"Putin quiere restablecer el poder de Rusia al nivel de la URSS"
  1. Mundo
  2. Europa
ENTREVISTA A Witold Jan Waszczykowski

"Putin quiere restablecer el poder de Rusia al nivel de la URSS"

El presidente de la comisión para las relaciones con Ucrania del Parlamento Europeo cree que es un error comenzar a negociar con Rusia y que no debe haber concesiones

Foto: El eurodiputado Witold Waszczykowski, frente a la sede de Parlamento Europeo en Bruselas. (EFE/Olivier Hoslet)
El eurodiputado Witold Waszczykowski, frente a la sede de Parlamento Europeo en Bruselas. (EFE/Olivier Hoslet)

Witold Jan Waszczykowski (Polonia, 1957) es presidente de la comisión para las relaciones con Ucrania y vicepresidente de la comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo. El eurodiputado del ultraconservador Partido Ley y Justicia (PiS) analiza en entrevista con El Confidencial la ofensiva diplomática para prevenir una nueva guerra en Ucrania y desglosa los anhelos, planes e intenciones de un Vladimir Putin que busca retroceder a la arquitectura de poder global de la época dorada de la URSS.

[Si quieres leer la serie de entrevistas a eurodiputados sobre los temas clave que enfrenta la UE, pincha aquí]

PREGUNTA. Con la tensión en Ucrania aumentando, la OTAN y Rusia han celebrado su primer Consejo en más de dos años. ¿Cómo valora los resultados o la falta de ellos?

RESPUESTA. Creo que es un error comenzar a negociar con Rusia. No hay problema en mantener el diálogo, de hecho esto es lo que la OTAN decidió en 2016: defensa, disuasión y diálogo. Pero una cosa es dialogar y otra, hacer concesiones.

Hace unas semanas, Putin le exigió a la OTAN regresar a la situación de 1997. Es decir, cancelar los desarrollos de la arquitectura y la seguridad europea de los últimos 25 años. Es inaceptable. Putin quiere cerrar lo que se conoce como la estrategia de puertas abiertas de la Alianza e impedir futuras adhesiones a la OTAN. Está pidiendo también retirar todas las tropas y armamento del flanco oriental y restablecer la zona de influencia rusa. Esto no es una solución democrática. Es regresar al siglo XIX, cuando Europa estaba gobernado por el concierto de poderes, pero no por instituciones internacionales como la OSCE, la OTAN o la UE. Tenemos que rechazar el chantaje de Putin e imponer más sanciones si aumenta su escalada en el conflicto de Ucrania o en Georgia y Kazajistán.

Foto: Soldados rusos durante un ejercicio militar en Uzbekistán (EFE)

P. Occidente ha rechazado todas esas demandas que menciona exigidas por Moscú. ¿Cuál debería ser su estrategia negociadora con el Kremlin?

R. La mejor estrategia es frenar el imperialismo y la agresión rusa. No podemos aceptar la política de apaciguamiento y hacer más ofertas y concesiones a Putin pensando que eso le calmará y satisfará. Él nunca dirá hasta aquí. La historia nos ha enseñado que esta estrategia lo que ha hecho es darle alas para ir más allá.
Si nos rendimos ante Putin y abandonamos Ucrania, Kazajistán y el este europeo, él querrá más. Hace unos años, aseguró que el colapso de la Unión Soviética fue la mayor tragedia del mundo y la peor catástrofe en la historia de Rusia. Quiere restablecer el poder de Rusia al nivel de la URSS. En la Guerra Fría, dos países regían el mundo. No podemos regresar a ese estado no democrático.

Si nos rendimos ante Putin y abandonamos Ucrania, Kazajistán y el este europeo, él querrá más

P. Putin busca crear incertidumbre y caos en las puertas europeas. Se le achaca a menudo el ser imprevisible. Los europeos no saben cuáles son sus verdaderas intenciones. Algunos analistas apuntan que podría utilizar el posible fracaso de estas negociaciones como pretexto para llevar a cabo un nuevo ataque. ¿Qué cree usted? ¿Invadirá Ucrania?

