por primera vez en el país

La justicia italiana presiona a los jóvenes para encontrar trabajo

El Tribunal Supremo italiano niega a una mujer seguir recibiendo una pensión para su hijo, que ya tiene 30 años y trabaja como profesor de música

Foto: Joven buscando trabajo (Foto: Pexels)
Joven buscando trabajo (Foto: Pexels)

Los jóvenes italianos están entre los últimos de Europa en emanciparse para irse a vivir en solitario. La media es de 30,1 años, casi un año más que lo que sucede en España y cinco por encima de la media de la Unión Europea. Seguir viviendo en la casa de los padres es una opción para dos de cada tres italianos menores de 34 años… pero esto podría estar a punto de cambiar.

Una sentencia del Tribunal Supremo de Italia dictamina que una vez que terminen sus estudios, los hijos deben independizarse de sus padres y buscar un trabajo que sean capaces de mantener. No se puede esperar que "solo el padre se adapte a cualquier trabajo".

La situación no es sencilla: en Italia, como sucede en otros países del sur de Europa, el paro es alto y los sueldos son bajos, lo que dificulta la independencia de los más jóvenes. Sin embargo, el alto tribunal italiano apuesta por una revolución en el ámbito familiar a nivel nacional: el país debe cambiar y debe hacerlo por medio de una "auto-responsabilidad generalizada".

No hay paga para un hijo de 30 años

Tal y como publica el Corriere, la sentencia del Tribunal Supremo hace referencia al recurso que presentó una mujer contra su exmarido. Pedía que siguiera pasando una pensión a su hijo, a pesar de que este ya tenía 30 años y trabajaba como profesor de música con un sueldo de unos 20.000 euros al año.

Una mujer pedía a su exmarido que pasara una pensión a su hijo, a pesar de que este ya tiene 30 años y un sueldo de 20.000 euros como profesor

En la sentencia, el tribunal señala que el joven debe "reducir sus propias ambiciones de adolescente": es decir, es bonito seguir luchando por un sueño, pero es vital poderse mantener por sí mismo cuando se alcanza una edad. Por eso, concluye que la mayoría de edad significa la capacidad de poder realizar un trabajo que hace a las personas independientes, más aún cuando han concluido unos estudios, ya sean los obligatorios por ley o los que han realizado para especializarse en alguna otra materia.

El Tribunal Supremo italiano menciona explícitamente el posible "abuso de derechos". Es decir, que los hijos no se pueden aprovechar de sus padres y deben buscarse la vida por sí mismos cuando terminan sus estudios. Y no es la primera vez que el alto tribunal se expresa en ese sentido: en febrero ya había obligado a una mujer a devolver a su exmarido la pensión que este le había pasado porque los hijos ya habían alcanzado la autosuficiencia económica.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios