La forense que erró en el informe sobre los hijos de Bretón desconcierta con su declaración
  1. Sociedad
ASEGURA QUE RECTIFICÓ EN UN MOMENTO DE “ILUMINACIÓN”

La forense que erró en el informe sobre los hijos de Bretón desconcierta con su declaración

Josefina Lamas, la forense que en un primer momento dictaminó que los restos óseos hallados en la hoguera realizada por José Bretón eran de animales, centró

Foto: La forense que erró en el informe sobre los hijos de Bretón desconcierta con su declaración
La forense que erró en el informe sobre los hijos de Bretón desconcierta con su declaración

Josefina Lamas, la forense que en un primer momento dictaminó que los restos óseos hallados en la hoguera realizada por José Bretón eran de animales, centró la atención en la jornada del juicio de este miércoles. 

Lamas ha declarado que rectificó su informe al darse cuenta de su error en un momento de “iluminación”. El letrado de la defensa aprovechó sus sorprendentes palabras para afirmar que no cree en esa “ciencia infusa” y sugerir que “se vulneró la cadena de custodia” sobre los huesos, que “podrían haberse cambiado”.

“Oí el comentario de que los huesos se sacaron de Canillas (sede de la Policía científica de Madrid) para mostrarlos en un bar al profesor Etxeberría”, declaró Lamas, arrojando sospechas sobre la actuación policial. La forense también ha sembrado dudas sobre la custodia de los huesos al hacer referencia a la pieza número 8, que desapareció de la caja de los restos. Los agentes encargados de la investigación señalaron que “esa muestra pudo haberse desintegrado”, pero Lamas sostuvo que, de haber sido así, quedarían restos o fragmentos.

La polémica levantada por su declaración ha propiciado que el magistrado abra una investigación diferente dada la “gravedad” de las acusaciones. Lo cierto es que no se espera ningún giro radical en el caso, pero el juez ha preferido no correr riesgos.

El forense Etxeberría: “Es un disparate”

El antropólogo forense Francisco Exteberría trató de disculpar los errores de su colega alegando su “falta de experiencia en restos incinerados” antes de lanzarse a una detallada y esclarecedora explicación de su trabajo, en el que utilizó esqueletos de humanos inmaduros y realizó 142 fotografías hasta determinar con certeza “absoluta” que eran restos de dos humanos distintos, de dos y seis años de edad.

Exteberría tomó contacto con los restos óseos diez meses después del dictamen de Lamas y ha calificado como “disparate” que los hubiera visto antes y “menos en un bar”, algo que le parece “muy chusco”. El forense sostiene que desconoce por qué no aparece en el acta de su intervención el desprecintado de la caja en la que se encontraban los huesos, mientras fuentes de la investigación aseguran a El Confidencial que nunca se rompió la cadena de custodia.

Malestar entre los investigadores con el comisario Castro

Por otro lado, ciertos sectores policiales no ocultan su malestar con el jefe de la investigación, Serafín Castro. Desde la brigada de Homicidios no se ve con buenos ojos que se haya convertido en una estrella de televisión, que aparece ante las cámaras vestido de uniforme pese a estar ya jubilado.

“Está incurriendo en muchas contradicciones, como las del envío de las fotografías, el estado de los cuerpos…  Este hombre no deja de meter la pata hasta jubilado. Ha desgraciado la investigación desde el principio. A nadie le gusta verle dar pelos y señales y hablando así de un macabro crimen. No sabemos cómo se lo permiten desde Interior”, señalan los policías.  

José Bretón