Es noticia
Menú
Los padres de Madeleine preferirían saber que su hija ha muerto a vivir con la incertidumbre
  1. Sociedad

Los padres de Madeleine preferirían saber que su hija ha muerto a vivir con la incertidumbre

Kate McCann, la madre de la niña británica de 4 años desaparecida en Portugal hace algo más de tres meses, admitió que preferiría saber que su

Foto: Los padres de Madeleine preferirían saber que su hija ha muerto a vivir con la incertidumbre
Los padres de Madeleine preferirían saber que su hija ha muerto a vivir con la incertidumbre

Kate McCann, la madre de la niña británica de 4 años desaparecida en Portugal hace algo más de tres meses, admitió que preferiría saber que su hija había muerto a vivir con la incertidumbre. En una entrevista concedida a la revista Woman's Own Magazine, y de la que se hacen eco los diarios británicos, Kate McCann confiesa su miedo a vivir "en el limbo" durante toda su vida.

La mujer insistió en que ella y su marido, Gerry, necesitan saber qué le ha ocurrido a su hija, que desapareció hace 102 días mientras dormía junto a sus hermanos gemelos en el Algarve, durante unas vacaciones familiares y cuando ellos cenaban con unos amigos en un restaurante cercano. "Nunca me ha gustado la incertidumbre y éste es el peor limbo", admitió Kate McCann.

La madre de "Maddy" apuntó que "en el fondo", tanto ella como su esposo "preferiríamos saber (qué pasó) -dijo-, incluso si esto implica tener que afrontar la terrible verdad de que Madeleine hubiera muerto. Los dos necesitamos saberlo". McCann admitió que no puede prepararse para "las malas noticias" y que cuando en el pasado había seguido por las noticias la desaparición de otros niños británicos, ella había pensado que ésa sería su "peor pesadilla".

Sobre cómo sobrelleva la angustia del día a día, la madre de Madeleine contestó que cada noche, al irse a la cama, confiaba en que ése sería el último día sin su hija. Por otro lado, un amigo de la familia criticó a la policía portuguesa por haber afirmado públicamente, sin haberlo comunicado antes a los padres, que podría haber indicios de que Madeleine no seguía viva.

En el caso de que Madeleine McCaan hibiese fallecido, no habría sido enterrada en la zona donde se encuentra el apartamento del que desapareció mientras dormía el pasado 3 de mayo, según publica este lunes el Diario de Noticias, que cita fuentes ligadas a la investigación. El periódico destaca también que el hipotético asesino no habría podido enterrar a Madeleine en las cercanías del apartamento turístico de la Playa de la Luz, en la región del Algarve, ya que carecería del material necesario para ello.

Además, explica que las características del terreno -dada la poca profundidad excavable del área- habrían provocado que el cuerpo de la pequeña fuese encontrado fácilmente al iniciarse la búsqueda.

Por otro lado, resalta que Jane Tanner es la testigo más importante de los amigos de los padres de Madeleine, que según los medios portugueses serán citados durante esta semana para ser sometidos a nuevos interrogatorios. Tanner, según el rotativo, está considerada una testigo esencial al haber declarado en un primer contacto con la policía que en la noche de la desaparición de Madelaine vio a un hombre con una niña en sus brazos cerca de la entrada del complejo turístico "The Ocean Club" sobre la nueve de la noche.

El Diario de Noticias detalla una lista de amigos de la pareja que incluye a Fiona y David Payne, este último también médico y la persona que organizó las vacaciones; el matrimonio formado por Matthew y Rachel Oldfield, padres de una niña; y Diana Webster, madre de Fiona.

El periódico explica que la declaración inicial de Webster, que dijo que cada familia vigilaba exclusivamente a sus hijos, contradice algunas afirmaciones de los otros amigos de la pareja.

Kate McCann, la madre de la niña británica de 4 años desaparecida en Portugal hace algo más de tres meses, admitió que preferiría saber que su hija había muerto a vivir con la incertidumbre. En una entrevista concedida a la revista Woman's Own Magazine, y de la que se hacen eco los diarios británicos, Kate McCann confiesa su miedo a vivir "en el limbo" durante toda su vida.

Madeleine McCann