R. Putin no es impredecible. Es previsible. Donde pueda infligir daño, lo hará. Su primer plan, como he dicho, es recuperar el poder de Rusia de la década de los 60 y los 70, cuando el secretario general del Partido Comunista era igual que el presidente de Estados Unidos. Su segundo plan es recrear el Concierto de potencias del Siglo XIX, cuando Europa estaba gobernada por cinco países o imperios. Putin no quiere resolver los problemas bajo la batuta de las instituciones internacionales, solo quiere hacerlo en contacto con unos pocos países.

Rusia es miembro del Consejo de Seguridad de la ONU y es una potencia nuclear. Es un miembro en las negociaciones sobre el acuerdo nuclear, Afganistán o Corea del Norte. No podemos darle más privilegios. Le hemos ofrecido participar en casi todo. ¿Qué más podemos hacer para satisfacer las ambiciones imperiales de Putin? – Nada. Solo podemos ofrecer más sanciones.

Foto: Putin en una reciente reunión del Ministerio de Defensa. (Reuters/Pool/Sputnik)
¿Quién teme a Vladimir Putin? "Si trata de asustarnos haciendo el loco, lo ha conseguido"
A. Alamillos. Kiev E. Andrés Pretel. Madrid N. Alarcón. Bruselas

P. ¿Son las suficientes las sanciones como gran herramienta de disuasión?

R. Quizá hay que imponer más sanciones que en 2014. Tenemos que sancionar a las celebridades que apoyan a Putin: empresarios, deportistas, artistas o científicos, que viajan y participan en todas partes sin ninguna consecuencia. Es inaceptable que mientras los soldados rusos luchan en el Donbás o en Kazajistán, el Spartak de Moscú juegue en Madrid. También abrimos las puertas a los científicos rusos que fabrican las bombas que se lanzan contra Ucrania. La sociedad rusa tiene que ser consciente del precio a pagar por la reiterada política imperialista de Putin.

Tenemos que sancionar a las celebridades que apoyan a Putin: empresarios, deportistas, artistas o científicos

P. Una de las cuestiones clave de todo lo que está ocurriendo es la entrada de Ucrania a la OTAN, algo que rechaza Rusia. La Alianza abrió la puerta en 2008, pero no hay consenso ni apetito. ¿Es realista pensar en la entrada de Kiev en el corto plazo?

R. La membresía de Ucrania a la OTAN no está sobre la mesa. No está a debate porque el país tiene problemas domésticos que requieren reformas políticas y judiciales. También tiene un problema de seguridad, ya que cuenta con zonas invadidas por Rusia. Antes tiene que solucionar todo esto. Nosotros podemos ayudarles a través de sanciones y de frenar la agresión rusa. Cuando Ucrania apuntale su transición democrática y económica, quizá en unos años, podemos volver a debatir su eventual entrada a la OTAN. Pero ello no significa que le cerremos las puertas.

Foto: El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, visita el frente con fuerzas prorusas en la región de Donetsk. (EFE/Servicio de prensa de la presidencia ucraniana)

P. Los europeos han sido marginados de las conversaciones en Ginebra, llevadas a cabo entre Estados Unidos y Rusia. Tras Afganistán o Aukus, ¿puede la UE fiar su seguridad y defensa a Washington?

R. Creo que el problema no está en Estados Unidos. Nosotros tenemos nuestros propios problemas internos en la UE. No tenemos una política exterior común. Ni una definición conjunta de qué es una amenaza porque cada país las considera diferentes. Por ejemplo, para nosotros, los orientales, la principal amenaza es la invasión rusa; para el sur es la inmigración masiva. Sin definiciones comunes, no hay respuestas comunes. Las decisiones se toman, además, por unanimidad. Y nos faltan recursos. Por todo ello, la UE no está presente en la esfera de toma de decisiones en los temas de seguridad.

P. Borrell ha vinculado recientemente la puesta en marcha del Nord Stream II con la situación en Ucrania. El Gobierno alemán sigue con actitud ambigua sobre este polémico gaseoducto. ¿Debería utilizarse como otra herramienta más para presionar a Putin?

R. Rusia utiliza el Nord Stream I y el Nord Stream II en el juego geopolítico de chantaje a Europa. Tienen que ser considerados como un instrumento político y estar conectado a temas de seguridad y a la situación en Ucrania. Es una de las herramientas más agresivas de Rusia para dominar la Europa del Este.

Vladimir Putin Conflicto de Ucrania OTAN Parlamento Europeo Proyecto Parlamento Europeo
El redactor recomienda