello lo tenemos en las declaraciones realizadas por una fuente interna consultada por SamMobile, que reconoce que solo se producirá una cantidad limitada del Galaxy Round. Es decir, que más que un teléfono preparado para salir al mercado se trataba de ganar la carrera a LG por sacar el primer teléfono curvado.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios