¿Quién y cuándo? Alemania ya cuenta con una estrategia de vacunación
  1. Mundo
  2. Europa
UN PAÍS LISTO PARA SALIR DE LA PANDEMIA

¿Quién y cuándo? Alemania ya cuenta con una estrategia de vacunación

El plan es un punto de referencia clave para el debate que se abre, viniendo de uno de los países que mejor están capeando el coronavirus, tanto en lo económico como en lo sanitario

Foto: ¿Quién y cuándo? Alemania ya cuenta con una estrategia de vacunación
¿Quién y cuándo? Alemania ya cuenta con una estrategia de vacunación

Apenas se ha anunciado que podría haber dos vacunas efectivas contra el coronavirus para finales de año y Alemania ya cuenta con una estrategia de vacunación. El Gobierno federal y los 'Länder' se han puesto de acuerdo en quiénes serán vacunados primero y en qué orden. También en el reparto de responsabilidades entre las administraciones y en la fórmula para compatibilizar el objetivo de la inmunidad colectiva con la libertad individual. El plan es un punto de referencia clave para el debate que se abre ahora en España, especialmente viniendo de uno de los países que mejor están capeando esta pandemia, tanto en lo económico como en lo sanitario.

¿Quiénes serán vacunados primero?

El Instituto Robert Koch (RKI), centro epidemiológico de referencia, la academia de las ciencias Leopoldina y el Comité Ético lo tienen claro. En un informe en respuesta a una petición del Gobierno alemán, estas tres instituciones consideran que los primeros en vacunarse deben ser los grupos de riesgo, esto es, los mayores de 60 años y las personas con enfermedades previas como diabetes, obesidad o alta tensión, factores vinculados con mayor frecuencia a una convalecencia más severa y una mayor mortalidad. A continuación, debería ir todo el personal sanitario y del sector de la dependencia. De seguido, los trabajadores esenciales del sector público, de agentes de policía a equipos de emergencia, pasando por profesores y educadores.

La teoría es, como sucede a menudo, más fácil que la práctica. Solo los mayores de 60 años y las personas con condiciones previas suponen "entre el 30 y el 40% de la población", aseguró recientemente el ministro de Sanidad, Jens Spahn, en una entrevista al diario 'Bild'. Algo más de 33 millones de personas. Y aún no está claro cuántas dosis recibirá Alemania en un primer momento.

Foto: Illa anuncia una campaña de vacunación masiva en 2021 para frenar el coronavirus

La Comisión Europea (CE) ha firmado un contrato con BioNTech y Pfizer, responsables de la primera vacuna que ha anunciado una efectividad del 90% en la fase 3, para hacerse con 200 millones de vacunas (y la opción de adquirir otros 100). Pero la UE suma 445 millones de habitantes (y con vacunas basadas en RNA como esta, hace falta recuerdo). La Comisión ha asegurado que los socios recibirán las dosis en función de su población. "Los Estados miembro recibirán las vacunas de forma simultánea, bajo las mismas condiciones y según su población", aseguró su presidenta, Ursula von der Leyen.

El orden decidido en Alemania no es ajeno al debate. Un estudio de la Universidad Khalifa de Abu Dabi concluye que la estrategia de vacunación más efectiva en términos de reducción absoluta de la tasa de mortalidad sería inmunizar en primer lugar a las personas con un mayor número de interacciones sociales. Esto significa que los primeros en recibir una dosis serían los profesionales de los sectores sanitario y de la dependencia, pero después irían los jóvenes, los empleados en restauración y los niños (y así los colegios podrían permanecer abiertos). Según el modelo de este estudio, que no contempla la opción de inmunizados que transmitan el virus, priorizar estos grupos clave puede reducir el número de muertes en hasta un 70%.

¿Quién compra, quién reparte, quién vacuna?

La estrategia alemana prevé que sea el Gobierno central, dentro del mecanismo europeo, el encargado de la adquisición y el reparto de las dosis (con base en criterios estrictamente poblacionales) durante la denominada primera fase, cuando la disponibilidad aún es escasa. La logística es complicada, al menos en el caso de la vacuna de BioNTech y Pfizer, porque debe transportarse a 70 grados bajo cero. Por eso, se va a recurrir al Ejército en esta tarea. Dos empresas alemanas están trabajando ya en contenedores frigorizados. El Ejecutivo en Berlín va a poner en marcha una base de datos para registrar todos los grupos de población que han sido vacunados, incluyendo información sobre el tipo de vacuna y el lote, por motivos estadísticos y de seguridad.

La logística es complicada, al menos en el caso de la vacuna de BioNTech y Pfizer, porque debe transportarse a 70 grados bajo cero

Los 16 estados federados, por su parte, asumirán la vacunación en sí. Se han comprometido a poner en marcha 60 centros —muchos de ellos abrirán en centros médicos— para la campaña. Además, son los encargados de formar al personal sanitario que almacenará y administrará las dosis.

¿Será voluntaria?

Sí. Sin ninguna duda. Lo han repetido con insistencia varios miembros del Gobierno, empezando por la canciller alemana, Angela Merkel. "Nadie va a ser obligado a ser vacunado. Será una decisión libre", aseguró recientemente la jefa del Gobierno alemán. Esta decisión tiene, además de motivos legales y políticos, una motivación social. Según el último muestreo de la encuesta Deutschlandtrend, un 29% de los alemanes cree o está convencido de que no se va a vacunar.

Foto: ¿Habrá vacuna española a tiempo? Por qué vamos tan lejos de la 'cabeza de carrera'

El Gobierno alemán, no obstante, va a echar el resto en pedagogía y transparencia para que una gran mayoría de la población se decida a vacunarse. La ministra de Educación e Investigación, Anja Karliczek, señaló recientemente que hará lo posible para acabar con las "preocupaciones" en torno al remedio contra el coronavirus y fomentar la "convicción" de que esa es la solución a la pandemia. "Cuanto mejor informemos, más fácil será que una amplia parte de la población se vacune", afirmó. El objetivo es llegar cuanto antes a la inmunidad de grupo, entre el 60 y el 70% de la población.

Vacuna y... ¿fin de las restricciones?

No. En eso también ha sido clara la canciller. Recientemente, avanzó que será preciso mantener algunas de las medidas anticovid-19, sin especificar cuáles, hasta que se alcance la inmunidad de grupo. "Sabemos por otras epidemias que el virus más o menos ha sido vencido cuando entre el 60 o 70% de la población es inmune, ya sea porque ha superado la enfermedad o porque se ha vacunado. Entonces se pueden levantar todas las restricciones. Hasta entonces, debemos vivir con ciertas restricciones que nos impone el virus", aseguró Merkel.

El Gobierno alemán se ha cuidado mucho de hablar de fechas. Pero los expertos han dado algunas indicaciones. Thomas Mertens, presidente de la Comisión Permanente de Vacunación del RKI, estima que la campaña no concluirá antes de 2022.

Angela Merkel. (Reuters)
Angela Merkel. (Reuters)

Al relajamiento de algunas restricciones puede contribuir también el plan para emplear test rápidos de forma masiva en distintos centros, como las residencias de personas mayores, los hospitales y las consultas médicas, con el objetivo de normalizar su día a día lo máximo posible. La idea es emplear estas pruebas de antígenos rutinariamente en los profesionales sanitarios, los pacientes y los visitantes.

¿Pagar vacunas e invertir en investigación?

Alemania no solo está poniendo encima de la mesa dinero para vacunar cuanto antes a su población frente al coronavirus. También ha apostado por su desarrollo en empresas implantadas en el país. En junio, puso en marcha un fondo con 750 millones de euros del que se beneficiaron tres empresas, una de las cuales fue BioNTech, la primera en anunciar una vacuna efectiva. Esta empresa de biotecnología, por ejemplo, obtuvo 375 millones de euros del Gobierno alemán.

Las otras dos que lograron respaldo financiero público fueron CureVac e IDT Biologika. Las condiciones para acceder a este programa eran, según el diario 'Handelsblatt', tener la producción en Alemania y comprometerse, en caso de éxito, a suministrar 40 millones de dosis al país que las apoyó. Esto hace que Alemania pueda contar con un extra de vacunas, además de las que recibirá mediante el acuerdo europeo.

Pandemia Vacunación Ursula von der Leyen
El redactor recomienda