Rusia mueve sus tropas: ¿qué implica para Ucrania, Europa y la OTAN?
  1. Mundo
  2. Europa
European council on foreign relations

Rusia mueve sus tropas: ¿qué implica para Ucrania, Europa y la OTAN?

Rusia está reorganizando los despliegues de sus Ejércitos, y eso afecta no sólo a Ucrania, sino también a la UE y la OTAN

Foto: Soldados rusos durante un ejercicio militar en Uzbekistán (EFE)
Soldados rusos durante un ejercicio militar en Uzbekistán (EFE)

El 10 de noviembre, el secretario de estado de EEUU Antony Blinken advirtió públicamente a Rusia de no cometer un "serio error" escalando su guerra contra Ucrania. La advertencia vino después de que se reportara la concentración de tropas rusas en la frontera con Ucrania. El despliegue ruso continúa, y el seguimiento de estos movimientos a través de fuentes abiertas puede solo capturar una fracción de los movimientos militares reales. Esto hace dificil establece qué está pasando exactamente. Pero aparece que se están produciendo varios movimientos al mismo tiempo, y que no están necesariamente relacionados entre sí. Algunos solo conciernen a Ucrania, mientras que otros pueden significar un peligro para la Unión Europea y la OTAN en su conjunto.

Un problema importante tiene que ver con los movimientos del 41 Ejército de Armas Combinadas (CAA, por sus siglas en inglés). La sede del 41 CAA está en Novosibirsk, Siberia, y antes en el Distrito Militar Central ruso. En marzo de este año se trasladó al Distrito Militar Occidental de Rusia, que se extiende desde Finlandia hasta la mayor parte de la frontera con Ucrania. El Ejército permaneció allí y participó en el Zapad 21 de este año, un ejercicio militar cuatrianual a gran escala que ensaya un ataque en el flanco oriental de la OTAN. El CAA se desplegó primero en el campo de entrenamiento de Pogonovo en la región rusa de Voronezh, junto a Ucrania. Pero en octubre, la mayoría de sus efectivos estaban ubicados en Yelnia, en la región de Smolensk, cerca de Bielorrusia. Ambas ubicaciones de la 41 CAA están a unos 250 km de la frontera con Ucrania, aunque Yelnia está considerablemente más al oeste.

Dicho esto, a pesar de "tener base" en Yelnia, los movimientos militares parecen ser constantes, con tropas que abandonan el campamento y luego regresan (o las que regresan son diferentes, potencialmente incluso de otras divisiones, desplegadas allí). Esto los hace difíciles de rastrear. Pero estos movimientos sugieren que las tropas están participando en ejercicios militares, aunque no hay información disponible públicamente sobre su naturaleza exacta. Una fuente ucraniana familiarizada con la situación me dijo a principios de noviembre que al menos algunas partes de estos ejercicios se realizando en Bielorrusia. Esto parece probable desde un punto de vista militar: si la 41 CAA se queda en la región de Smolensk, que es casi seguro que lo hará, llenaría el vacío entre la 6 CAA, que está en el norte (con sede en San Petersburgo) y la 20 CAA, que está en el este (Voronezh). Anteriormente, este amplio espacio solo estaba cubierto por el Ejército bielorruso, que en la práctica (desde dentro de Bielorrusia) llenaba el vacío entre el 6 CAA al norte y el 20 CAA al sureste.

Si Rusia se embarcara con una guerra con la OTAN en el oeste, la tarea de la 41 CAA sería liderar el avance desde Bielorrusia hacia el corredor de Suwalki, la zona fronteriza entre Polonia y Lituania que separa a Bielorrusia del enclave ruso de Kaliningrado. La 41 CAA probablemente avanzaría junto con el 11º Cuerpo de Ejército en Kaliningrado; su objetivo sería aplastar las defensas polacas y lituanas. El 1 Ejército de Tanques de la Guardia (con base en Moscú), que anteriormente estaba asignado a estas tareas, estaría ahora libre como reserva operativa para apoyar el avance de la 41 CAA y empujar aún más la ofensiva inicial hacia el río Oder, en la frontera polaco-alemana.

Foto: Cadetes del Ejército ruso participan en una ceremonia en Moscú. (EFE)

Alternativamente, si una guerra a gran escala se desatara en la región del Mar Negro en lugar de en el oeste de Rusia, la tarea de la 41 CAA sería presionar a Ucrania desde el norte, predominantemente a través de Bielorrusia. Buscaría aislar rápidamente a Kiev de cualquier refuerzo y tomaría posiciones en la orilla occidental del río Dniéper, que atraviesa la capital y divide Ucrania en dos. Debido a que la 41 CAA necesita estar preparada para actuar en dos direcciones operativas, su despliegue y esquemas preparatorios son más complejos que los de otros ejércitos, lo que explicaría la necesidad de los ejercicios actuales.

