Sony apuntala la línea Z para consolidar su 'smartphone' entre los mejores
  1. Tecnología
EL 'SMARTWATCH' CONVENCE MENOS

Sony apuntala la línea Z para consolidar su 'smartphone' entre los mejores

'Phablet' y reloj inteligente. Hubo un tiempo en el que los fabricantes se contentaban con presentarnos un teléfono, el que fuera, para cautivarnos. Ya no vale

placeholder Foto:

Phablet y reloj inteligente. Hubo un tiempo en el que los fabricantes se contentaban con presentarnos un teléfono, el que fuera, para cautivar al mercado. Ya no.

Si el pasado mes de septiembre Samsung nos sorprendió con su gigante Note 3 y su reloj inteligente Galaxy Gear, ahora Sony ha hecho lo propio con su versión mejorada del Xperia Z, el Z1, y su SmartWatch 2.

La comparación entre los respectivos productos se antoja inevitable. Si bien el Note 3 tiene una pantalla de 5,7 pulgadas y el Xperia Z1 de 5, los cuerpos de ambos dispositivos no son tan distintos. Ambos pesan prácticamente lo mismo (168 por 169 gramos) y tienen dimensiones similares.

Esto se debe a que los surcoreanos han pegado al máximo el panel al borde de la carcasa, mientras que los japoneses han dejado más espacio, sobre todo por la parte superior e inferior. Y es que, a simple vista, el teléfono de Sony parece mucho más grande que un 5 pulgadas.

El panel del Xperia Z1 es un Full HD 1.920x1.080 píxeles que en la práctica se ve muy bien. Su densidad de píxeles es de nada más y nada menos que 441 ppp. Quizás por eso, el propio fabricante alardea en su página oficial de contar con el smartphone con mejor calidad de pantalla global del mercado.

¿Es esto cierto? A pesar de que destaca, y mucho, por la calidad de sus colores y contraste, mostrando una imagen muy brillante y sorprendentemente nítida que además está compensada con el tamaño de su pantalla, otros teléfonos como el iPhone 5 y 5S, o de su tamaño como el HTC One o Lumia 925 por poner algunos ejemplos, no tienen nada que envidiar en este apartado.

La pantalla se comporta muy bien también a plena luz del sol, algo que probablemente tenga que ver con el hecho de que en este modelo hayan acercado aún más el panel táctil a la pantalla.

De las mejores cámaras de fotos del mercado

Más difícil lo tiene la competencia en cuanto a la cámara de fotos se refiere. Si hay algo en lo que no convencía el Xperia Z, eso era su cámara de fotos, algo que pudimos comprobar en la comparativa que realizamos en Teknautas con todos los teléfonos de gama alta.

Si con el Z1 la japonesa no ha podido (o querido) mejorar el apartado del tamaño o diseño, sí lo ha hecho con este componente. La nueva cámara de fotos del terminal ha mejorado en todo: cuenta con un enorme sensor de imagen Exmor RS para móviles de 1/2,3 pulgadas que permite disponer de más sensibilidad y mayores velocidades de obturación, 20,7 megapíxeles, las galardonadas lentes G de Sony y el motor de procesamiento de imagen BIONZ.

Ahora, las fotos han dado un salto de gigante comparadas con su antecesor, el Xperia Z. Pero ¿y con el resto de la competencia?

Es complicado establecer listas de mejores y peores entre teléfonos de alta gama, sobre todo cuando cada fabricante utiliza estrategias distintas. El Z1 no tiene, ni de lejos, mejor cámara que el Lumia 1020 o el Galaxy Zoom, probablemente los dos teléfonos mejor equipados en este apartado. A partir de ahí, sí se ha colocado entre los premium con mejor cámara de fotos al nivel de otros gigantes como el HTC One, iPhone 5S o Lumia 925.

Lejos de contentarse, Sony ha lanzado además su QX10. Un objetivo portátil y autónomo que cuenta con su batería propia y tarjeta de almacenamiento, 18 megapíxeles, zoom óptico de 20x, estabilizador de imagen y que además de sacar fotos por su cuenta dispone de un as en la manga: se conecta con el smartphone de forma inalámbrica.

