Toros de la Feria de San Isidro: fiasco total de la corrida de Adolfo Martín
  1. Sociedad
antonio ferrera, el único en sacarle jugo

Toros de la Feria de San Isidro: fiasco total de la corrida de Adolfo Martín

Tendrá que resetear Don Adolfo, rescatar la bravura y la fiereza de donde sus toros la hayan guardado hoy si no quiere tener otro resbalón tan notorio como el que hoy ha cometido

Foto: Toros de la Feria de San Isidro: fiasco total de la corrida de Adolfo Martín
Toros de la Feria de San Isidro: fiasco total de la corrida de Adolfo Martín

Plaza de toros de las Ventas, 9 de junio de 2017

30ª de Feria. Casi lleno en tarde calurosa de primavera.

Seis toros de Adolfo Martin de entre 491 y 569 kilos. Todos cinqueños menos el sexto. Bien presentados, serios y especialmente entipados el lote de Juan Bautista, muy descastados no han dado ninguna posibilidad a los toreros, cuarto, lidiado por Ferrera, muy peligroso.

Antonio Ferrera de celeste y oro silencio y palmas tras dos avisos

Juan Bautista de verde botella y oro silencio y silencio

Manuel Escribano de berenjena y oro silencio y silencio

Res es toro. Resetear es empezar de nuevo y rescatar no es probar carne de res, es salvar de un peligro a algo o alguien. Resbalar no es disparar a un toro sino cometer un fallo. Respirar no es que un toro se marche de un sitio precipitadamente, y respetar no es que un toro o una ganadería lleguen al colapso. Resaltar es destacar algo no es un retablo de iglesia con toro para adorarlo y resurgir no es meterle prisa al toro, que es volver al nivel que tenías antes de perderlo.

Resumen, de resumir no de que sumen reses: la corrida ha sido un fiasco total. Tendrá que resetear Don Adolfo de cara a la que lidiará en la feria de otoño en esta misma plaza, rescatar la bravura y la fiereza de donde sus toros la hayan guardado hoy si no quiere tener otro resbalón tan notorio como el que hoy ha cometido. Tendrá que respirar hondo para digerir el seguro cabreo con el que habrá salido hoy de aquí. Convencido estoy de que él ha sido el más enfadado de todos los espectadores, y eso es mucho cabreo para una sola persona, con el juego de los toros. Respetando el origen y el fondo que tiene su ganadería resaltaremos su presentación que ha sido impecable, el buen tipo de varios de sus toros, serios sin excesos de kilos (hoy se ha aplaudido en madrid un toro de menos de 500 kilos y eso es muy reseñable) que conforman la base fundamental del deseado y confío que casi seguro resurgimiento de los toros de D. Adolfo Martín, imprescindibles en esta época de escasa variedad de encastes para la fiesta.

Dicho eso también podríamos añadir que en cuanto a res-catar los toros de hoy solo han servido para carne, en lo de res-balar si que le hubiera yo pegado un tiro en lugar de torearlo al peligrosísimo cuarto que ha lidiado con un oficio extraordinario y un valor discreto y elegante Antonio Ferrera... En lo de res-pirar es cierto que toda la corrida estaba exenta de casta y aún presentando batalla se les veía completamente desubicados y fuera de sitio y como queriéndose ir todo el rato y, por su comportamiento en general, podríamos aplicar lo de res-petar para decir que los seis toros de hoy han colapsado por completo sin ningún tipo de disimulos ni complejos. Unos toros que muchos aficionados tienen elevados a la categoría mística bovina y está en el altar de los más exigentes de la plaza más exigente del mundo han acabado pitados y exigidos a voz en grito para que embistieran con expresiones tan contundentes como moruchada, petardo, desastre y algunas más no reproducibles.

Tres buenos toreros se enfrentaban hoy a estas reses. Reseñable también el momento en el que se encuentra Ferrera. Maduro, tranquilo, confiado y respetado por la afición está en su cumbre profesional como ha demostrado al conseguir que se segundo toro embistiera a medias y a regañadientes al menos una tanda al final de la faena que acreditara el buen trabajo del extremeño. Faena muy larga que ha acortado el tiempo disponible para finiquitarlo lo que le ha llevado a escuchar dos avisos y liquidarle de un certero descabello ya en el tiempo añadido.

Juan Bautista es un torero técnico, francés y responsable. No pretendiendo ser francés un adjetivo calificativo en este caso es cierto que comparte ese sentido serio del espectáculo que tienen muchos toreros del país vecino. Puede aparentar frialdad lo que en realidad es academicismo con el toro y compromiso con el público. En una de sus mejores temporadas hasta la fecha no ha podido lucir en Madrid como lo ha hecho en otras plazas, especialmente en su tierra pero eso no le resta ni un ápice de la expectativa que ha despertado para lo que queda de temporada.

Manuel Escribano volvía a torear Adolfos después de la gravísima cornada, casi le cuesta la vida, que sufrió en Alicante con esta misma ganadería. Sólo eso me parece un mérito sobrenatural pero si encima, como él ha hecho, te vas a la puerta de toriles a pegarle una larga cambiada entonces que definitivamente estás hecho para triunfar en el toreo. No le han dejado las reses, como al resto de sus compañeros.

Resignados como estamos a que se está acabando el abono, resistiendo como llevamos los últimos 30 días la incomodidad de la plaza, reservamos nuestras últimas fuerzas para el último fin de semana, rescatando de la memoria las cosas buenas que han sido muchas de esta feria que ha respondido de sobra a las mejores expectativas. Me callo que a estas alturas tengo sensación de demasiadas reses...

Feria de San Isidro Toros