Es importante destacar que otro conjunto de acumulaciones militares se aceleró a principios de noviembre. Estos están claramente dirigidos específicamente a Ucrania. El número de activos militares en Crimea ha aumentado; partes del 1 Ejército de Tanques de la Guardia se han desplegado en Maslovka, cerca de la frontera con la ciudad ucraniana de Kharkiv en el noreste del país; y parece que se ha producido una mayor concentración de vehículos militares alrededor de Rostov (al este de Ucrania). Este último movimiento es presumiblemente para permitir que Rusia se infiltre en la región de Donbás de Ucrania, una intención que parece clara por el gran número de transportes militares que llegan al aeropuerto de Rostov-on-Don.

Foto: El presidente ruso, Vladímir Putin (Reuters)

Junto a estas acumulaciones de efectivos, Rusia ha movilizado a sus fuerzas de seguridad paramilitares, las Unidades de la Guardia Nacional, y también las ha enviado a Rostov. Tras una invasión de Ucrania, los utilizaría para controlar el territorio conquistado, reprimir la disidencia e instalar administraciones títeres. Su movilización es una señal de que el Kremlin al menos está considerando la opción de más incursiones en Ucrania. En comparación con la situación en marzo y abril de 2021, cuando desplegó tropas por última vez cerca de la frontera con Ucrania, Rusia parece estar haciendo mucho menos esfuerzo para garantizar que el despliegue actual sea visible. Esto puede indicar una intención significativamente más seria que el simple deseo de parecer amenazante.

"Reintegrar" toda Ucrania

La retórica hostil de Rusia hacia Ucrania ha aumentado durante el último año. “Reintegrar” Ucrania - toda Ucrania, no solo Donbás - en el Imperio Ruso es un objetivo declarado del presidente ruso. La impresión de un Occidente débil, subrayada por la retirada caótica de Afganistán, puede convencer a Moscú de que ha llegado el momento de concluir sus “asuntos pendientes” con Kiev. Es posible que el Kremlin se haya envalentonado por su interpretación de la posición estadounidense sobre Ucrania, particularmente desde la reciente visita de la diplomática estadounidense Victoria Nuland a Moscú. Ese viaje probablemente dejó la impresión de que Washington suscribiría la interpretación de Moscú del acuerdo de Minsk.

Este es un error fundamental por parte de los rusos, porque esta no es la política de Estados Unidos. Sin embargo, esta percepción puede combinarse con la larga mala interpretación de Moscú y la tergiversación de las disposiciones de Minsk. El 1 de noviembre, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, acusó a Ucrania de provocar más reacciones militares al abandonar el acuerdo de Minsk. Sugirió que Rusia intervendrá si el gobierno de Ucrania sigue adelante con sus planes de adoptar una ley sobre una administración de transición. A Moscú no le gusta el contenido del proyecto de ley porque no le permiten efectivamente retener las repúblicas que estableció en el este de Ucrania, sino que en su lugar promete hacer la transición hacia nuevas autoridades después de unas elecciones bajo la ley ucraniana. Rusia cree que, a través del acuerdo de Minsk, tiene voz sobre la legislación nacional de Ucrania y, presumiblemente, el derecho a hacer la guerra si se viola ese privilegio. Por supuesto, nunca se acordó algo así, ni como parte de las negociaciones de Minsk ni en ningún formato posterior. Pero el silencio de Europa hacia el revisionismo de Rusia, y hacia el incumplimiento continuo y duradero del acuerdo mediante el despliegue continuo de fuerzas de ocupación en Donbas, solo alienta a Moscú a pensar que Europa acepta tácitamente su revisionismo.

Foto: Xi Jinping y Vladimir Putin. (Reuters)

Y, por último, los acontecimientos actuales en Bielorrusia conectan estrechamente la situación de seguridad de Ucrania con el resto de Europa. Esto se relaciona no solo con los enfrentamientos en las llegadas de migrantes a la frontera entre Bielorrusia y Polonia, sino también con estos importantes redespliegues militares rusos cuya naturaleza completa aún no está clara. Si se apoderara de Ucrania, una Rusia ampliada y confiada centraría su mirada en influir en las actividades de sus nuevos vecinos más cercanos: la UE y sus estados miembros.

Estados Unidos ya está enviando buques de guerra al Mar Negro como señal de disuasión. En abril de 2021, desplegó aviones de combate en Polonia desde escuadrones designados como nucleares por las Fuerzas Aéreas estadounidenses en Europa. Esto tuvo éxito en su objetivo: dos días después, Valery Gerasimov, jefe del estado mayor de Rusia, canceló los "ejercicios" que tenían lugar cerca de la frontera con Ucrania. Este es el único idioma que realmente comprende Moscú. Desafortunadamente, la mayor parte de Europa aún tiene que aprender a hablarlo.

* Análisis publicado en el European Council on Foreign Relations por Gustav Gressel y titulado Russia’s military movements: What they could mean for Ukraine, Europe, and NATO

Ucrania OTAN Bielorrusia Polonia
El redactor recomienda