Nueva York dedica una calle a la Madre Teresa de Calcuta
  1. Sociedad

Nueva York dedica una calle a la Madre Teresa de Calcuta

Nueva York, 31 ago (EFE).- Nueva York ha dedicado una calle a la Madre Teresa de Calcuta, la venerada monja católica que ganó el Premio Nobel

Nueva York, 31 ago (EFE).- Nueva York ha dedicado una calle a la Madre Teresa de Calcuta, la venerada monja católica que ganó el Premio Nobel de la Paz en 1979 por su labor en favor de los más necesitados, informó hoy el diario Daily News.

El lugar elegido por las autoridades para honrar la memoria de la religiosa, que murió en 1997 a los 87 años en Calcuta (India), ha sido una calle del barrio del Bronx, donde la comunidad albanesa, de la que la Madre Teresa era miembro, ha crecido con rapidez en los últimos años.

"Mother Teresa Way" se puede leer desde el domingo en el tramo de la avenida Lydig que corre entre las avenidas Wallace y Holland de ese barrio neoyorquino, después de que la Sociedad Albanesa de Estados Unidos luchara durante dieciséis años para que la ciudad accediera a dedicar una vía a la conocida religiosa.

La placa en la que aparece el nombre de la fundadora de las Misioneras de la Caridad fue descubierta ante la presencia de varios representantes políticos de la ciudad y el estado de Nueva York, así como los dirigentes de la Sociedad Albanesa.

La relación de la Madre Teresa, que el pasado 26 de agosto hubiera cumplido 99 años, con El Bronx se remonta a 1977, cuando inauguró el primer convento en Estados Unidos de la congregación que fundó para atender a los indigentes y a la que dedicó su vida asentada en la India.

La religiosa, que nació el 26 de agosto de 1910 con el nombre de Gonxha Bojaxhiu en Skopje, capital de la actual Macedonia, se convirtió en el símbolo de la solidaridad en el siglo XX gracias a la labor que su congregación realizó en numerosos países y que, seis años después de su muerte, le valió la beatificación.

La Madre Teresa inauguró en 1948 su primera escuela para niños necesitados en la India y ese mismo año se vistió por primera vez con el sari blanco orlado de azul, el hábito de su congregación y al que a partir de entonces siempre se la asociaría.

En 1957 fundó un centro de acogida para leprosos y en 1965 estableció sus primeras casas de caridad fuera de la India, en Caracas y Barquisimeto (Venezuela).

Cuando recibió el Nobel de la Paz por su labor caritativa, la religiosa renunció al banquete de la ceremonia de entrega en Oslo y donó todo el dinero del galardón a los pobres. EFE dvg/mgl/cr

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más