Es noticia
Un policía detenido y la Scotland Yard bajo investigación: el caso de Sarah Everard que conmueve a Reino Unido
  1. Mundo
  2. Europa
hallan sus restos

Un policía detenido y la Scotland Yard bajo investigación: el caso de Sarah Everard que conmueve a Reino Unido

Desapareció el 3 de marzo tras salir de casa de unos amigos; días después hallan unos restos que pertenecen a la joven y solo hay un sospechoso: un agente de la Met. Ahora, la Policía Metropolitana está en el ojo de mira

Foto: Imagen de Sarah Everard la noche de su desaparición. Foto: Metropolitan Police
Imagen de Sarah Everard la noche de su desaparición. Foto: Metropolitan Police

"Sarah Everard fue vista por última vez saliendo de casa de unos amigos en Clapham (Londres) el pasado miércoles. No se le ha vuelto a ver desde entonces. Difundimos una imagen suya de esa misma noche con la esperanza de que alguien la reconozca". Así rezaba un mensaje publicado por la Policía Metropolitana de Londres el pasado 6 de marzo. Desde esa publicación han pasado muchas cosas relacionadas con el caso de la desaparición de esta mujer británica, de 33 años: unos restos humanos hallados, un policía detenido como sospechoso y una investigación abierta a la reputada Scotland Yard por presuntos fallos en la investigación del caso. Hasta ahora, eso es lo que se conoce del presunto asesinato a una joven que ha vuelto a despertar la inseguridad en las mujeres de Reino Unido.

Everard abandonó la casa de sus amigos, ubicada en al sur de la ciudad, cerca de las 21:00 horas de la noche del 3 de marzo. Se encaminaba hacia su casa en el barrio de Brixton, a menos de una hora de caminata, cuando se perdió su rastro. Solo un par de días después, las autoridades británicas ya reclamaban la colaboración ciudadana a través de las redes sociales ante la preocupante falta de pruebas. Las únicas pistas que tenían de la empleada de marketing eran las imágenes de unas cámaras de seguridad que la capturaron el día de su desaparición y que, según las primeras pesquisas, la joven no llegó a su casa.

Asimismo, se descartaba que fuera una desaparición voluntaria después de que los padres de Everard aseguraran a los agentes que su ausencia estaba "totalmente fuera de lugar", según declaraciones recogidas por BBC. Dada la cobertura mediática que alcanzó el caso, los investigadores llegaron a recibir cientos de llamadas de ciudadanos que querían aportar algo de información y, según el medio británico, se registraron más de 700 viviendas en busca de algún indicio.

El caso dio un giro el 9 de marzo, menos de una semana después de ser vista por última vez, cuando las autoridades detuvieron a un agente de la Policía Metropolitana de Londres (Met) como presunto responsable de la desaparición de la joven y acusado de secuestro y asesinato, así como a otra mujer en calidad de cómplice queya ha quedado en libertad condicional. "Hablo en nombre de todos mis colegas en la Met cuando digo que estamos totalmente horrorizados por esta terrible noticia. Nuestro trabajo es patrullar las calles y proteger a la gente", lamentó la comisaria de la Policía de la capital británica, Cressida Dick, en declaraciones recogidas por Efe.

Últimos avances en el caso

Al día siguiente de este impactante arresto, los investigadores hallaron restos óseos cerca de una zona boscosa en la localidad de Ashford, perteneciente al condado de Kent (sureste de Inglaterra), donde fue detenido el agente de Scotland Yard y este mismo viernes, las autoridades han confirmado que los restos encontrados pertenecen a Everard.

Lo último que se conoce hasta ahora de la desaparición de Sarah Everard es que la Oficina Independiente para la Conducta de la Policía (IOPC, en inglés), encargada del caso, ha anunciado que abrirán una investigación contra la Met por posibles errores en el caso del agente detenido, que estuvo de servicio tras haber sido denunciado el 28 de febrero por exposición indecente en un McDonalds en el sur de Londres. Según informa Efe, analizarán cómo gestionaron los agentes la acusación de exhibicionismo contra su colega y el hecho de que este, que sigue siendo interrogado en comisaría, tuvo que ser atendido en un hospital por heridas en la cabeza, aunque desde la Met ya se han encargado de aclarar que eso ocurrió cuando estaba solo en su celda.

En paralelo a la investigación, se han puesto en marcha peticiones y campañas pidiendo "Reclamar las calles" para que las mujeres se sientan seguras al andar solas y para concienciar a los hombres sobre su responsabilidad para cambiar esta situación.

Crimen Sucesos
El redactor recomienda