Flojo en diseño pero potente en resistencia

Hace días analizamos en Teknautas el diseño del nuevo LG G2. El teléfono de la surcoreana destaca, entre otras muchas cosas, por su diseño limpio y dimensiones. Lo mismo ocurre con el S4, el Note 3 y, por supuesto, el iPhone 5 y 5S. Este apartado, sin embargo, no es el fuerte del Xperia Z ni tampoco el del Z1. Pero sí lo es la resistencia.

Sony sigue apostando fuerte por esta cualidad, permite sumergir su dispositivo más de un metro y ensuciarlo sin problema ya que cumple con los estándares IP55 e IP58.

En cuanto a procesador, también va sobrado: estamos hablando de un Qualcomm Snapdragon 800 MSM8974 con cuatro núcleos a 2,2 GHz y 2 GB de memoria RAM. Esto en la práctica se traduce en un manejo realmente rápido y fluido tanto para navegar por internet y ver vídeos como para abrir y cerrar aplicaciones.

Respecto de la memoria interna, tan sólo dispone de 16 GB. Si el usuario quiere más, tendrá que recurrir a una microSD.

El precio es de 699 euros. Por compararlo con algunos de la competencia, el LG G2 cuesta 599 euros y el Note 3, 749.

SmartWatch 2, el complemento aún flojo de Sony

A principios del pasado mes de septiembre, Samsung presentó en IFA, la mayor feria de electrónica del mundo, su nuevo dispositivo Galaxy Gear. No era uno más. Suponía el salto definitivo al mercado de los relojes inteligentes y justo antes del supuesto iWatch de Apple, que finalmente nunca salió.

El Galaxy Gear es un dispositivo de muñeca que, conectado al smartphone, permite realizar tareas como, por ejemplo, rechazar llamadas, leer el correo, mensajes de texto o llamar por teléfono sin necesidad de sacarlo del bolsillo. El hecho de que tenga que acercase a la oreja para poder escucharse y que no funcione sin un terminal a mano parece no haber convencido a la crítica. Su precio, tampoco: 299 euros.

No son los únicos que lo han pensado. Samsung ha reconocido que a su gadget "le falta algo especial" y ya está trabajando en una segunda versión mejorada. Ya existen relojes que no necesitan de un teléfono para realizar llamadas como por ejemplo el Hot o el Omate TrueSmart, así que tienen mucho trabajo por delante.

El SmartWatch 2 de Sony es un buen complemento del teléfono pero, al igual que el de la surcoreana, todavía le falta para poder considerarse un reloj inteligente.

El reloj permite ver parte del contenido del smartphone, consultar aplicaciones como Facebook, Gmail o Twitter, recibir notificaciones o acceder a la previsión del tiempo, pero no permite contestar mensajes, llamadas de teléfono o correos. Es decir, que si se quiere utilizar el móvil al final hay que sacarlo del bolsillo.

La página web de Sony señala otra utilidad que consiste en que si se utiliza el smartphone con auriculares y se presiona el botón del reloj se contesta una llamada, pero esto es algo que permiten hacer la mayoría de auriculares que ya hay en el mercado.

Otra diferencia con el dispositivo de Samsung es que no hace fotos, algo que no parece muy importante ya que las que hace el de la surcoreana son de muy mala calidad. Por contra, a su favor tiene que es compatible con la mayoría de dispositivos Android y el de Samsung solo con los de la propia compañía.

Desde Lextrend, compañía especializada en aplicaciones móviles y en desarrollar proyectos en internet para empresas y startups, han explicado a Teknautas que, al margen de que todavía estamos hablando de un producto demasiado joven y en desarrollo "su pantalla nunca va a poder ser más ancha que la muñeca, por lo que va a estar muy limitado".

"Quizás, la razón por la que no hayan desarrollado tanto los relojes sea por la batería. Hay que tener en cuenta que cuantas más utilidades se añadan más consumirá de pila, que es el gran problema de la mayoría de gadgets actuales. Además, cuanto más saturas el dispositivo más se recalienta, lo que sería muy incómodo para el usuario. Cuando el teléfono está al máximo rendimiento se pone muy caliente, esto no se lo puede permitir un reloj inteligente", han añadido.

Sony IPhone Móviles HTC Móviles LG
El redactor recomienda